Restaurante Restaurant Senderens en Paris

Restaurante Restaurant Senderens

Datos de Restaurant Senderens
Precio Medio:
116 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
 
País: Francia
Localidad: Paris
Dirección: 9, place de la Madeleine. 75008
Tipo de cocina: Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 90,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Restaurant Senderens

Local pequeño e íntimo. Bonita decoración e iluminación algo justa. Mesas algo más grandes que la media y sillones algo difíciles de mover. Sin manteles. Cubertería y vajilla buenas. Copas sencillas. Servicio distante y frío (excepto Oswaldo, un cubano que nos echó un cable cuando entramos).

Para no complicarnos la vida, pedimos un menú degustacióh con maridaje de vinos (150,-€) y un menú degustación sin maridaje de vinos (110,-€). Amouse bouché consistente en una crema de pescado y verdura (bueno). Del primer plato, ni me acuerdo. Lo acompañaba un vino que parecía un borgoña blanco. Salmonete algo seco con una crema sabrosa acompañado de un vino que me recordó a un albariño. Cochinillo de ¿Burgos? también algo seco e insípido con un vino que me pareció igual al primero, aunque me dijeron que no lo era. Postre de la foto (¿Baba? en Bourbon Sour servido con sorbete de fruto cítrico [limón] y pétalo de merengue). El merengue estaba muy duro. No recuerdo el vino dulce (creo que era un Sauternes)... Cafés y petit fours (una especie de mini churro que recordaba a los dulces elaborados con manteca y una deliciosa mini-galleta de chocolate con unas virutitas de plata).

Un agua de 1/2 l., y un "cubata" de Drambuie con Coca Cola (para olvidar las penas) completaron el menú.

Los platos, te los dejaban en la mesa, y ya te espabilarás. Respecto a los vinos, se limitaban a dejarte la copa y farfullar el vino (el 2º, ni eso).

No alcanzo a entender que tenga 2 estrellas Michelin. No lo recomiendo en absoluto.

  • La presentación, mucho mejor que el sabor.

  • Las luces iban cambiando de color.

El sábado 10 de abril cene en este restaurante de París y me reafirmo, Francia no es España. Cada vez que viajo al país vecino busco la gran cocina francesa que no encuentro nunca y pago siempre.
Un entrada muy buena, langostinos crujientes. Muy asiática, con un salsa de soja, excelente, y verduras chinas.
Cochinillo de Burgos con una salsa de naranja. Muy bueno.
Baranda de bacalo. Bien.
Postre de chocolate y salsa de café. Especial.
Vino regular y muy caros.
Servicio, mejor no hablar.

Pude ir el otro día a este restaurant de la elite de la cocina francesa, pero que recientemente rechazó sus tres estrellas Michelin, para abrir un restaurant más tranquilo y sobre todo fuera de la tiranía de los precios. Se puede decir que comí en un restaurant de tres estrellas a un precío más moderado. Lo que más me impresionó es la habilidad del maridaje de los platos de la carta con los vinos más apropiados. Es reconocido este restaurant por esta habilidad de saber emparejar vinos específicos con platos específicos; como dijo un crítico en cierta ocasión, es "un excepcional concierto de sabores que parecen salidos del cielo". (Senderens es, por ello, miembro de la Academia Internacional del Vino).
Comencé por una "assiette de légumes de printemps en émulsion de basilic", acompañada por un "Viognier 2006 -V.D.P. du Vaucluse, Domaine de Tix". La combinación me pareció exquisita. Después un "Tartare de veau de lait et langoustine, vermicelle de riz, parmigiano reggiano" exquisito y curiosisimo, acompañado por un Puilly-Fuisse del Domaine de Forest "Les Crays" del 2005, que resaltaba la ternera con la finura de este vino, que ya lo he colocado en las catas de vino. Y por último para postre un extraordinario "Sablé aux framboises et sa timbale de crème aux pistaches croquantes" acompañado por un curioso Ze Bulle - Zéro pointé par Mme et Mr Gourdon, bajo en graduación, rosado y burbujeante, es sorprendente este maridaje y le confiere una textura para sobresalir el sabor de la frambuesa.
Excelente este restaurant, por un precio alto pero bastante asequible en relación a lo que habitualmente se da por estos pagos. El único defecto es la frialdad del servicio, pero todo lo demás compensaba.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar