Restaurante Mariola en Agres
  

Restaurante Mariola

9
Datos de Mariola
Precio Medio:
27 €
Valoración Media:
5.9 10
Servicio del vino:
4.9 10
Comida:
6.3 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
6.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana, Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 19,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


9 Opiniones de Mariola

La pensión Mariola es un local curioso, enclavada a la entrada del pueblo de Agres, en plena sierra Mariola, es un sitio amplio, bien decorado (rústico) y mantenido, con una cocina tradicional y de calidad y al mismo tiempo con unos precios contenidos. Con esas premisas el éxito no parece lejano, como sucede.

Dispone de dos comedores, el inferior mucho más agradable y cálido y el del piso superior más orientado a celebraciones.

Eramos 4 para una comida.

Entrantes:

─ Conejo al ajilllo (1 x 8,90€). 6/10. Correcto.
─ Pericana (1 x 8,90€). 8/10. Sigue estando entre la mejores que he comido y de las pocas que me gustan sabrosa pero suave.
─ Embutidos a la brasa (1 x 7,90€). 6/10. Embutidos de la zona (chorizo, morcilla y sobreasada) a la plancha. A mi gusto un poco grasiento.
─ Sopa (1 x 6,90€). -/10. .

Principales:

─ Entrecot de buey (1 x 17,50€). -/10.
─ Borreta (1 x 6,90€). -/10.
─ Cabrito al horno (1 x 17,50€). 9/10. Muy bueno, elaborado con un montón de hierbas de la zona estaba jugoso y sabroso.
─ Carrilera de cerdo (1 x 9,90€). 8/10. Bastante buenas, muy tradicional la elaboración con sus verduras,salsa etc y alejada de esas preparaciones más modernas con sabores más concentrados. Eche de menos una guarnición. Por el precio plato muy recomendable.

Postres:

─ Nueces con miel y mistela (1 x 4,90€). 8/10. Un clásico del local y yo creo que todas las mesas piden un postre de esto, no se si por lo tradicional del mismo o por tener la botellita de mistela :-)
─ Helado (1 x 4,90€).

─ La nota de esta comida fue de 31€ por persona todo incluido.

Puedes encontrar más información sobre este y otros muchos sitios en loscomensales.es

Agres es un pueblo de montaña ideal para beber de sus múltiples fuentes y visitar los neveros de la Sierra Mariola si eres andarín.

La Pensión Restaurante Mariola es la puerta de salida o entrada de todo ello por lo visto en las gentes que visitan el lugar y por aquellos con los que hablas y que conocen bien la zona. Tan espiritual casi como el santuario enclavado más arriba del pueblo.

Comida copiosa y tradicional. Funcionan con una carta extensa con platos que representan bien la comarca. Llegamos a las tres, hora concertada, y tuvimos que esperar unos minutos. Parecían desbordados y sin embargo cumplieron en los tiempos. Me da que es la tónica habitual. Servicio acelerado aunque eficaz.

Uno va avanzando hacia la mesa y se da cuenta de que el local es más grande de lo que parece. Estilo rústico y ambiente bullicioso, con mesas vestidas para la batalla donde unas copas decentes para el vino son acogidas como un auténtico cáliz.

Cuando viajo o excursioneo cada vez paso más de entretenerme con la carta de vinos, puesto que me quedo básicamente en el grupo de los de la zona. Nos bebimos un Penya Cadiella 2010. Descorchado sin cuidado de camino a la mesa, es decir, mientras andaba el camarero y, creo, parte interesada en el negocio. A temperatura adecuada, eso sí, y como dejo caer anteriormente, cambio de copas.

Para compartir los cuatro pedimos unos calamares a la romana, un surtido de croquetas (jamón, bacalao y boquerón) y uns bolets de xop (setas de chopo) con ajitos y jamón ibérico.

En los calamares me miró mi hijo mayor, que se está haciendo más "putita" que su padre en esto de comer, con esa expresión de condena, pues dio por hecho que eran de bolsa. Yo dudé por la irregularidad en su forma y en cuanto tuve lance pregunté con ese adoptado interés del que está entusiasmado que cómo los hacían. Pues bien, de anillas congeladas rebozadas por ellos. De manera que sus hormonas juveniles se vieron reforzadas más si cabe y mi ego apenas con un rasguño.
Las croquetas, pequeñas y feuchas pero buenas. Y el salteado de setas, de cultivo como tantas, sencillo y gustoso, porque con esa preparación no cabe otra.

En cuanto a principales, dos se pidieron gazpachos manchegos Mariola, los cuales probé y estaban suaves y sabrosos. Los hacen con la torta totalmente cocida y con la carne desmenuzada. Otro, una chuleta de cerdo ibérico. Por lo que a mí respecta, comí borreta (Guiso de espinacas, bacalao, patatas, pimiento, huevo). Un plato de los típicos que, aunque estaba bueno, de vez en cuando me venía un tufillo a barro rancio, y el taco de bacalao algo reseco, por lo que imagino que la ración te la calientan en el horno. No lo suficiente satisfecho con la comida hasta ese momento, tenía ahí un "come come" en el estómago, opté, por añadirme, unes bajoques farcides (pimiento relleno de arroz). Sin duda, hice bien. Buenísimo este pimiento al horno relleno de un arroz con un fondo de casa y condimentado de manera ideal para este plato.

Sin sitio para postre entero, me dediqué a cucharear. Pues oye, ni idea de cómo serán los otros tres mejores tiramisú nacionales, pero éste estaba muy bueno. El camarero nos dijo, bueno, a mi mujer, que el suyo estaría entre los cuatro del país seguro de haber un ranking. Valent, eh...
Los postres de los chavales eran unas bolas de helado de vainilla caseras, cosa que se notaba tanto en color como en el sabor.

Este paraje mediterráneo seguirá ahí, y la pensión Mariola por la marcha que lleva, también. Repetiría ¿por qué no? Variaría los entrantes, pediría de nuevo esa bomba de pimiento relleno y le daría más protagonismo a los postres.

Restaurante típico de la Sierra de Mariola donde se pueden degustar las especialidades de la zona.
El restaurante es de grandes dimensiones y está divido en dos pisos con varios comedores. El día que nosotros fuimos estaba completo ya que coincidió con la Feria de Cocentaina. Es impresionante (y más actualmente) ver lleno un restaurante con capacidad para 400 comensales.
Patatas asadas, pericana, bajoques fardices (pimientos rellenos de arroz y carne), maiz tierno frito, pelotas de carne de cocido y de postre las nueces rotas con miel de romero y mistela (te ponen la botella entera en la mesa) y helado casero de turrón. Todo correctamente elaborado, con productos de calidad y con unas raciones considerables, incluso si se piden medias.
Servicio rápido, atento y amable, marca de la casa.
Recomendable si se pasa por la zona

La pensión Mariola es un local curioso, enclavada a la entrada del pueblo de Agres, en plena sierra Mariola, es un sitio amplio, bien decorado (rústico) y mantenido, con una cocina tradicional y de calidad y al mismo tiempo con unos precios contenidos. Con esas premisas el éxito no parece lejano, como sucede.

Mas información en: http://lasaficionesdefernando.blogspot.com/2011/12/pension-mariola-agres-alicante-7510.html

Una de las usuarias comenta lo del salón de bodas y es verdad, el de abajo es acogedor, el de arriba es un salón enorme como para hacer bodas y sin estar mal, queda desangelado

  • Nueces con miel y mistela

  • Pericana

  • Borreta

Realmente eso parecía. Mesas larguísimas, camareros corriendo,ensaladas puestas en las mesas antes de llegar los comensales, jarroncitos llenos de flores que no sabes donde poner para poder hablar con el de enfrente... Pero sabíamos a lo que íbamos, era sábado y por los alrededores ningún otro restaurante de menos de 25 € por persona digno de mención. Los platos "de cuchara":guiso de verdura y bacalao, algo insípido y la olleta, como debe ser... contundente. La pericana, caldosilla de más y la pelota de carne con caldo un poco cruda por dentro.La carta de vinos , bien y a precios moderados.
Digna de mención la crema(catalana)de Agres. La sospresa fue el precio de la ensalada que como ya he dicho nos encontramos en la mesa antes de sentarnos ¡ 7 euros!. En fin pagamos un poco la novatada. La próxima vez buscaremos otro sitio por la zona

4 comensales.
Digna de mención la pericana, muy bueno el embutido y la pelota de cocido. También las chuletitas fritas con ajos tiernos, y espectacular, lo mejor, la olleta del terreno.
De los postres, muy fino el helado de nata y trufa,también los profiteroles, algo más flojo el helado de capuchino y el más recomendable, la crema de Agres (o crema catalana).
El local es agradable, algo ruidoso, el servicio rápido y atento. El trato muy amable.
Después se puede "bajar" la olleta dando un paseo hasta el Convento de la Virgen del Castillo de Agres, del siglo XVI, antes de que se cometa la atrocidad del proyecto previsto para la construcción del nuevo albergue que en la actualidad se encuentra en el convento.

Comida típica de la zona, de elaboración casera. La pensión Mariola se enclava en el bonito pueblo de Agres a las faldas del Montcabrer.

Comimos a base de entrantes y platos para compartir: patatas asadas al horno con “all i oli”, verduras plancha, tostons (maíz tierno frito), pericana caldosa (personalmente prefiero la seca), pan tostado, gazpachos manchegos…

Los postres todos muy buenos, pedí un original helado de “arrop i tallaetes”, aunque el postre típico es el de nueces con miel de romero y mistela.

En cuanto a lo vinos carta bastante completa y correcta, pedimos un escaso Enrique Mendoza Syrah 2001. Al pedirlo nos cambiaron a unas copas más correctas.

Conviene reservar pues siempre (al menos los fines de semana) está lleno. Es muy ruidoso y las mesas tal vez están demasiado juntas.

Nos costó unos 25 euros por persona.

Restaurante de cocina tradicional de la Sierra de Mariola.
Todo lo que comimos estaba buenisimo: verduras plancha, patatas asadas, dacsa (maiz tierno frito), pericana (ñoras, bacalao y tomates secos con ajos, limón y aceite de oliva)
, pimientos rellenos de arroz, conejo con tomate, etc y helados caseros de postre.
Recomendable pedir medias raciones para probar un poco de todo.
A pesar de ser un restaurante grande, el servicio fue rápido y atento (el día que fuimos nosotros coincidio con la feria de Cocentaina y estaba lleno)
Carta de vinos completa y servicio ajustado
Excelente relacion calidad-precio. Es uno de los pocos restaurantes que se ha quedado al margen de la tendencia alcista de los precios en los últimos años. Sin vino, no pasará de 20€; por cabeza.

Excelente restaurante en las faldas de la sierra de Mariola , donde las materias primas del entorno tiene protagonismo, miel y nueces en los postres, aceites de oliva de la comarca y una cocina casera de tradición. Trato familiar y precios acordes. En vinos todos los conocidos y la cristalería conveniente.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar