Restaurante Petit Comité en Barcelona
  

Restaurante Petit Comité

12
Datos de Petit Comité
Precio Medio:
56 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
5.4 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
4.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Solo cierra los dias 25 y 31 de diciembre.

Teléfono

Restaurante Petit Comité Tarta de queso Petit Comité Babá al ron Petit Comité en Barcelona Verduras (detalle) Restaurante en Barcelona Escorpora con verduras a la brasa Restaurante Petit Comité Cigalas a la plancha Petit Comité Boletus con gambas de Blanes Petit Comité en Barcelona Tarta de queso Restaurante en Barcelona Babá al ron Restaurante Petit Comité Verduras (detalle) Petit Comité Escorpora con verduras asadas Petit Comité en Barcelona Cigalas a la plancha Restaurante en Barcelona Boletus con gambas de Blanes

12 Opiniones de Petit Comité

El jueves 12 de julio por la noche,  para nuestra primera cena barcelonesa habíamos reservado una mesa en el restaurante Petit Comité, ubicado en un agradable pasaje del ensanche entre el Passeig de Gràcia y la Rambla de Catalunya.

El Petit Comité esta dirigido por el chef estrellado Nando Jubany de Can Jubany y su cocina es un poco el reflejo de la de Calldetenes, una cocina tradicional puesta al día, de temporada y de Km0.

Las mesas están bien vestidas, con manteles largos, vajilla de Sargadelos, buenos cubiertos y copas Riedel. Las mesas están demasiado juntas las unas de las otras y hay poca intimidad. El servicio de sala es joven, simpático y agradable, aunque esa noche no estuvo a la altura de las circunstancias. El servicio del vino fue bueno, descorche, primera cata, y servicio casi durante toda la cena. Tiene una carta  de vinos bastante interesante. El restaurante estuvo lleno hasta los topes y debido a su configuración y a la cercanía de las mesas el ruido de fondo era ensordecedor. MC y yo teníamos que alzar la voz porque no nos entendíamos de una parte a otra de la mesa.

El restaurante propone un menú degustación y la carta. Optamos por esta ultima y por platos del día.

Antes de empezar nos sirvieron dos aperitivos (facturados con el servicio del pan a 4,55 €/persona) , ver fotos en el primer comentario . Ambos buenos.

Como entrantes compartimos :

Ceps amb gambes de Blanes Boletus con gambas de Blanes, plato perfectamente cocinado. Muy bueno

Escamarlans a la planxa Cigalas a la plancha, de tamaño medio, abiertas por la midad, dos ejemplares por persona. Excelente producto en su punto perfecto de cocción. Como anécdota decir que se olvidaron de traernos pinzas para abrir las patas y visto el llenazo del restaurante me fue imposible reclamarlas, pues los camareros estaban muy lejos de nuestra mesa.

Seguimos con

Escorpora amb verdures a la brasa Una Escorpora (Cabracho) de 680 gr , que nos presentaron antes de cocinarla, con verduras braseadas. Un punto de cocción de 10. Excelente.

Ver detalle de las verduras Muy buenas

Como postres tomamos :

Baba al rom Baba al ron . La camarera al servirlo nos preguntó si queríamos poco o mucho ron, lo que me sorprendió ya que un baba al ron se llama asi por algo... Se quemó el ron muy rápidamente y el resultado fue un "babá" totalmente reseco que se quedó en la mesa. Nadie nos pregunto el porqué, pero tuve la ocasión de decirles lo que pensaba.

Pastis de formatge Tarta de queso. Buena

Para beber tomamos una botella de agua Veri de 1 l  y una botella de vino rosado crianza La Huella de Aitana 2016 DO Navarra  de Bodegas Gonzalo Celayeta Wines (San Martin de Unx); Variedades 100 % Garnacha. En su elaboración, el mosto, se traslada a barricas de roble, donde fermenta. Terminada la fermentación, el vino se traslada a botas de roble americano, junto a sus lías finas, donde envejece alrededor de 4 meses, antes de ser embotellado. Fresco, con muy buena acidez, denso muy equilibrado, elegante, carnoso y muy potente, muy largo en boca. Cada vez que lo veo en la carta de un restaurante, lo pido, es uno de los mejores rosados que conozco.

No tomamos cafés, pues la velada comenzaba ya a alargarse demasiado, y el ruido de fondo seguía perdurando...  entramos a las 21h30 y salíamos a las 00h30 (por un entrante, un plato principal y un postre me parece algo exagerado)

La cuenta ascendió a 81,95 €/persona, dadas las circunstancias la RCP me parece simplemente correcta. Preciso de antemano que la "cocina en si misma" fue de 10, a excepción de los postres, pero el contexto y el servicio me condicionan a no darle esa nota. Por el formulario de Verema no puedo darle un 8, asi que esta será de 8,5.

En el momento de pagar la cuenta, le dije al que parecía ser el responsable de sala, lo que pensaba de nuestra velada y francamente su respuesta para defender  lo indefendible me dejó algo perplejo... al exponerle que había ido varias veces a Can Jubany y que veía una gran diferencia entre los dos restaurantes me dijo que " era normal pues éste estaba para llenarse al máximo y rentabilizar.....  Al menos ya se donde no volveré y es una pena porque se come muy bien. Pensaba que habíamos tenido muy mala suerte esa noche, pero las palabras de mi interlocutor dejan entrever que no es así. Francamente, me sabe mal, porque me gusta la cocina de Nando Jubany,  pero no puedo recomendarlo. Esperemos que su ultima inauguración, el restaurante cocteleria Pur/impur,  ubicado junto al Petit Comité, siga en la en la  linea global de Can Jubany y no de su vecino.

  • Tarta de queso

  • Babá al ron

  • Verduras (detalle)

  • Escorpora con verduras a la brasa

  • Cigalas a la plancha

  • Boletus con gambas de Blanes

  • Tarta de queso

  • Babá al ron

  • Verduras (detalle)

  • Escorpora con verduras asadas

  • Cigalas a la plancha

  • Boletus con gambas de Blanes

La renovación no sólo alcanza a la decoración, mobiliario, iluminación, que al fin y al cabo sería un restiling o lavado de cara, lo más importante está en lo que no se ve, pero sí se nota. Está a punto de cumplirse dos años desde que Nandu Jubany se ha hecho cargo del restaurante y éste ha dado un giro de 180º.
Como aperitivo nos trajeron crujiente de careta de cerdo que ya habíamos probado en su cuartel general de Calldetenes y una cata de un muy buen aceite con el que mojamos un pan artesanal que elaboran para Nandu en una población cercana a Vic.
Compartimos unos buñuelos de bacalao y mini sepionetas de la Barceloneta con sofrito de cebolla y tomate, que poco hay que hacer para que este producto se convierta en un manjar cuando tiene una excelente calidad y frescura, estos platos los acompañamos con pan de coca con tomate. Seguimos con arroz del "señoret" con espardenyes, gamba roja pelada, rape y calamar, arroz muy gustoso servido en paellera en el centro de la mesa, escasamente un dedo de grosor de arroz en la paellera, como se sirve en la comunidad valenciana.
De postre milhojas de manzana al horno acompañado de helado de vainilla y dos bolas de helado artesano.
Dos cafés
Tomamos un vino de la DO Penedés, Màgia, un xarel-lo creado expresamente por el celler Alemany i Corrió con motivo del 20 aniversario de Can Jubany y como homenaje al chef Nandu.
Muy buen servicio de sala, joven atento y profesional, buen servicio del vino atentos en todo momento al relleno de las copas.
Para repetir en breve.

Restaurante con mucha fama al estar detrás Fermi Puig, el nivel de espectativa era alto, dias antes habíamos estado 3 amigos en Boca Grande y quedamos que un dia teniamos que provar, lastima,perdida de tiempo y dinero, realmente no ha estado a la altura, entrante flojitos, el arroz que encima tiraba a salado, no tomamos postres. Precio de carta de vinos desorbitada en los tiempos que corren. No volveré.

Queríamos despedirnos del 2011 sin parafernalias navideñas ni fuegos artificiales, deshaciéndonos de artificios vacuos, de lo todo lo superfluo, conservando la pureza y la sencillez. Y nos fuimos a Petit Comité.

Y eso fue precisamente lo que encontramos allí: una cocina con raíces, sobria en el mejor sentido de la palabra, bien elaborada y reconfortante. El entorno Zen envuelve de tranquilidad una propuesta catalana en espíritu y ejecución que invita a reflexionar, conversar, saborear pausadamente y, en definitiva, descansar.

No hay peros para Petit Comité, ni en sus tapas (excelentes Calamares a la Romana y Tortilla de butifarra de Perol y ajos confitados) ni en sus arroces, ni en su extraordinario Cordero asado o un notable Atún con Samfaina. Esto es cocina mediterránea, básica y honesta, tal cual. Impecable bálsamo para tantas emociones gastronómicas y gástricas acumuladas durante 12 meses. Una mirada a la tradición para proyectarnos hacia el futuro. Una inspiradora desnudez, honesta y serena. Una pequeña proeza que resultó un final prometedor para un nuevo comienzo, exultantes de contenida emoción y ganas por continuar con más fuerza que nunca en este nuevo año.

Feliz 2012 a todos!

http://gourmetsterribles.com

Nos dejamos llevar por el maitre: prueben los calamares a la romana, mal la textura, mal el frito, mal el sabor...croquetas que se quedaron en el plato, rancias, y bacalao saladísmo y sin sabor alguno...

... pues eso, llamadas a diferentes sitios, el que contestó (Topik) tenía problemas y no tenía sitio o posibilidad (no me quedó claro), acabé en Petit Comite.

Fui con las exigencias bajo mínimos.

Iba con mi hija. Local que ya parece de la BBC, niños correteando entre las mesas.... Luca estate quieto, Luca ven aquí, Luca no toques eso.... acabé de Luca hasta los mismísimos (ni yo -que ya es decir- he sido tan consentido).

Comimos:

Compartidamente:

croquetas de rostit (bien, a secas) y
tomate cor de bou con atún y aceitunas negras (mejor)

No compartido:

Bacalao a la catalana (la salsa tenía un extraño e impregnante sabor a pescado de roca -quizá compartiera origen con otros fumets para otras preparaciones-), el bacalao por si solo estaba bien.

Merluza con romescu y cebollas tiernas (en mi caso la mitad de una cebolla tierna, que además era lo mejor del plato). Merluza insulsa y pasada de cocción.

Bebimos un Acustic (garnacha blanca) que fue mejorando a medida que comíamos, por lo que tengo serias dudas.
(Carta de vinos muy desordenada y a precios x 2)

De postre compartimos una de queso con membrillo (bien-psé)

Café, bien

Definitivamente, va a menos

Servicio normalito

(no valoro casi nunca lo de calidad-precio. Hoy toca)

De visita por la Condal, y recomendado,tras reservar, tengo las mas altas expectativas en la cena en este restaurante de Fermi Puig.

Entorno agradable y bonito, una mesa para dos, poco acertada al lado de mesa grande con niños, que nos dieron la cena.

Los camareros correctos pero con demasiada prisa y en ocasiones con detalles poco correctos y de dudosa profesionalidad por comentarios y miradas a una comensal de una mesa cercana.
Entrantes de Croquetas de Rustido y Calamares a la Romana,Tortilla de Alcachofas y Trufas,rapidez de Restaurante chino, muy incómoda, entrantes discretos, digamos que por el precio esperaba otra cosa y no podía creer que los calamares fueran como los de compra congelados.

Segundos,Costillas de Cordero,Surtido de todas las Carnes a la Brasa,el sutido, seco, soso, triste, la morcilla simplemente, incomible.

Postre, sin pretensiones, ante lo visto,Mel i Mató.

El vino para la cena fué,Dido 2007.

Mis conclusiones han sido decepción y calidad precio en órbitas diferentes.

Fuimos un dia por la noche , y no es cuestion de comerte un rostit de festa major ni ningun guisado ostentoso, o sea que decidimos picar algo dentro la carta; croquetas ( buenas, Buñuelos de bacalao (buenos), Fuet ( por 12 euros nos pensabamos que nos iban a dar un fuet mas currado y curado) caracoles ( muy buenos y huevos con samfaina ( Muy buenos)., de postres buñuelos de xocolate( muy muy Buenos).
El servicio , cenamos en la barra , francamente bueno y super amable.
Conclusiuón: Se come bien pe`r a pocos quilometros de barcelona o en la misma titnes lo mismo però a mitad de precio.

Que dificil es el mes de agosto en Barcelona y, si le añades que es domingo las posibilidades se reducen todavía más.

Hicimos un picapica con:
Croquetas de rostit, bien
Boquerones fritos, bien
escalibada, normalita

De plato principal yo tomé un atún con samfaina. El atún bien, para mi algo pasado de más y la samfaina requemada.

De postre tomamos los quesos. Ración realmente ridicula´y sin ningún tipo de explicación.

Bebimos Clos Dominic 2007 (garnacha, picapoll y macabeo. DO Priorat). El servicio del vino se limitó al descorche y al servicio de la primera copa. Después se olvidaron por completo.
Carta de vinos corta donde predominan vinos catalanes pero también encuetras algún burdeos, algun champagne y algún albariño. En la web podéis consultar la carta y la carta de vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar