Restaurante Ca la Nuri (platja) en Barcelona

Restaurante Ca la Nuri (platja)

9
Datos de Ca la Nuri (platja)
Precio Medio:
48 €
Valoración Media:
4.9 10
Servicio del vino:
4.6 10
Comida:
4.8 10
Entorno:
6.1 10
Calidad-precio:
4.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas:
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: -

Teléfono


9 Opiniones de Ca la Nuri (platja)

Agradable local en la misma playa. Eso era lo que buscabamos y si se podia comer un buen arroz... pues mejor. No se vió cumplido al 100% pero no defraudó.
Camareros extranjeros y uno sudamericano empeñado en ofrecernos hasta 3 veces un plato de jamon ( no sé si les daban comision extra por ello.. pero nos metia el plato de jamon por las narices en cada cosa que le pediamos). Por supuesto no pedimos jamon.
Para beber unas cervezas y un cava que no conocia y me gusto pero no recuerdo el nombre. Sobre los 20 euros.

Para compartir entrantes:
* boquerones fritos con mayonesa de jengibre. Peces bien pero la mayonesa no decia nada
* Tortilla de calsots con curry rojo. Ni la tortilla tenia calsots ( si acaso 3 o 4 diminutos trozos de ajetes) ni el curry rojo sabia a eso sino mas bien a ketchup
* Anchoas con pan con tomate. Correctas

Como principal un arroz para 3(hubiera sido suficiente para dos) del que se llama Ca la Nuri que es de marisco con gambas y cigalas muy mediocres. El sabor no estaba mal. Cumplio cometido y nada mas.
No tomamos postre.
AScendio a 129 euros la comida lo que de barato no tiene nada.
En resumen, conseguimos comer a pie de playa mas o menos decentemente que era el principal cometido.

Local largo y estrecho, con terraza exterior, a pie de playa en La Barceloneta.

Decoración en colores claros, mesas de tamaño correcto más bien juntas. Mantel tipo camino. Servilletas de tela. Menaje correcto. Copas Riedel de las baratas. Servicio mayoritariamente nacional, correcto, aunque olvidadizo. Cocina tradicional con media docena de arroces. Carta bastante surtida, salvo en carnes, donde sólo había una opción, más otra en las sugerencias del día. Carta de vinos bastante bien surtida para este tipo de restaurantes, a precios x2 y más. Servicio consistente en apertura y primer llenado.

Almuerzo familiar del Día de la Madre. Para empezar:

- Croquetas de la abuela (7,60€) - De rustido. 4 piezas de tamaño medio, buen sabor y textura más bien farragosa.
- Las bravas de la playa (7,80€) - Patatas con piel y dos salsas. No las he probado porque no soporto que me pongan las patatas con piel.

Como platos principales:

- Arroz negro con sepia y gamba roja (20,60€) - El que más me ha gustado. Buen punto y sabroso.
- Arroz con sepìa y trompetas de la muerte (19,50€) - Una de las sugerencias del día. Reseco e insípido.
- Arroz seco de Acquerello con bogavante (25,40€) - Sin ser un experto y habiéndome dejado las gafas en casa, no noté ninguna diferencia con los otros dos. Con sabor a perejil. El bogavante, absolutamente pasado. Todavía espero a que me traigan el pincho para el marisco.
- Filete de cerdo con patatas (13,60€) - Otra sugerencia del día. Creo recordar que originalmente llevaba manzana. Le han puesto guarnición de patatas (como las bravas) a petición nuestra. Napado con una especie de salsa española.

Los postres, todos a a 6,20€. Media docena de opciones que presentan encima de una tabla para que elijas. Hemos tomado:

- Pastel de queso con frutos rojos - Según mi hija, muy bueno.
- Mini brazo gitano - relleno de nata. Bien.
- Mousse de tres chocolates - presentado en un bote de yogur. Correcto.

Para beber, un par de botellas de agua de 1 l. (3,-€/ud.) y una botella de Dr. L 2013 (20,30€) con su cubitera, a más del doble de su precio en una conocida tienda de Barcelona, que no es la más barata precisamente.

No han puesto pan ni aperitivos, si bien es cierto que tampoco nos los han cobrado. No han dado a probar el vino. He tenido que lidiar con el bogavante con el cuchillo porque ni siquiera se han dignado decirme que no tenían pinchos para el marisco (lo hemos oído comentar a los camareros). La comida me ha parecido mediocre, por mucho que te presenten el arroz antes de servírtelo y las cantidades sean relativamente generosas (salvo la mía, que debía llevar arroz del caro). La única explicación que se me ocurre para que estuviese principalmente lleno de público local es que era el Día de la Madre y hacía muy buen tiempo... Y que las madres no tenían ganas de cocinar ese día ;-P

El precio corresponde a lo que he tomado yo.

Una y no más.

Hacia poco tiempo que había visitado el Ca la Nuri Terra con un grupo mas o menos numeroso y quede gratamente sorprendido, así que una vez me salió la oportunidad de probar el Ca la Nuri Platja, no lo dudé.
Estábamos por la zona y queríamos cenar al aire libre, en la arena de la paya del Somorrostro se ubican las terrazas de varios restaurantes, tirando a caros y con una calidad entre correcta y limitada, enfoque a guiris, pero mi anterior experiencia en la casa me animó.

Esta claro que estar sentado en esa terraza, justo encima de la arena, a la hora en la que empieza a anochecer, con la playa a tocar, es muy atractivo, además las mesas bien colocadas, nada de todas apiladas para que quepan mas.

Nos reciben amablemente y nos colocan en la mesa, gente joven, bastantes camareros, activos, amables, unos mas que otros, pero todos a buen nivel, no es un servicio académico.

Compartimos tres platos al medio, unas croquetas de carn d’olla (cocido), las que comimos en el otro local, estaban de muerte, estas, no tanto, bastante menos cremosas, pastosas.
Unos pimientos de Padrón, pues eso, pimientos, buenos
Unas anchoas con encurtidos, en mi opinión, anchoas normales de cualquier super.

Llegados a este punto, ya vi claro que la línea a seguir era la habitual de la zona y lejos de mi anterior experiencia del local del centro de Barcelona.

Los segundos fueron un pulpo al horno con parmentier al limón y aceite de pimentón de la Vera, irregular, algunos bocados tiernos con el toque de limón acertado, otros que presentaban dificultades para tragarlos.
También se pidió un calamar a la plancha con panceta, yo no lo probé, lo que me comentaron mis compañeros fue, que estaba correcto.

No pedimos postres, si tres cortados regulares.

La carta de vinos es amplia, tanto para cavas y blancos como para tintos, pedimos un verdejo, no recuerdo el nombre, 19€, que con el recargo de la terraza (todo vale un 10% mas) se fueron a 22€, caro evidentemente, copas correctas, la cubitera mantuvo un poco justa la temperatura.

Es una pena que con ese entorno, no mantengan unos precios y una calidad algo mejores, probablemente, no les hace falta, siempre está lleno…….. de guiris y empresas.

(Perdon por la falta de acentos).
Pues nos ha encantado este restaurante a pie de playa. Fuimos al mediodia. Servicio muy amable, atento y servicial. Y ademas muy agil.
Tomamos ensalada de alcachofas (bien) y paella marinera de la casa. Y la verdad que la paella la bordan. Muy buena de sabor y muy buena presencia. No tomamos vino, pero la carta era amplia para un local de estas caracteristicas. Volveremos seguro con amigos. De las mejores paellas de la playa de Barcelona.

Cena el día que empezaban las fiestas de la Mercè, así que más concurrido, imposible. El servicio muy amable, nos colocó en una cancelación sin tener reserva. 2 pax.

De picar unos buñuelos de bacalao un poco blandos y unos calamarcitos a la sevillana que estaban bastante bien.
De segundo, dados de rape que no se terminaron y un rodaballo a la plancha que estaba mas bien sosito, falto de sustancia.
De postre un coulant (ah la dieta!).. en fin ya parece que en ninguna parte lo hacen al momento. Eso sí, me gusto como presentan los postres (pocos): una bandeja con una muestra. Es original y te hace la idea.

Al final, cuatro cafés, un par de orujos de hierbas y un Macallan que te clavan €11. Agua + caña.

Vino: Groc 2009. Bien, verdejo un tanto particular bastante bueno. €17. Copas bien, mejor de lo que esperas.

En resumen, al mediodía y si pides el arroz, que parece ser el plato de la casa igual si. De noche no mata y la calidad así así.

El servicio muy bien, atentos y, con el vino, atentos a servirte más, a diferencia de otros locales de más categoría. El precio los penaliza, supongo que hay que pagar la localización.

Pues hombre, siempre y cuando tengamos en cuenta que nos encontramos en la zona mas caliente de la Barceloneta, tampoco esta tan mal.
Posiblemente sea uno de los chiringuitos mejor ubicado de la ciudad, mi primera visita me lleva a pensar que la segunda vez será mas acertada respecto a mi pedido.
El arroz caldoso de rape y almejas, estaba buenísimo, acertado punto de cocción y cantidad mas que generosa para dos personas, así como el pescadito frito (lluçets) nada aceitosos y muy jugosos.
No opino lo mismo de las gambas al ajillo, nadaban en abundante aceite y su tamaño era demasiado pequeño, tampoco me gustaron los mejillones plancha, que estropearon con la clásica picada de ajo y perejil.
Respecto al vino, nos conformamos con un Castillo de San Diego (Barbadillo) que fresquito entra la mar de bien y su precio no es desorbitado.
Justos en el surtido de maltas, pero aceptable por ser el lugar que es, además la cristalería y vajilla esta por encima de la media de muchos locales de moda.
Volveré, sabiendo que estoy comiendo a pie de playa.

He ido en varias ocasiones -podría decirse que era un habitual- a este restaurante (y al de Consell de Cent) y he podido comprobar en las últimas veces que he ido una bajada significativa de la calidad de la materia prima servida (que antes era más que correcta, situándose en una relación calidad-precio muy buena). Tiene el triste honor de haberme servido, en mi última visita al Ca la Nuri de la playa, una de las peores paellas que he probado en mi vida. Se lo indicamos al camarero y ni caso. No volveré más, por el mismo precio -o un poco más- se puede disfrutar de restaurantes mucho mejores.

Para mi es un restaurante calidad precio mas que aceptable de acuerdo que su fuerte no es la carta de vino, pero la comida sin complicaciones, me parece que está bien ejecutada, y el servicio no es para tirar cohetes, pero tampoco para suspenderlo.
En fim creo que esuna buena opción para comerse un arroz o un pescado en primera linea de mar sin dejarme el sueldo en ello.

Tercera decepción en serie. De los tre restaurantes que se encuentran casi juntos en primera linea de mar de la playa de Sant Sebastià, no podemos salvar ninguno. Ni el Arenal ni el Sal Café ni el comentado aquí llegan al aprobado en nuestra humilde opinión. Estamos convencidos que complacerán a más de uno, pero a nosotros nos parece una lástima desaprovechar unos locales de ubicación tan privilegiada con una oferta gastronómica tan pobre. A años luz de los 2 vecinos locales del grupo Tragaluz (Agua y Bestial). Caro, oferta enológica deficiente, mal servicio del vino y platos sencillos pero mal ejecutados. No recomendable pese a su acogedora terracita. Debe mejorar muuuucho.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar