Il santo bevitore

A nuestra llegada a Florencia nos dirigimos, a una hora imprudente para tratarse de Italia, (22:45) a esta atestada enoteca-restaurante. Le rogamos a uno de los empleados del Hotel que confirme mesa y acudimos puntuales. Local un tanto oscuro, moderno, ambiente joven y desenfadado. Correcta separacion entre mesas, si bien las sillas son un tanto incomodas. Copas y servicio correcto. Tomamos de entrante un plato de quesos variados, entre ellos un espectacular pecorino stagliato trufado, un plato de prosciuto y salami, solo correcto y verduras en vinagreta, aceptables. Para beber, un notabilisimo Uccelliera Rosso di Montalcino 2005 (dos botellas, a 26 euros la unidad), aroma delicioso, perfectamente integradas fruta y madera, especiado y largo. Por cierto, en toda Florencia hay buenas cartas de vinos, pero no servicio. La botella al medio y prou. Platos principales, dos steak tartare muy ricos, un carpaccio con verduras flojito y un pescado envuelto en hojas de col flojo, que nos supo a congelado. De postre Vin Santo con rossegons. Todo por 157 euros. Puede parecer caro, pero pensad que aqui se paga "el coperto" (una media de 2 euros pax) e impuestos (más del 15% de la cuenta). Ah! Se les olvido cobrar una botella, pero como somos buenos chicos se lo recordamos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar