Restaurante El Cairat: Lugar acogedor.


Después de pasar la mañana visitando Vinyes Domènech donde Joan Ignasi nos guió magistralmente por sus viñas y nos adentró un poco más en este apasionante mundo del vino y el terruño que lo ve nacer, fuimos a comer a este restaurante guiados por los comentarios de Verema.
Y no defraudó. Reservamos a través de Verema ya que el local es pequeño y no queríamos sorpresas de ultima hora. Éramos cuatro adultos y dos niñas. Una persona para atendernos (la propietaria) que es todo amabilidad y servicio. Siempre atenta pero sin excesos, nos hizo disfrutar de la comida.
Pasamos a la misma. De inicio nos ofreció para hacer boca unos cuencos de sopa tibia de verduras con queso fresco. Producto fresco de cercanía, nos comentó. De primero, todos coincidimos en una lasaña de queso con escalibada y anchoas. Bien elaborada y rica. En los segundos. De segundo, en mi caso pedí un entrecot de ternera a la brasa, acompañado de un tomate y una patata a la brasa, sencilla guarnición pero la carne estaba en su punto. Buena.
El resto, tomaron cordero y pollo de corral (estábamos carnívoros) y todos consideraron buenos sus respectivos platos. De postre, probé la hoja de pan con chocolate, curiosa mezcla de sabores entre una lámina fina de pan tostado con pipas, aceite, sal maldon y helado de chocolate. Todo un cúmulo de contrastes.
En cuanto al vino, la carta sin ser muy amplia abarca una pequeña selección de DO Priorat y DO Montsant. En nuestro caso escogimos un Etim garnacha 2007 y también tomamos una copa de Rita blanco 2010, ya que le comentamos que en la visita nos fué imposible probarlo porque no les quedaba ninguna botella y fué tan amable de ofrecernoslo. Un blanco tremendamente rico, suave, elegante fruta y flores. Remarcar que el vino se sirvió en copas adecuadas para el mismo.
En su conjunto lo considero altamente recomendable. En el precio incluyo agua, pan y cafés.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar