Restaurante Cal Sastre en Santa Pau
  

Restaurante Cal Sastre

6
Datos de Cal Sastre
Precio Medio:
48 €
Valoración Media:
6.0 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
4.8 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 34,25 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Cal Sastre Aperitivos : Pan tostado con salmón y caldo de verduras de su huerto ecológico Cal Sastre Alcachofas de nuestro huerto ecológico rellenas de butifarra de perol y queso gratinado. Cal Sastre en Santa Pau Fesols de Santa Pau con butifarra de perol Restaurante en Santa Pau Costilla de cerdo cocinado a baja temperatura con patata Restaurante Cal Sastre Cordero lechal con guarnición Cal Sastre Guiso de jabalí

6 Opiniones de Cal Sastre

Fin de semana largo en Francia y visita de 3 días a La Garrotxa (Girona) donde nos esperaban nuestros anfitriones y amigos,  Socdesitges  (Jaume) y su pareja Conxita para hacernos redescubrir  esa maravillosa comarca prepirenaica que posee en su Parque Natural uno de los paisajes volcánicos de los mas importantes de Europa y como no su cocina volcánica.

Para el primer día estaba previsto ir a comer a Ca L'Enric, pero éste tuvo la mala idea de cerrar por vacaciones y Socdesitges tvo que improvisar y reservó en su lugar mesa en Cal Sastre, un restaurante de cocina tradicional ubicado bajo los porches de la plaza del bonito pueblo medieval de Santa Pau.

El restaurante, de tipo familiar, que existe desde 1985, posee una barra de bar en su entrada y una terraza bajo los porches, tiene dos pisos y tres comedores, también ofrece servicios de alojamiento en su hotel **** del mismo nombre.

Nos situaron en un pequeño comedor, en la parte trasera del restaurante con decoración rústica que me hizo experimentar un viaje al pasado. Las mesas algo juntas las unas de las otras estaban bien vestidas, con manteles, vajilla y cubertería y copas correctas, sin mas. No se si el ambiente debe ser o no ruidoso, ya que estuvimos solos. El servicio de sala, llevado a cabo por una joven camarera miembro de la familia, fue bueno, simpático, y agradable. El servicio del vino, efectuado por la misma persona fue bueno y consistió en descorche, primera cata y servicio de llenado durante toda la comida. Si la calidad de las copas hubiese sido buena podría haberse merecido una puntuación "muy buena", pero no fue el caso. No vi la carta de vinos, pues fue Socdesitges quien fue el elegido para seleccionar el vino que iba a acompañarnos durante la comida, pero vista la elección, imagino que la carta estaba lo suficientemente bien para satisfacernos.

Tras hojear la carta, optamos por tomar el menú del día, a 27,50 €/persona, compuesto de un aperitivo, un entrante, un plato principal y un postre a escoger entre cuatro o cinco platos, no recuerdo bien, para cada apartado.

Paso pues a detallar el menú :

Aperitivo : Torrada amb salmó i brou de verdures del seu hort ecològic. Pan tostado con salmón y caldo de verduras de su huerto ecológico. Bueno

De primeros tomamos :

Carxofes del nostre hort ecològic farcides amb botifarra de perol i gratinat de formatge. Alcachofas de nuestro huerto ecológico rellenas de butifarra de perol y queso gratinado.

Barrejat de fesols de Santa Pau amb botifarra de perol.  Fesols de Santa Pau con butifarra de perol. Para quienes no sepan lo que es el fesol de Santa Pau (DOP), indicar que es una judia pequeña, que no tiene casi piel, que se cultiva en la zona volcanica.y que se come generalmente pasada por la sartén. Es la judia ideal para cocinar el plato tipîco catalan de "botifarra amb mongetes". El plato estaba coronado de unos trocitos de zanahoria de su huerto ecológico.

Como platos principales tomamos :

Costelló de porc cuinat a baixa temperatura amb patata. Costilla de cerdo cocinado a baja temperatura con patata.

Xai amb guarnició. Cordero lechal con guarnición : verduritas, patata y alioli.

Guisat de senglar amb confitura de taronges amargues fetes a casa ( servit a part). Guiso de jabalí acompañado de una confitura de naranjas amargas hechas en casa (servido a parte).

Las fotos de los postres y el vino, por imperativos técnicos de Verema, aparecerán  en el primer comentario.

Postres ,

Pastis de poma, fet a casa. Tarta de manzana casera.

Mousse de iogurt de la Fageda amb gelat de maduixa i coulis de kiwi. Espuma de yogurt de la Fageda con helado de fresa y coulis de kiwi.

Gelat de vainilla. Helado de vainilla.

Crema catalana amb taronja cremada. Crema catalana con naranja quemada.

Todos los platos correctos, como puntos negativos decir que las alcachofas que tomó MC estaban duras y algo ennegrecidas, y la carne del cordero lechal, que yo también probé, demasiado hecha. Como punto positivo la confitura de naranjas amargas, muy buena. Espero que nuestros amigos nos den su opinión en sus comentarios.

Acompañamos la comida con un vino blanco El Gratallunes blanc 2017 DO Empordà. Vinyes de la Dot-El Priorat de Masarac (Empordà). Cepajes : Viñas viejas de mas de 25 y 35 años de Garnatxa blanca y Macabeu. Crianza sobre sus propias lías finas durante cuatro meses, con dos o tres batonnages semanales. Color amarillo pálido con personalidad, untuoso, dejando el final un sabor muy fresco en boca. Me gustó

Finalizamos con cuatro cafés.

La cuenta ascendió a 34,25 €/persona. Buena RCP. Cocina tradicional de la comarca de la Garrotxa, sin pretensiones. Recomendable si se está en esa zona. Pienso que es preferible evitar los fines de semana y la temporada alta de vacaciones.

  • Aperitivos : Pan tostado con salmón y caldo de verduras de su huerto ecológico

  • Alcachofas de nuestro huerto ecológico rellenas de butifarra de perol y queso gratinado.

  • Fesols de Santa Pau con butifarra de perol

  • Costilla de cerdo cocinado a baja temperatura con patata

  • Cordero lechal con guarnición

  • Guiso de jabalí

Buneas tardes.....
Nosoros estuvimos en Santa Pau el pasado puente de Octubre y tengo que decir que el pueblo es precioso, aunque había muchisima gente. Habíamos leído las crítias de este restaurate y aún así decidimos probar suerte y reservamos mesa. Nos atendieron al momento y eso que reservamos para comer a las 15.30 . Enseguida nos sentamos solo nos esperamos 10 minutos el tiempo de remontar la mesa.
Encontramos que la carta no es extensa pero que se basta con lo que tiene.
Comimos de primero el Caneló y el Timbal y las dos cosas estavan muy muy ricas, excelente cocción, y sabor, de Segundo comimos Bacallà con miel y foie, y también tengo que decir que lo encontramos muy bueno, de postre comímos desguatción de 3 helados y espuma de mango. yo realmente desde aquí quiero felicitar a la cocina, porque mi marido y yo salimos encantados tanto con la comida, como el servicio recibido por parte de todo el personal.

En nuestro caso, la visita a este restaurante fue una experiencia mas bien nefasta. A pesar de haber reservado mesa con dos semanas de antelacion, cuando llegamos el encargado nos dijo que teniamos que esperar una media hora y que pasearamos por el pueblo. Cuando regresamos, resulto que le habian dado nuestra mesa a Lloll Bertran, una presentadora-actriz de TV3, que habia llegado a hacer el pregon de la fiesta del pueblo (!); entonces nos dijeron que si nos esperabamos un rato (resulto ser una hora mas) tendriamos libre una mesa que estaba ocupada en aquel momento. Por increible que pueda parecer, peor fue el trato que dispensaron a una pareja de ancianos que encima se hospedaban en el mismo hotel; cuando ellos bajaron a comer, se encontraron que el encargado le habia dado su mesa a una pareja de jovenes ingleses que pasaban por alli (y que, con toda probabilidad, no volverian a poner los pies en ese pueblo). A ellos les toco esperar cerca de una hora y media. En fin, dado que era demasiado tarde para ir a ningun otro sitio, nos quedamos alli y comimos hacia las cuatro. Con este bagaje preliminar, a nadie le extrañara que diga que apenas recuerdo nada de la comida, excepto que pedi un trinxat y que, como bien dice uno de los comentarios, no tenia nada de especial. Me imagino, sin embargo, que el propietario habra añadido una foto mas, en este caso de el con Lloll. Este tipo de actuacion denota cuales son las prioridades de este restaurante.

Restaurante situado en Santa Pau, precioso pueblo medieval
Ante todo me gustaría comentar un hecho que condicionó nuestra comida (grupo de 4 personas). Es el único restaurante que conocemos que OBLIGA a pedir al menos 2 platos de su menu. Al leer esta indicación en la carta nos sentimos francamente violentados y pedimos explicaciones. Se nos dijo que esa era la política de la casa. Uno se queda entonces con la sensación de que el restaurador parece menos interesado en cuidar al cliente, y más interesado en asegurarse que el cliente gaste una cierta cantidad de dinero. ¡Un hecho insólito que me gustaría destacar aqui!
La carta, en general, es reducida y contiene platos típicos de la cocina de la zona. A pesar de la intención del restaurador, los platos que degustamos eran muy justitos. Entre otros destacaría una espalda de cordero al horno francamente seca, un trinxat flojo y semi-crudo y, sobre todo, un cabrito con fuerte sabor a adulto. Presentación correcta y extensa carta de vinos, aunque pudimos comprobar la inexistencia de algunos de ellos.
Quizás lo mejor de la casa, el servicio: atento y simpático.
En general, buen servicio y comida de calidad justita. Un poco caro para la calidad de los platos degustados

Acojedor restaurante situado en precioso pueblo madieval.
Comparto con el comentario anterior que el servicio es atento y simpático, pero la elaboración de los platos tiene buena intención, pero se queda en un resultado justito.
Se notan las ganas, pero el trinxat que me comí tenia la col cruda(hasta el punto en que era imposible cortarla) y la patata no tenía sabor. Muy sabrosa la carne, pero floja en presentación y guarnición(unos fesols algo secos de saltearlos demasiado). Carta de vinos bastante extensa(teniendo en cuenta las dimensiones del local). Copas normalitas.
Resultado justito, pero hay que valorar la simpatía y la intención de los chicos.

Se encuentra centrico en un encantador pueblo medieval de la Garrotxa. Dispone de varios comedores muy pequeños, todos decorados en un estilo rustico- antiguo. Muy acogedor. Servicio eficiente, profesional y simpático. No hay sommelier pero el maitre ejerce estas funciones con mucho entendimiento. La cocina es del país, con platos típicos muy bien tratados, la carta no es muy amplia pero si suficiente. Carta de vinos bastante correcta con referencias de varias DO principales españolas y algo de francés. Hay que destacar que tienen añadas de los 90 lo que sdiempre es interesante. Muy buen servicio del vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar