Excelente relación precio calidad

Fuimos a cenar el 25 de Julio a este mítico restaurante de Altea que tiene fama de caro. Si bien ya había estado antes, me volvió a sorprender la excelente relación precio calidad de este precioso establecimiento. El enclave es realmente espectacular, cenamos en la terraza de fuera que esta enclavada en la parte de Altea a los pies de los muros de la iglesia.
El servicio fue excelente, con un trato personal muy cálido y cordial. Éramos 4 personas y pedimos una cena a base de entrantes que consistió en:
Surtido de cocas. Muy buenas, en su punto de cocción y amplia variedad.
Foie mi-cuit: muy correcto.
Ensalada de queso de cabra: típica ensalada pero muy bien realizada y una gran ración.
Calamar de playa a la plancha: excelente, lo mejor de la cena, en su justo punto de plancha y muy sabroso.
De postre un variado de la casa en el que cabe destacar la tarta de nísperos que estaba sencillamente sublime.
Pedimos dos botellas de el perro verde ya que nos les quedaba jose pariente. Bien servido, en cubitera y con copas correctas.
Pagamos 173 euros entre 4 personas.

Resumiendo, un excelente sitio con muy buena relación precio calidad al que la fama de sitio caro no le hace justicia.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar