Restaurante Casa Brigante: Lechazo, sí.


Es su especialidad y merece la pena probarlo. Un lechazo jugoso, acuoso y sabroso. Servicio humilde y atento , sin florituras, coherente. El restaurante rezuma historia. Lo que habrán visto esas paredes y esos lechazos ...si pudieran ver. La sala de abajo con el horno , estaba completa, subimos arriba , estaba vacía. Cómodos disfrutamos de la morcilla crujiente que no hay que perderse. Me sorprendió gratamente el dulce arroz con leche, en plato, caldoso, qué rico¡¡. Carta de vinos clásica , lo que toca allí.. Lechazo, morcilla, ensalada , dos postres y un Arlanza flojillo, 75 euros. En Lerma, es lo que apetece

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar