Restaurante Cervecería La Principal: Se puede comer diferente. Mejor imposible


La Principal estaba en mi listado de “futurible” desde hace mucho tiempo y, cuando hablo de tiempo, me refiero a varios años atrás. El constante goteo de aperturas e inauguraciones de locales y un par de intentos fallidos de reservar (local completo) no lo habían permitido hasta el día de ayer. Había ganas, pues, muchas ganas. Sabíamos a lo que íbamos, no había expectativas creadas, pero sí cierto compromiso histórico con esta casa que, según todo lo leído, da tan bien de comer.

Echando mano de una frase acuñada podríamos afirmar que el local como espacio “cumple con todos los estándares de calidad”: Amplitud, techos altos, espacio entre las mesas, inmejorable insonorización, correcta iluminación, mobiliario cómodo a la par que sencillo, todo muy funcional pero a la vez elegante. Se ha invertido capital y eso da los frutos esperados. Algo parecido podríamos decir sobre el personal: experiencia y juventud aunadas, cercanía y corrección… Entorno pues a la altura de lo esperado.

Carta de las que podríamos catalogar al 100 % como “de producto”: embutidos, quesos, conservas, ensaladas, mariscos, carnes… Todo en ella resulta atrayente como también los platos que vemos llegar a las mesas colindantes. Confeccionamos la comanda para compartir todo al centro (tres personas):

- Tartar de atún rojo: Primer plato y declaración de intenciones del local: un atún de calidad extrema tratado con respeto, sin condimentos estridentes: unas rodajas de aguacate y un lecho de alga wakame que preferimos degustar casi por separado para disfrutar al máximo del atún. Acompaña una jarrita con una salsa con marcado cariz oriental. Rica.

- Steack Tartar: seguimos con el festival crudívoro y con este homenaje al producto de calidad: todos los ingredientes finísimamente cortados, incluso la carne (un pelín en exceso a mi gusto) y con predominio absoluto del sabor de la carne. No preguntamos por el aliño pero creo que es mínimo y que se ha prescindido de la siempre presente salsa Worcester. Acierto. Una especie de muselina de mostaza acompaña el timbal del steack.

- Navajas a la plancha (6): no son enormes, tampoco pequeñas, pero, eso sí, de gran frescura y con el punto exacto de cocción. Las tomo con unas gotitas de AOVE y aprovecho este inciso para loar el servicio de pan, aceite y sal. Dos panes sublimes, tipo chapata casera uno, de aceite el otro, hacen nuestras delicias.

- Flor de calabacín con queso y anchoa en tempura: Un bocado muy bueno para los amantes del queso pues sabe principalmente a eso. La anchoa queda muy neutralizada por ello. La tempura uniforme y muy fina, para nada aceitosa.

- Canelones de carrillada, setas y trufa: Otro bocado digno de reyes. No son de gran tamaño (tres bocados cada uno) pero la trufa es usada con generosidad y su presencia en boca es arrolladora. El plato despierta aquellos comentarios del tipo: un día vendremos y nos pediremos una fuente entera de éstos.

- Rabo de vaca: Plato final que, aunque muy rico, no despierta la admiración de sus predecesores. La carne, muy bien guisada, se desprende con facilidad del hueso y está extremadamente melosa. La salsa más delicada que en otros lugares con ausencia del recurrido vino tinto, me aventuro a decir. Yo lo echo en falta.

No hemos pedido postres y nos hemos pasado directamente a los cafés. Mención especial para éste. En este festín de producto no podía haber una nota discordante y el café, por supuesto, se suma a la lista de preparaciones “gourmet”. Después unos combinados: GT de Mombasa con Fever Tree y 1724 y vodka Belvedere con zumo natural de naranja. Deliciosos. Son especialidad de la casa.

En la carta de comida venían algunas sugerencias sobre vinos y mis ojos se han abierto de par en par al ver El Rincón y a un precio que considero razonable (21,00 €). Me encanta este vino y hacía tiempo que no lo veía por ahí. De cabeza, con lo cual no he ojeado la carta de vinos que se presume extensa e interesante, vistas las botellas que adornan las paredes del local.

Como conclusión, me reitero en el titular de mi valoración. Se puede comer muy diferente, buscar la sorpresa, la vanguardia, la emoción, incluso, pero, con ello, conseguiremos comer igual de bien que aquí. Mejor imposible.

  1. #1

    oscar4435

    Mol ben , chiquet.

  2. #2

    Luisvlc

    Uno de mis sitios favoritos de Valencia, el viernes pasado cene allí.
    Me alegro que disfrutaras.

    Un abrazo

  3. #3

    Aloof

    menos mal que no fuisteis a la malquerida.saludos.

  4. #4

    Hambrebuena

    Pero mira que eres rápido haciendo los deberes, Toni!

    Bueno, me lo apunto que aún no he estado nunca, increíble!

  5. #5

    Antoni_Alicante

    en respuesta a Hambrebuena
    Ver mensaje de Hambrebuena

    Me extraña! Os pilla camino de Mestalla o de vuelta a casa tras un gran triunfo!

  6. #6

    Antoni_Alicante

    en respuesta a Aloof
    Ver mensaje de Aloof

    ¿Por? Está también la agenda, jeje. Explícate.

  7. #7

    Aloof

    en respuesta a Antoni_Alicante
    Ver mensaje de Antoni_Alicante

    acuerdate del figatell y de la croqueta.

  8. #8

    Fer B.

    Un clásico. Hace tiempo que no lo visito pero leyendo los comentarios... ya tengo una buena razón para volver.

    Tengo interés en ese steak que Aurelio me recomendó y no he probado aún.

    Un abrazo.

  9. #9

    Isaac Agüero

    Si el titulo es "mejor imposible", la comida no debería ser un 10????

  10. #10

    Antoni_Alicante

    en respuesta a Isaac Agüero
    Ver mensaje de Isaac Agüero

    Esperaba una pregunta de ese tipo. Me remito nuevamente al sistema de calificaciones de Verema en el que puntuamos no numéricamente sino ciñéndonos a unos adjetivos. El más alto de ellos me parece recordar que es "extraordinario, fuera de lo común". Creo que lo degustado en la Principal no es extraordinario por su presentación o efecto visual, pero inmejorable en cuanto a calidad del producto y ejecución. De ahí la sentencia esa de "no se puede comer mejor". Igual sí, pero, ciñéndonos al producto, no mejor. ¿Me explico?

  11. #11

    Alberto.Freire

    Es curioso que en una cervecería se pueda comer tan bien ... O es que el nombre del local no encaja demasiado?
    Saludos.

  12. #12

    Antoni_Alicante

    en respuesta a Alberto.Freire
    Ver mensaje de Alberto.Freire

    Es cervecería por el nombre. Se trata de un restaurante en toda regla. Supongo que en sus orígenes abrió como cervecería e imagino que en su barra todavía hay quien se pasa a tomar la cerveza y un par de tapas, pero se trata de un buen restaurante.

  13. #13

    Alberto.Freire

    en respuesta a Antoni_Alicante
    Ver mensaje de Antoni_Alicante

    Ya decía yo que comiéndose así no encajaba bien el nombre ...

  14. #14

    Abreunvinito

    Un sitio comodín, donde comas lo que comas siempre está bien y eso sin tener una especialidad manifiesta.

  15. #15

    G-M.

    Ahora ya estás preparado entonces para el Aragón 58...

  16. #16

    Antoni_Alicante

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    Está bien de vez en cuando olvidarse de la vanguardia y tirar de clásicos.

  17. #17

    Antoni_Alicante

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Me han hablado maravillas de su steack y de la carne.

  18. #18

    G-M.

    en respuesta a Antoni_Alicante
    Ver mensaje de Antoni_Alicante

    Es que es de los mismos dueños...
    El otro es "el grande"

  19. #19

    JoseRuiz

    Lo he visitado en tres o cuatro ocasiones. Cocina de producto bien tratada y una amplia carta de vinos a precios razonables.

  20. #20

    Isaac Agüero

    en respuesta a Antoni_Alicante
    Ver mensaje de Antoni_Alicante

    Ahora mucho mejor, entonces el producto inmejorable, no??'

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar