Habiamos estado antes con nuestro club gourmet ya un par de veces. La

Habiamos estado antes con nuestro club gourmet ya un par de veces. La comida siempre habia estado aceptable y el trato muy cordial. En nuestra útlima visita (Dic ’06), el servicio había empeorado sustancialmente y la atención siempre personalizada del Sr Magi ha caído en picado, lanzándonos contínuamente improperios innecesarios sobre los comentarios que le realizábamos sobre sus platos. Lo único que se salvó fue los vinos escogidos gracias a una carta de vinos que sigue con referencias clásicas insustituibles. Disfrutamos de un Rioja de Bodegas Bilbaínas y de un Portos Gran reserva ’96. Buenísimos los dos. Los platos tenían raciones microscópicas y aunque cocinados al punto y con buenas materias primas, el servicio y trato dispendiado emperó todo lo demás. Realmente para no repetir más.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar