Restaurante Vins i més: Cada día mejor


Con esta creo que van tres o cuatro las veces que cenamos en este restaurante. Anoche, refugiados del follón de la Semana Santa de Gandía. Somos dos. Nos dan una acogida cercana y educada. Nos ofrecen un platito de embutido de Ontinyent, que ya se ha comentado sobradamente. Pedimos tres entrantes y un entrecotte trinchado como plato fuerte. Como recordábamos gratamente las croquetas de bacalao y el tartar de atún, los pedimos de nuevo. Las croquetas son de fábula, y el tartar mejoró el recuerdo. Viene acompañado por tres salsas: guacamole, helado de mostaza y chile. Soberbio. Como novedad, un rollito de verduras y gambas, muy fino. El entrecotte lo pedimos poco hecho y así lo sirvieron. Ofrecen tres tipos diferentes de sal: de escamas, volcánica y ahumada. Nos aconsejaron usar la ahumada e hicimos caso. Esa sal mejora la carne. No sólo potencia el sabor, sino que le aporta un toque como a brasa. ¡Increíble!
Para beber nos mostraron sus últimas adquisiciones pero nos decantamos por un blanco alemán, Willy Haag, un punto dulzón, que acompañó perfectamente los entrantes. En la carne nos sirvieron una copa de Absum, de Somontano, correcto sin más. En los postres pedimos el dulce de membrillo con frutos secos y helado de queso (muy, muy bueno), y un sorbete de romero al que 'riegan' con un poco de grappa. A mi pareja no le convenció el sorbete por culpa de la grappa, en cambio a mí me pareció muy apropiado ese matrimonio.
La casa nos invitó a un par de copas de tinto dulce, de uva garnacha, de Andalucía.
En definitiva: un lugar de visita obligada si se está por Gandía.

  1. #1

    Lapitanzavalencia

    Qué ganas tengo ya de ir!!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar