Restaurante El Rosario: Bajón en líneas generales


Demasiados cambios desde que estuvimos la última vez, casi todos ellos a peor bajo nuestro punto de vista: mal servicio y bajón en la atención por el apartado de vinos como explicaré más tarde. La carta ha evolucionado hacia una mayor creatividad dejando atrás algunos clásicos que bordaban. El resultado son demasiados altibajos en sus elaboraciones. Menos mal que el apartado de precios sigue estando en la misma línea que antaño.

Esta vez comimos en la terraza aprovechando el buen tiempo. El único inconveniente fue el servicio tan desconcertante por parte de la camarera que nos tocó en suerte y que sirvió las mesas de la terraza con lentitud y constantes despistes.

Sin detalles antes de la comida pero si al final con una invitación a chupitos.

Comida para tres personas:

Entrantes a compartir, servidos escalonadamente y en este orden (no cambiaron platos ni cubiertos en toda la comida):

- Caramelos de Cabrales con helado de miel de la Alcarria (8 uds): Uno de los pocos clásicos que quedan en la carta. Como siempre, masa filo muy fina y sin grasa con un relleno con sabor nítido a queso azul. Lo que me sigue sin convencer es acompañarlos de un helado tan frío; tan frío que apenas se puede percibir el sabor de la miel. Aceptable.

- Croquetas caseras de chorizo asturiano y boletus (8 uds): Mira que me pone de los nervios que sin consultar, te cambien algo de la carta por otra cosa aunque sea similar; en este caso, las croquetas de chorizo de la carta por otras de jamón. Pero bueno, tanto éstas últimas como las de boletus estaban realmente buenas: envoltura crujiente y sin grasa con masa fluida y sabor reconocible. Notable sin duda.

- Yaki gyoza de pato con cebolla confitada, bechamel de foie y salsa hoisin (6 uds): Aceptables empanadillas japonesas con un relleno sin apenas sabor. Si dicen que estaban rellenas de pato, habrá que creérselo. Discretas.

De segundo:

- Raviolis de huevo frito sobre cremoso de patata, boletus salteados y crujiente de jamón (4 uds): Lo mejor sin duda de la comida. Raviolis de masa fina y correcta cocción rellenos con la yema de un huevo frito. Original elaboración bien presentados sobre una crema muy suave de patata y acompañados de un puñadito de boletus y alguna que otra lonchita de jamón crujiente. Sobresaliente.

- Arroz meloso con boletus y foie: Otro clásico de la casa bien elaborado, sin que el arroz se apelmace en exceso y con ligero sabor a hongo. Dos filetitos de foie por encima lo acompañan bien; lo que estamos buscando todavía son los boletus. Aceptable.

- Tataki de picanha de buey al carbón, emulsiones de yuzu, jengibre y mango especiado con ensalada de margos: Unos filetitos bien marcados por fuera pero cruditos por dentro, aunque demasiado sabrosos, no solo por la sal sino por la pimienta. La pena fue que procedían de una pieza con demasiada grasa en el borde. A mi modo de ver, no era presentable. Se lo comentamos al maitre pero no pareció importarle mucho.

De postre:

No tomamos nada ya que nos dejó con mal sabor de boca la actitud pasiva del supuesto maitre.

En cuanto al servicio del vino, desconcierto. De siempre han tenido una oferta de vinos más que aceptable, como así reza en su página web (unas 120 referencias). Pues bien, cuando les pedí la carta de vinos, me trajeron un folio con 14-16 vinos, todos ellos sin demasiado interés excepto Flor de Pingus. Curioso es que el forero que me precede habla de un iPad con la oferta de vinos, pero a mi no me la ofrecieron (si es que lo siguen teniendo). Así es que ante la situación, solo tomé un par de copas Dido 2012, vino blanco servido en copas solo aceptables y demasiado frío para mi gusto. Además fue servido después de recordárselo a la camarera en más de una ocasión, como con otras cosas. Una pena, pues en este local siempre han estado atentos al tema de vinos con cosas interesantes. Así es que mal, mal.

Precio total: 94.40€ (inc. IVA, dos cañas, un refresco, una botella de agua de litros 3.70€ y las dos copas de vino a 2.80€ cada una). No cobran ni el pan ni el servicio.

Nota: El precio por persona indicado es lo que estimo que costaría comer en este local con IVA y servicio incluidos y sin bebidas.

  1. #1

    Jeronimo

    Vistas las ultimas valoraciones, efectivamente muchos altibajos.

  2. #2

    lsierrar

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Una pena porque hemos comido muchas veces aquí, tiempo atrás, y siempre salíamos contentos.

  3. #3

    oscar4435

    Pensé que habías vuelto a viajar por esos países de oriente , pero como ya sabemos en todos los lados cuecen habas.

  4. #4

    Anubis7

    Hace mucho que no voy pero ya colgué un comentario ( que me trajo muchos problemas,por cierto..) en que hubo un bajon repentino inexplicable. Ultimamente tomo alguna vez el vermut del domingo en Rosell y me han dado ganas de comer enfrente pero con lo que cuentas... va a ser que no. Gracias por tan explicativo comentario. Saludos

  5. #5

    lsierrar

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    No, hasta junio no viajo.

    Saludos

  6. #6

    lsierrar

    en respuesta a Anubis7
    Ver mensaje de Anubis7

    Pues si que hay un bajón. Pero para mi, el principal problema es el tema vinos. Ya no merece la pena por la pérdida de interés en ese apartado. En el Rosell, aunque no se coma muy bien, tienen una oferta de vinos interesante y para mi ya es un reclamo.

    Saludos

  7. #7

    Pyafm

    en respuesta a lsierrar
    Ver mensaje de lsierrar

    Efectivamente a mi me ofrecieron la carta de vino en Ipad..me imagino que la cobertura de WiFi llegara a la terraza,yo cene dentro.Creo que tanto el servicio de sala,como la cocina se resienten en cuanto se llena...y el pasado domingo (día de la madre)debio de ser uno de esos días;de hecho la camarera que te atendio ,no debe ser personal habitual..
    Desde luego cada uno valora su experiencía y coincido con Anubis:si tengo que elegir me quedo con Bodegas Rosell.
    Saludos

  8. #8

    lsierrar

    en respuesta a Pyafm
    Ver mensaje de Pyafm

    Pues efectivamente, durante los casi tres último años hemos estado visitando el Rosell sin acercarnos al Rosario por aquello de la mejor oferta de vinos. Pero bueno, el domingo quisimos hacer una excepción y no salió precisamente bien. De todas formas, El Rosario no estaba precisamente lleno el domingo.

    Saludos

  9. #9

    Bouquet55

    Si es una verdadera pena, que sitios que consideras de garantia, cambien tanto pero a peor.
    Alguna experiencia tengo y de verdad no son agradables.
    Saludos

  10. #10

    oscar4435

    en respuesta a lsierrar
    Ver mensaje de lsierrar

    Pues aprovecha a comer bien , bueno depende de pa donde vayas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar