Restaurante Murri: Uno de mis restaurantes preferidos.


El pasado mes de noviembre degustamos un menú largo "por tierra y mar" regado con deliciosos vinos de Hispano-Suizas, con los compañeros del Grupo de Cata Mediterráneo. En Cocina, dirige Fernando, y en sala, Gustavo lleva las riendas del local. No obstante el trabajo principal lo realizan en equipo, sobresaliente en cualquier caso. Excelente el servicio. Muy buena atención al vino. Correcta cristalería. Echemos un vistazo a lo que degustamos en nuestra última visita.
El sashimi de atún rojo pedía en boca un cava cremoso y amplio; las notas más grasas y marineras de esta pieza se entrecruzaban con la elegante frescura del Cava Tantum Ergo Chardonnay, en matrimonio perfecto. El carpaccio de presa ibérica, punzante, gustoso, redondo en el paladar maridó muy bien con el Cava Tantum Ergo Pinot Noir Rosado.
El Impromptu Sauvignon Blanc 2006 compensaba las notas salinas de la Anchoa de Bota, refrescando y limpiando la boca. En difícil maridaje, instigamos a nuestro premiado Bassus Pinot Noir a verse las caras con el calamar relleno de conejo y setas (con su arroz): armonizaba mejor con la pieza de calamar relleno que con el arroz de base; ironías del destino premiado y cuasi-sacrificado, el Bassus Pinot Noir, a un tiempo; aun así, mantuvo bien el tipo. El cierre salado, en plato principal, nos esperaba el cochinillo, que hermanamos ahora con el Bassus Premium 2007, en buena lid. Notas tostadas, grasas, mantecosas, del pequeño cochino, armonizaron muy bien con la vainilla, las especias y la estructura del tinto. Como colofón, en el postre la pareja no podía ser más perfecta: torrijas y Dulce de Murviedro, y enlazando, el granizado del mismo vino servido.
La velada fue espectacular, con la presencia de buenos amigos. Seguiremos volviendo una y otra vez a este discreto gran restaurante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar