Restaurante Sa llagosta en Fornells (Menorca)
  

Restaurante Sa llagosta

12
Datos de Sa llagosta
Precio Medio:
66 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
6.7 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 56,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: octubre hasta semana santa

Teléfono


12 Opiniones de Sa llagosta

Restaurante pequeño pero con encanto frente a la Bahía de Fornells, y con una coqueta terraza. Buena cocina a cargo del chef David Coca. Tras visitar el encantador pueblo de pescadores, tocaba una buena comida.

* Pulpo con callos (perfecta combinación de los callos melosos con el pulpo en su punto de cocción).

* Caldereta de langosta roja (extraordinaria, refinada, con mucho sabor el caldo, y generosas raciones de langosta, repitiendo plato dada las dimensiones del perol).

* Postre: Oriental (con helado de rosas y pistaño. Muy bueno).

* Vino Iamontanum - Viognier. Vi de la terra Illes Balears.

Una comida inolvidable y la Caldereta de Langosta de 10.

 

  • Caldereta de Langosta Roja

  • Postre Oriental

  • Pulpo con callos

Cena en este pequeño restaurante situado en la preciosa localidad de Fornells propiedad del joven cocinero ferreriense David de Coca. Nos situamos en la terraza exterior en una agradable noche del mes de Junio. Mantelería y cristalería de buen nivel. Servicio de sala atento y eficiente dirigido por Mónica, pareja de David, con simpatía y profesionalidad.

Después de tomar una caña de cerveza como aperitivo junto con el que se nos sirvió como cortesía de la casa una sabrosísima brocheta de pulpo a la gallega pasamos a elegir 4 entrantes entre los 15 ó 20 que la carta incluía para elegir. En la carta se dividen entre entrantes fríos y calientes.

Optamos por los siguientes:

Ensalada de vieiras con caviar beluga
Pulpo a la brasa con parmentier de patata
Alcachofas tiernas con camot y huevo frito
Ortigas de mar rebozadas con una base de humus

Para los segundos elegimos los siguientes que pudimos probar los seis comensales:

Tartar de atún
Atún con ajetes y alcaparras
Tartar de pescado de roca con salicornia de Fornells
Ceviche de cap roig (cabracho)

Los postres fueron tarta de queso y panacota de coco.

El vino que se bebió fue un albariño Paco y Lola de la cosecha 2012 que destacaba por su mineralidad.

La mejor cena de esta temporada de momento. No podría destacar un plato sobre los demás. La cocina de David se asienta sobre tres pilares: SABOR, EXCELENTE SELECCIÓN DEL PRODUCTO Y LA PASIÓN QUE DESTILA ESTE CHEF. Al acabar la cena pudimos conversar largamente con él y nos sorprendió por la seguridad, pasión por la cocina y la claridad de ideas de su proyecto y la formación continua que ha llevado a cabo cada año en restaurantes como Celler de Can Roca, Can Jubany, etc.....

Como detalle final del cocinero nos sirvió unas “nubes” de gin con limonada que son una de las curiosidades de esta temporada culinaria que demuestran su elevado nivel técnico.

Junto con los cafés y un par de GT’s de Tanqueray la cuenta asciende a unos 55€ por persona que puede parecer elevado pero la buena calidad y los buenos productos se pagan. En algunas ocasiones he pagado 20€ y he salido del restaurante con la sensación de que me han tomado el pelo. En este caso el precio es alto pero la satisfacción es superior.

Habrá que repetir este verano porque nos quedamos con las ganas de probar más platos.

Todo viaje a Menorca se debe combinar con la caldereta de langosta, nosotros escogimos este pequeño local, teníamos las expectativas altas, pero entre la solana q caía y ver el plato con caldo optamos por un arroz con sepia y bogavante.
La carta de vinos algo corta pero suficiente, el problema es q los 2 vinos q pedimos estaban agotado "es q es Agosto" pues hija le pones detrás un NO, al final tomamos un blanco de Costers del Segre Planell SB y Mac, no estuvo mal. La cerveza para abrir boca paso parecido al reclamarla me dicen q se ha terminado el barril q ahora sale y me salio a mitad de la ensalada tras volverla a pedir.
En mi opinión el servicio y la cocina no están a la altura de los precios, quizás fue un cumulo de detalles, pero los vinos q no están, la caña q no sale, el cigarro q tienes q apagar en el cenicero de la mesa de al lado, la ensalada de boquerones en vinagre floja floja y el arroz q si, pero no...
No se si fueron los detalles, fue al ser Agosto, o mis altas expectativas pero no disfrute lo q esperaba.
No tomamos café ni postre, yo me tome un Tokaji para q me dejase un recuerdo dulce.

Pasa desapercibido, allá en el final del puerto, pero vale muchísimo la pena reservar para comer allí. La langosta, producto oficial de Fornells, en su justo punto de cocción, recomiendo especialmente la salteada. El atún con ajos y alcaparras, un clásico q sigue dando que hablar, y que por lo que vi, no deja de ganar adeptos, mejillones de mahón, gambas de Ciutadella y pescado de la isla, producto, y muy muy muy bien tratado. Es el restaurante de moda y de la gente guapa en menorca, y no me sorprende. Un placer comer allí.

Excepcional restuarante enclavado en el precioso puerto de Fornells. Comedor pequeño y muy acogedor decorado con motivos marineros y donde se halla un gran acuario repleto del "producto oficial" de Fornells: la langosta.
De primero compartimos un carpaccio de gamba con aceite de ceps celestial! El mejor que he provado nunca. Ya de segundo unas vieiras con jamón ibérico y patata confitada. Estupendo el ensamblaje de sabores, texturas y punto de cocción de la vieiras. También comimos un steak tartar memorable y cuantioso, acompañado de patatas fritas (no congeladas) y tostaditas. Realmente muy bueno.
Ante tal disfrute de ágape decidimos hacer postres y os aseguro que no les fueron a la zaga! Un coulant de chocolate con helado de mango para chuparse los dedos y un granizado de sandía con espuma de coco con gelatina de amaretto de lo mas refrescante.
La carta de vinos es bastante escueta pero con referencias interesantes. También tienes algunos champagnes destacables y no muy inflados de precio.
Nosotros tomamos un viñas del vero gewustraminer 2007 que maridó a la perfección, servido en copas correctas.
Servicio joven, atento, rápido y simpático. Qué mas se puede pedir?
Repetiremos siempre que visitemos la bonica isla de Menorca.

La verdad es que es un restarurante que con mi pareja frecuentamos 2 veces en la temporada. Siempre nos hemos sentido muy a gusto, y no tenemos queja del personal, y mucho menos de la comida. David es un cocinero excelente, de cualquier cosa te hace un manjar; Monica harmoniza el comedor, junto con el resto de camareros. Tal vez el mes de agosto no sea el mejor mes para escribir un crítica, estamos todos saturados; por eso recomendaria a esas personas que han quedado con un mal sabor de boca que vuelvan en julio o septiembre, y podrán disfrutar del buen comer y del mejor ambiente.

Pues si, el mes de agosto no es el mas indicado para visitar el restaurante (ni ningun otro de la isla), y el personal van algo sobrecargados de trabajo (como es típico en el mes de agosto).
Por lo demás, nunca fallan, buen pescado, langosta solo de la isla, gambas de primera división y primeros donde es difícil elegir porque todos son super apetecibles.
Dignos de comentario, los mejillones a su manera, el carpaccio de gambas, los arroces(brutales!!) y como no la caldereta, que si, es la mejor.
David en la cocina y su mujer en la sala, un buen tándem.
Y el personal, quiza si, algo inexperto, pero educados, jovenes y simpatiquisimos.
Seguir asi chicos!!

Quisiera trasladar una opinión objetiva sobre este restaurante. En primer lugar, es injusto elaborar una crítica por una sola visita y más, si esta se ha producido en Agosto, en la semana de mas afluencia de publico en la maravillosa isla de Menorca.

La caldereta de langosta, simplemente correcta.

El personal de sala con una sobrecarga de trabajo considerable.

Muy dificil conseguir aparcar en esta playa de Fornells en estos dias.

La comida es correcta pero no pudimos disfrutar de ella debido al "mal ambiente" que se respiraba entre el personal.
Lastima que la dirección del restaurante no esté a la altura de las circunstancias.
Por solidaridad con el personal que va a ganarse la vida con mucha ilusión y se encuentran con tal mal rollo no volveremos.

Pues si!! El colofón a una fantástica semana de vacaciones, fuimos un dia a comer la caldereta (realmente nada que ver con el caldito aquoso que nos habiamos tomado el año anterior en uno de los "míticos" restaurantes de Fornells) y al dia siguiente que ya nos ibamos, volvimos!! y aun así nos quedamos con las ganas de probar muchas cosas de la carta.
Totalmente recomendable. En la sala gente joven y muy simpaticos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar