Al postre!!!!

Coincidiendo con que el lunes era festivo Mila y un servidor intentamos, por si acaso, probar suerte con este establecimiento. Cierran los domingos y eso nos limita infinito nuestras visitas al mismo. Llamo y bien!! esta abierto. Reservamos mesa para la noche.

Antes de, nos damos una vuelta por La Cigaleña donde degustamos un muy buen moscato y una sidra francesa. Como no podía ser de otra manera, muy ricos ambos. Había en barra una panceta y un chorizo... para pedirse unos huevos y darle duro ahí mismo!!

Después de visitar La Cigaleña, entramos a un local que esta pegado a Cañadio, Lanchoa, pero que paso sin pena ni gloria por nuestro paladar.

Ahora si, al lío!

Llegamos. Nos ponen en una mesa redonda central... solicito si puede ser otra mesa y me indican que en la reserva hice hincapié sobre la mesa redonda. Cierto es, pero coño, que han cambiado el comedor y esto ya no es como lo recordábamos! Para la próxima, que la habrá, ya lo sabemos.

Comenzamos ojeando la carta y descubrimos que hay varios platos novedosos. Lo pensamos, escuchamos la oferta fuera de carta y las observaciones del jefe de sala. Lo tenemos claro y vamos a empezar con:

- Como aperitivo, nos traen un salmorejo con boquerón. Una jodida pasada!!! Estaba que se salía!!!!

- Llega nuestra primera selección. Corte de queso trufado. Consiste en un queso fresco, el cual maceran con trufa. Luego lo cortan como porciones de queso Kiri, añaden miel y algo más que no recuerdo. Nos dijo el jefe de sala que si eramos queseros nos iba a encantar... te pasas lo bueno que estaba!!! Un diez!!

- Almejas a la sartén . Nos lo ofrecieron fuera de carta. Sinceramente, un crimen. Es el único pero de toda la cena. Una almeja de semicultivo no gallega. Pequeña, áspera en su concha, con una salsa que quiere esconderte algo cuando a la sartén jamas he visto salsa alguna en las almejas. Un sitio de este nombre, en nuestra opinión antes que servir esta almeja u otra cosa debería saber que no debe venderlo y evitarse esto.

Vamos con los segundos!! Después del mal trago de las almejas había que solucionarlo...

- Mila, eligió buñuelos de merluza. Como siempre; ración contundente, el ali olí espectacular. Perfecto!!!!

- Por mi parte, me fuí a un clásico. Me iba a decantar por el rabo de vaca con mollejas de cordero pero preferí, sabiamente, quedarme con una ración de albóndigas de atún y calamar. Que buenas están las jodidas!!

De postre... todos sabemos que aquí no se viene a comer a la carta. Se viene a comer esa tarta de queso que simple y llanamente es de otra galaxia!!! En nuestra próxima visita vamos a pasar de la carta y solo vamos a comer con Champagne y postres!!!

Mención especial al pan!! Probamos el de leña, maíz y uno alemán que sabia como a selva negra y tenia una miga muy contundente!!! Excelentes!!

Apartado de la bebida. Nos decantamos por un Roederer brut blanc del 2009 a 100€la botella. Una vez abierto, servido y demás nos comentan que se han equivocado y nos han servido el Roederer normal, 55€ la botella, pero que nos la cambian. Nos negamos porque esto estaba realmente rico, hacia mucho que no lo bebíamos. No nos imaginamos como estaría el otro!! Como detalle, nos invitaron a los cafés y al postre.

Los cafés, acompañados de unos petit fours, también, excelentes!

En resumidas cuentas. Un clásico, de los buenos y al cual siempre es un placer volver para disfrutar. EL único pero de la cena, esas almejas que nunca debieron cruzar la puerta.

Total por todo creo recordar unos 150€.

  1. #1

    EuSaenz

    Pues le meten un buen margencito al Champagne…

    Saludos,
    Eugenio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar