Restaurante Melba

2
Datos de Melba
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
6.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 38,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: lunes, martes y miercoles noche

Teléfono


2 Opiniones de Melba

No me terminó de convencer este restaurante. Comimos el menú degustación corto: un aperitivo, dos primeros, un segundo y dos postres. Uno de los primeros era una crema de patata con un huevo poché y tofona que no me convenció ya que para mi, la combinación de sabores no era muy conseguida debido al fuerte sabor de la crema de patata. El otro primero, una quiche de alcachofa sí que estuvo buena. Los segundos, se podía escoger entre merluza y jarrete de ternera. La ternera estaba buena pero era pobre la composición del plato. Y los postres, un helado de papaya, mango y vainilla muy bueno y un volcán de chocoolate bueno pero con demasiado cacao. El servicio del vino, un poco justito, copas distintas y sin cambiarse al pedir otra botella de vino diferente. Precio por persona, 38 euros sin los vinos.

Llegamos al Melba aconsejados por unos amigos que habian estado en Vic un sábado, y, paseando, vieron la oferta en la puerta del restaurante y les gusto. Además producto biológico lo cual se agradece y, no sólo por la moda de lo Ecológico, si no por el sabor de los platos que degustamos y, valor añadido, la salut. En el Melba se guian por productos de temporada, maduros y llenos de todo su sabor y a partir de lo que les ofrece el campo y el mar (nos explica Maria, la maître, que después de una breve explicación de la filosofia de la casa, se presenta por si tienes alguna duda cosa que se agradece). Escogimos el menú degustación completo, ya que dan la opción de hacerlo más corto, y és una acurada selección de platos de la carta. Destacable la crema de albahaca y calabazín con huevas de trucha y salmón ahumado, coca de caballa, exquisita, y el carré de cerdo que, no parece carne de cerdo, jugosa y muy tierna, también ecológico, y, para finalizar un suabe esponjoso de fruta de la pasión con un helado de Gorgonzola, que ya fue la guinda final. Todo lo comimos acompañado por un vino del Montseny, de la única bodega de todo el Parque Natural. Varietal: Pinot Noir, muy sorprendente por el bouquet aborgoñado que tenía. Un vino no apto para sabores estandares.
Melba, gratamente recomendable i por una precio más que razonable por la calidad y el producto que comimos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar