Restaurante Paco Meralgo: Buenas tapas y trato amable


Hacía días que me apetecia ir de tapas en alguno de los lugares no tomados todavia por el turismo masivo en BCN y que no pertenecen en apariencia a las "fabricas de tapas en serie" al estilo de Txapela, Sagardi, etc. Y que conste que no tengo nada contra estos establecimientos y en concreto en el primero, he estado varias de veces.

Buscaba un lugar al estilo de Tapaç 24 (Diputación, 269) o Taktik Berri (Valencia, 169) que como era festivo, no pude reservar y finalmente acabamos a Paco Meralgo. Conocía el lugar hacía tiempo de pasar por delante, pero sin haber entrado nunca. Vi que aceptaban reservas y allá el día 8 / 12 por la noche, final del largo puente.

Justo llegar, me asusté de ver la aglomeración de personal ... y leí el pensamiento de mi acompañante, que me decía en silencio ... "pero donde me has metido... con tanta gente ni podremos hablar ".

La primera impresión positiva, vino con el trato con el personal que trabaja allí. Supongo que debe tratarse de una política de empresa, pero el trato es muy bueno, desenfadado, cercano y con "savoir faire". Deduje que incluso tenían ciertos "gags" ensayados de aquellos que funcionan siempre y que dan alegría al trato.

Optamos por tapas de batalla (tenían de pescado y marisco con muy buena pinta). Concretamente croquetas de marisco, croquetas de jamón, pavías, tortilla de alcachofas, montaditos de tartar, montaditos de foie (los dos muy recomendables), empanadilla (con demasiada pimiento para mi gusto), pero todo muy bien y con un servicio amable y EFICAZ (si. .. si ... EFICAZ en mayúsculas).

Evidentemente no es el lugar de ir a hacer una cena romántica ni para mantener una conversación intensa, aunque la sonoridad que ofrece, es aceptable. Tienen buena carta de vinos e incluso una pequeña carta de vinos a copas. Me alegró que fuera posible elegir vino en copas decente .... Estoy tan harto de que cuando pido vino a copas me salgan con el típico "le pongo el rioja de la casa que se toma bien".

Pagamos por dos casi 50 €, que está bien si contamos que las dos copas de vino elegidas ya sumaban 9 (elegimos el más costoso).

Resumiendo, que me gusto el lugar a pesar de que tengo cierta aprensión a los locales de tapas, por el tema de las aglomeraciones, falta de comodidad y que en ocasiones no admiten reservas. Pero aquí si admiten reservas, que permiten pasar por delante de la cola de entrada...
Ricard
http://cuinairestaurants.blogspot.com/

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar