Restaurante Montes: Un clásico de los guisos


Poco más que decir del Montes, ya un veterano de los restaurantes valencianos.
Local clásico con decoración algo ecléctica pero predominentemente tradicional y en cierta forma acogedora. Para mi gusto excesivamente iluminado por la noche, aunque es cierto que la sensación general es de orden y limpieza.
El trato en sala atento y profesional, aunque en algunos momentos quizás con excesiva confianza y familiaridad.
Pedimos el menú de 18 euros eligiendo como entrantes para compartir milhojas de manzana caramelizada con foie y queso rondeño (correcto aunque con excesivo foie y de ración algo escasa) y chipirones a la plancha con habitas y ajitos (bien, sin maravillar, y nuevamente algo escasos), a lo que añadimos fuera de menú una ensalada de pollo crujiente, sésamo y mostaza a la miel (una ensalada, sin más). Como plato principal bastantes opciones para elegir, entra las que opté por ragut de rabo de toro (muy bueno, perfectamente cocinado y con ración abundante). Como postre tarta casera de zanahoria, plátano y coco (combinación extraña pero agradable para finalizar, aunque también algo escasa).
El menú incluye una primera bebida, por lo que además pedimos un Venta del Puerto nº12 (16 euros la botella, no excesivamente cargado el precio) que difícilmente decepciona, sin un gran servicio del vino y con una carta de referencias clásicas con bastante de ellas valencianas, lo que es de valorar.
En definitiva, un restaurante clásico en el que su gran baza son los platos de "guiso", que probablemente tendría mejores valoraciones con unos entrantes un poco más trabajados y algo más generosos y con un servicio del vino más esmerado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar