Restaurante Noguera: La mesa sí que importa


Teníamos ganas de comer en pareja en una terracita en primera línea de playa y entre varias posibilidades nos decidimos por una de las mejores terrazas de Denia. Al reservar insistí en que la mesa estuviera en la terraza, me contestaron que "por supuesto" y la verdad es que no me engañaron.

Llegamos puntuales a las 14h con la amplísima terraza prácticamente vacía en ese momento y la jefa de sala nos acompañó hacia 3 mesas preparadas para 2 personas en primera línea de la terraza. Mi cara empezó a dibujar una sonrisa al admirar las vistas pero al llegar nos comentó: "No, ninguna de estas es la suya". Y en ese momento nos señaló con el dedo hacia lo más profundo de la terraza, justo al lado de la puerta de acceso al salón interior, con el trajín incesante de camareros entrando y saliendo de la cocina y con vistas a las mesas accesorias donde se encuentran copas, cubiertos, platos...La sonrisa había desaparecido de mi cara.
Intenté convencer a la jefa de sala que nos cambiara por cualquiera de las otras 3 mesas para 2 vacías pero parece ser que la persuasión no es mi punto fuerte. No me habían engañado, estábamos en la terraza, pero en esa mesa no es una de las mejores terrazas de Denia.

Pedimos un plato de salazones con hueva, atún y mojama. Producto de gran calidad con el que nos hubiéramos podido comer un par de barras de pan que, por otro lado, también estaba muy bueno.

De segundo entrante, pulpo seco. Buenísimo!! De pequeño tenía pulpo seco en casa por todos los rincones. Patas secándose en el tendedero de la ropa, bolsas con cantidad de patas secas colgando detrás de la puerta de la cocina...Era "el aperitivo nuestro de cada día" antes de comer. Casi lo aburrí. Quien me diría en ese momento que lo buscaría y pagaría a precio de oro en el futuro.

Como plato principal arroz a banda con un punto perfecto, finísimo y con gran sabor.

La carta de vinos tiene unas cuantas referencias de cavas y champagnes y un abanico más amplio de blancos y tintos separados por su DO. Pedimos un Bolo 2013 DO Valdeorras que maridó muy bien. Al traer la botella nos cambiaron las copas por unas Riedel.

La comida terminó con unos profiteroles y un tiramisú. Buenos. Al pedir los postres le comenté a la jefa de sala/camarera si tenía algún vino dulce por copas y me recomendó un Casta Diva Cosecha Miel. Perfecto. Pero 10 minutos después salió otro camarero para decirme que no tenían ese ni ningún otro vino dulce. Mi gozo en un pozo.

El servicio estuvo muy atento al principio con la jefa de sala a la cabeza y se resintió un poco a partir de las 15h cuando la terraza se llenó al completo.

Tengo muy claro que mi valoración está totalmente marcada por la mesa que me tocó en suerte y que mis sensaciones respecto al entorno y la RCP hubieran sido muchísimo mejores en cualquiera de las otras mesas disponibles ya que la comida nos gustó mucho, pero no pudo ser.

  1. #1

    Luisvlc

    Una lastima lo de la mesa. Cuando visitas lugares como este, no solo lo haces por la comida sino por el entorno.

    Yo siempre lo tengo en mente cuando visito la zona.

    Saludos

  2. #2

    Pegin

    en respuesta a Luisvlc
    Ver mensaje de Luisvlc

    Así es Luis. Una pena porque era la primera vez que lo visitaba y le tenía muchas ganas.

    Un saludo y gracias por comentar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar