Restaurante Skina: Comida simpática sin sorprender, servicio desbordado


Un restaurante con una estrella Michelín no debería aumentar los cubiertos que sirve con mesas en la terraza a costa de la calidad del servicio. Pedimos el menú degustación y cuando entre platos tienes esperas de diez minutos la comida empieza a no importar. Cuando para que te sirvan agua o pan tienes que perseguir al camarero ya no te sientes cómodo. Si con las prisas sacan los cafés pero no el azúcar, pues quizás sea mejor pagar la cuenta y largarse.
Para comer pedimos el menú degustación (65.-eur). Tiene platos curiosos, pero yo los calificaría de divertidos mas que sabrosos. Por ejemplo la “pizza deconstruida” de aperitivo. La croqueta de rabo de (t)oro que como el juego de palabras indica es una croqueta recubierta de oro y rellena de rabo. O el postre de huevo frito al momento (tocino de cielo sobre nata con peta-zetas que hace un ruido parecido a freír un huevo).
Otro platos fueron foie gaudi (un foie normalito con un caramelizado de manzana), lubina con caracoles y tomate (rica aunque muy hecha la lubina) o una interpretación de la porra antequerana con carne. Detalle de una pequeña degustación de quesos antes del postre que fue el ya mencionado huevo frito y unos sorbetes.
Para beber por recomendación de la casa Champagne Andre Clouet 1995 (95.-eur). Un Pinot Noir 100% muy agradable, fresco y suave. Sin sufrir la “vinificación” de otros champagnes de añadas viejas.
En resumen el servicio desbordado y la comida simpática pero sin sorprender. Me gustaría probarlo fuera de la temporada alta. De momento, recomendable con muchas dudas.

  1. #1

    Davinci2

    Joer por ese precio comes en el Calima.

    SALUT¡¡¡

  2. #2

    vser

    Estaba completo hasta septiembre

  3. #3

    Davinci2

    Joer....normal.

    SALUT¡¡¡

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar