Restaurante El Barquet: Imprescindible


Poco más de un año había transcurrido desde la última vez que había estado en este restaurante, nos recibe Fidel que nos acompaña a la mesa que nos había reservado, como siempre el local llenó todas las mesas del primer comedor que nos son pocas sin que el servicio con Fidel a la cabeza y secundado por tres eficientes camareras se resintiera en ningún momento.

En la cocina su hermano David saca con gran maestría el máximo partido a cada uno de los tipos de arroz que ofrece en la carta, siempre con la cocción perfecta y con el fondo adecuado, este es el secreto para que El Barquet sea uno de los imprescindibles en Tarragona si se quiere comer un buen arroz.

Como aperitivo un refrescante zumo de tomate con cítricos

Como en otras ocasiones hemos pedido para compartir unos riquísimos mejillones con un ligerísimo hervor con apio y limón y gambó (gamba pequeña) con fritura a la andaluza con lo que la gamba queda crujiente y se come sin pelar desechando únicamente la cabeza.

El arroz elegido fue de sepia, cigalas y mejillones, las cigalas de tamaño mediano y muy, muy frescas el arroz gustoso y como siempre en su punto. El arroz se sirve en la mesa y dejan la paellera en la misma con algo de arroz para que conserve algo de temperatura y que sirven posteriormente

El postre que compartimos y que personalmente tenía cierta reticencia al pedirlo fue sorbete de tomillo, romero y anís estrellado, que gran sorpresa y que agradable resultó con esta mezcla de hierbas aromáticas.

Elegí para mí un desconocido vino Mareta Meua, no sin antes pedir a Fidel su opinión puesto que es un buen conocedor y amante del vino, quien me dio toda clase de explicaciones sobre el mismo y asegurándome que era un vino totalmente diferente y si no era de mi agrado no tenía ningún inconveniente en servirme otro, elaborado a partir de viñas con una edad de entre 55 y 70 años de la variedad garnacha blanca por Celler Cal Menescal en la población de Bot en la comarca de La Terra Alta y que concretamente éste no está acogido a la DO utiliza levaduras naturales, con fermentación íntegra en ánfora de barro y envejecido durante siete meses en el ánfora trabajando sobre sus lías, se embotella sin filtrarlo ni clarificarlo y en mayo de este año se embotellaron doscientas botellas de la cosecha 2018, un vino sorprendente que cambia sus registros a medida que transcurre el tiempo, de color casi anaranjado, un buen descubrimiento. Servicio consistente solo en descorche, cata y primer servicio

Tomamos cuatro cafés, dos de ellos cortesía de la casa y un chupito de orujo de hierbas y otro de whisky de malta.

Como he comentado al principio este es uno de los imprescindibles para comer un buen arroz y al que no me canso de volver

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Joan Thomas

    Enhorabuena por el disfrute. Un restaurante pues a tener en cuenta en Tarragona. Todo tiene muy buena pinta y ese arroz por lo que cuentas por si solo merece ya la visita.Muy buena RCP.
    Un abrazo

  2. #2

    Socdesitges

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Este junto con El Llagut son para mi los que cocinan unos arroces de muy alto nivel, así les va, siempre llenos.
    Un fuerte abrazo

  3. #3

    Nacho_G.F.

    Muy reputados los 2 en la ciudad, rivalidad sobre sus arroces, la carta de vinos del Barquet muy superior.

  4. #4

    Socdesitges

    en respuesta a Nacho_G.F.
    Ver mensaje de Nacho_G.F.

    Efectivamente tiene una buena carta de vinos, cuidada y seleccionada.
    Un saludo

  5. #5

    Nacho_G.F.

    en respuesta a Socdesitges
    Ver mensaje de Socdesitges

    De los pocos con vinos alemanes. Saludos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar