Restaurante La Montería: Cumplidor


Ya hacía algún tiempo que no nos acercábamos hasta aquí. Muchos son los lugares donde por unas cosas o por otras uno se encuentra a gusto y cuando echas la vista atrás caes en la cuenta. La Montería es de esos establecimientos consolidados, situado en la milla de oro de la restauración madrileña, que tanta oferta propone.

Desde la última visita, apreciamos una reforma del local que lo ha hecho más acogedor, más cálido y me da la sensación ( a pesar de estar lleno)de menos bullicioso.

La barra siempre es un lugar muy concurrido diferenciado del pequeño y casi claustrofóbico comedor posterior, que como ha digo ha mitigado esa sensación, gracias a la acertada reforma.

Para tres personas y previa reserva por la mañana iniciamos con unas cañas de cerveza, bien tiradas con una tapa de bienmesabe muy apetitosa con el punto de rebozado del cazón bastante conseguido.

Al final accedimos los tres a pedir un menú degustación por 46€ para no complicarnos mucho la cabeza compuesto de los siguientes pases:

Sardina marinada con ricotta y tomate rallado.

Ventresca de bonito escabechada al lemon-grass.

Ortiguillas.

Carabinero.

Rape con setas.

Steak Tartar

Foie hojaldrado

Sorrentino de pera con leche de almendras

En formato de tapiplatos, fueron desfilando con alegría y con aceptación, si bien es verdad que ninguno fue de ovación, cumplieron su cometido. Para mi gusto el, rape un poco más hecho de lo que me gustaría y la sardina... podría pasar por un boquerón pequeño.(Quizás la elaboración más prescindible).

Pan notable, dando a elegir entre tres tipos.

Dos cafés y una infusión cerraron esta agradable comida.

En el apartado líquido hay que reconocer que desde hace tiempo siempre se han mantenido por parte de la casa inquietudes en este sentido, ofreciendo una carta bastante apañadita( sin llegar a ser de primer nivel) y donde hay que reseñar ,en general, el buen precio de las referencias. Nosotros optamos por Viña Tondonia Blanco Reserva 2001 (27€) y un André Clouet Reserve(33€) que armonizaron perfectamente con los matices salinos, punzantes...que nos iban brindando los diferentes sabores de la comida. Buen coperío con su correspondiente cambio.

Creemos que es un lugar que nunca defrauda: solvente, fiable... Dejaremos las emociones fuertes para otras plazas.

  1. #1

    JoseRuiz

    Con esos dos vinos y a esos precios, casi casi que me olvido de lo que como.

    Dos vinos de una RCP ¡tremenda! y a unos precios...

  2. #2

    Nowhereman

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    La verdad es que son caballo ganador sin duda y como bien dices a unos precios más que correctos. Luego ya vendrá lo que sea ;-)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar