Muy grata experiencia

Mucho mérito tiene este proyecto de restauración prácticamente "autónomo" de Tomás Montán. Podríamos utilizar el dicho aquel de que Tomás es algo así como "Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como" o el símil cinemátográfico equiparándolo a Gary Cooper en "Solo ante el peligro". Porque así es como gestiona Tomás su negocio, con el simple apoyo de algún/os extra/s, según la demanda. Y porque, además, el restaurante está ubicado en un chalet que es su propia casa. Es como si Tomás dijera: "¿Quiere usted pasar?. Le abro las puertas de mi casa".

La cocina de Tomás es amor y cuidado por la materia prima, utilizando los productos que más le gustan y de temporada (sobre todo el pescado) para hacer unos platos sencillos y reconocibles pero, al mismo tiempo, cargados de sabor y matices que no te dejan indiferente. No tiene una carta de platos propiamente dicha sino que juega con menús en los que ofrece unos entrantes y varios platos principales a elegir. Ayer, dado que estamos en el mes de la trufa en el restaurante la mayoría de platos llevaban este ingrediente. Tomás es un gran amante de este hongo ascomicete y ha organizado incluso unas jornadas entre el 18 de enero y el 16 de febrero con curso, copa y degustación por 20 € y un Menú de la Trufa (sólo por las noches) por 25 €. ¡Qué maravilla!.

Comimos unos entrantes compuestos de:

- Coca de verduras
- Croquetas de pollo de corral
- Montadito de huevo de codorniz con unas laminas de trufa
- Sashimi de lubina con trufa
- Carpaccio de buey con trufa

De platos principales se podía elegir entre Rapitos (rapes pequeños) con salsa de limón y guindilla, Arroz con acelgas y Presa ibérica. Nos decantamos por 1/2 raciones de Arroz con acelgas (en su punto de textura y con el caldo bien trabado) y de los Rapes (buenísimos). De postre, un Coulant de chocolate, de los mejores que he comido en los últimos años con helado de vainilla. Este menú costaba 30 euros.

La carta de vinos es escasa pero con algunos buenos vinos, y se nota un cierto gusto personal. No obstante, desde mi punto de vista, le falta introducir algunas referencias que ensalzarían notablemente ciertas reminiscencias orientales en el estilo de cocina de Tomás. Tomamos un Guitian 2011 que, una añada más, me llamó la atención por su estupenda acidez. Un vino que difícilmente me defrauda. Las copas eran decentes y tuvimos servicio de cubitera con suficiente hielo.

El precio final incluye el pan y cervezas de aperitivo.

He encontrado un vídeo promocional de Saborea CV realizado por nuestro buen amigo Paco Alonso donde, al principio, se ve al propio Tomás en su cocina y algunos de sus platos: http://www.pigtv.es/#/?videoId=7f3bdef9-9d56-4e0f-99e5-6422f11f3769

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Dani C.

    Pues ya hace tiempo que Aurelio (G-M) me lo recomendó, así que a ver si encuentro una excusa y me acerco.

  2. #2

    Jose Contreras

    en respuesta a Dani C.
    Ver mensaje de Dani C.

    Pues cuando vayáis, si no os importa tener compañía, me lo decís porque no me importaría repetir.

  3. #3

    Dani C.

    en respuesta a Jose Contreras
    Ver mensaje de Jose Contreras

    Oído!

  4. #4

    tomy

    Un Placer serviros. Y gracias por tus comentarios.

  5. #5

    Jose Contreras

    en respuesta a tomy
    Ver mensaje de tomy

    El placer fue nuestro.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar