Restaurante Can Coll

Datos de Can Coll
Precio Medio:
23 €
Valoración Media:
4.8 10
SERVICIO DEL VINO:
4.3 10
COMIDA:
5.0 10
ENTORNO:
5.0 10
Calidad-precio:
4.3 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Polinyà
Dirección: Onze de Setembre, 15
Código postal: 08213
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de Can Coll
OPINIONES
4

Mi pareja me preparó una comida sorpresa por mi cumpleaños y acabé en este restaurante. A la hacer la reserva les comentó que, desgraciadamente, no puedo consumir lactosa ya que soy alérgica. Al preguntarles si podían ofrecernos algún tipo de postre o alternativa que no llevará no le dieron ningún tipo de solución. Al encontrarse que no le ofrecían ninguna alternativa ni solución se tuvo que comprar por otro lado el pastel para que yo pudiera comer y soplar las velas en mi día especial. Nada más llegar al restaurante la responsable de muy mala gana y pocos modales nos pregunta por qué no hemos avisado, ya que a última hora habían faltado tres comensales. Antes de esto, al dejar uno de los comensales el pastel en el restaurante, le dijeron que esto suponía un suplemento en nuestra cuenta ya que nos cortaban y servian ellos (cosa que nunca me había pasado). Al llegar yo al restaurante y enterarme de esto muestro mi inconformidad con el camarero pero en ningún momento nadie nos viene a preguntar si queremos seguir con el servicio del pastel y directamente nos lo traen. Hay que añadir que en ningún momento nos dicen que suplemento supone este "servicio". Mi sorpresa fue cuando llegó la cuenta... casi 8 euros de suplemento!! Un poco más y pagamos el precio total del pastel! Al mostrar mi inconformidad con la responsable, esta de manera borde, chula y altiva me dice textualmente: "nosotros tenemos esta política, además os tendría que haver cobrado los 3 menus de las personas que no han venido y no lo he hecho" (cuando en la carta pone que el margen permitido sin cobrar es de 3). Al decirle que en la carta ponía que era a partir 3 personas, nos vuelve a soltar "3-4 es lo mismo".
Es una lástima que me vaya con este mal sabor de boca porque el camarero fue en todo momento atento y muy agradable... y la comida en si no está mal.
El trato al cliente para mi es PRIMORDIAL y creo que hay muchas vías para poder solucionar estas situaciones y más siendo una cuenta de un importe considerable ya que éramos 14 comensales. Lógicamente pedí la hoja de reclamación y, por supuesto, no voy a volver a este restaurante a no ser que cambien a su responsable o la actitud de esta hacia la gente.

Anoche fuimos a este restaurante que tantas otras veces habiamos ido y salimos muy decepcionados!!!!
Pedimos cuatro secretos de cerdo, y nos trajeron cuatro pedazos de grasa que parecia frita y no a la brasa. Al quejarnos al responsable nos dice que el carnicero le habia traido esos cortes de carne y que toda la pieza estaba igual ( suerte que el carnicero no le trajo la carne podrida, que sino tambien la sirve...).
Una escusa como otra, pues si veo mal la carne yo la devuelvo al probeedor y no la sirvo, pues tengo que atender a una calidad.
Comento a mis clientes que hoy no puedo servir secreto, que elijan entre las demas cosas de la carta, y me ahorro hacerles pasar una mala noche y mi restaurante sigue manteniendo una calidad.
Bueno, nos cambio uno de los secretos y ¡toma! trae otro pedazo de tocino a la brasa...
Nos levantamos dejando los platos llenos, pagamos la cuenta y pedimos nuevamente hablar con el responsable. Nos dice que lo siente mucho, que sí que tenemos razon...que el carnicero...bla bla bla...total pagamos toda la cuenta por una comida que no comimos y que nos dejo los estomagos rebueltos....
Una pena...pues eramos clientes habituales y por este mal trato no nos veran mas el pelo.
Realmente el responsale no estubo a la altura de la situacion, y por nuestra parte nos sentimos muy defraudados y estafados por unos miserables secretos.

Típica masía catalana a la que iba en mi infancia con mis padres y hermano guardando muy buenos recuerdos, y que tras más de 30 años volví para celebrar el cumpleaños de mi madre, junto a más familia.
Que decir que la masía por dentro no ha cambiado demasiado, aunque sí el entorno…..irreconocible. Recuerdo el descampado que había delante y rodeando el restaurante, que hoy ha desaparecido para dar paso a bloques de pisos y chalets adosados, quedando todo integrado en el mismo entorno.
Local bullicioso debido a las características del local y como antes, lleno hasta la bandera. De primero ensalada catalana, buena calidad aunque menos cantidad que antes. La mayoría se decantó por xató y esqueixada (mi hermano que ha ido más frecuentemente comentó que antes lo servían en un plato grande y ahora lo sirven en un bol). De segundo la mayoría comió conejo a la brasa, rico como en pocos sitios “excelente”, acompañado de unas "secas" aún mejores y un all i oli de esos que despiertan los sentidos, con unas torradas gigantes de pan de payés a la brasa….buuuffff!!!!!. El plato de carne a la brasa deja más que desear, tres chuletas de cordero y punto, suerte de las “secas” ya que las patatas fritas son congeladas.
Carta de vinos prácticamente inexistente ya que lo clásico del local es tomar sangría o vino de la casa con gaseosa, de la de antes con botella de vidrio y el tapón a la antigua usanza, el hermético. Me gustó ver que Sallent de Sentmenat sigue haciendo gaseosa con la misma botella.
De postre unos crocantis y cafés. Todo, seis personas 150 € y porqué pedí un vino de 11€ (Joan Sardà- C. Sauvignon, servido a temperatura muy alta, hubo que refrescarlo). Duante un par de horas volví a soñar con una parte de mi vida, de mi infancia y porque no algún día espero repetir.

El restaurante Can Coll es un clásico de las masías catalanas reconvertidas desde hace varias décadas en restaurante, sobresale en su decoración por la diversidad de apeos de labranza, y agrícolas. No hay menu, solo carta a precios muy competitivos, todo tipo de carnes a la brasa, all i oli inigualable, pasta, caracoles a la llauna, llescas de pan de payes gigantes torradas. Imposible ir sin reserva siempre abarrotado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar