Restaurante Els Girasols en Bétera
Restaurante Els Girasols
País:
España
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Cód. Postal:
Añadir tipo de cocina Añadir vino por copa
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
6.9
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
6.1
Comida COMIDA
6.7
Precio medio entorno ENTORNO
7.6
RCP CALIDAD-PRECIO
7.0
Opiniones de Els Girasols
OPINIONES
7

Encantador restaurante rustico muy de la zona, platos muy atractivos y bien desarrollados, trato agradable y atento,buenos entrantes, destacable las bravas que suenan como todas pero con una presentacion especial y cariñosa, deliciosos los calamares con ajoaceite y salsa romescu de segundo unas paletillas tambien muy deliciosas,buena nota en postres, lo regamos con un Perinet.
Sitio en el que te puedes dejar recomendar tranquilamente.Relacion precio calidad satisfactoria.

Tanto la comida como el servicio de vino aconsejado por su dueño, escelente. Las alcachofas son una explosión de sabor en la boca, els figatells muy sabrosos, el calamar nada que ver con las fritangas que te puedes encontrar por ahí. Vale la pena, y el trato tan de "pasarela" extraordinario. Volveré.

Sitio con encanto, como si entraras a casa de tu abuela del pueblo.buena materia prima, la carta de vinos corta y pocos caldos valencianos (¡¡¡).
el servicio correcto, atentos y con las pausas debidas entre plato y plato.
las bravas caseras curiosas a la vez que excelentes,
para cenar relajado

Estuve en Els Girasols la semana pasada y fue decepcionante. Como era la 1ª vez, optamos por el menú de degustación: 4 entrantes y un "plato fuerte". Entrantes: las famosas patatas bravas introspectivas; dos (2) patatitas con forma de cono que tenían en su interior una salsa de tomate, rematadas con un puntito de alli oli, buenas. Calamar con all i oli y romesco: Calamar de buena calidad, bien presentado, cortado en anillas pero no totalmente con lo que guardaba su forma. El rebozado lleva pan rallado(¿?) y la salsa romesco era de tomate, sin más. Coca de tomate: Dos (2) trocitos de una masa finísima (buena) con unas láminas finísimas de tomate, practicamente crudo y queso gratinado, nada destacable. Figatells: dos (2) bolitas fritas a base de tocino e hígado de cerdo, con canela y piñones, muy sabrosas.
Lo peor, los platos principales: un entrecot a la plancha que se puede comer de igual o mejor calidad en la mayoría de rest. de la comunidad, con una guarnición consistente en medio (1/2) tomatito a la plancha y media (1/2) patatita asada, de un vulgar clamoroso. El otro plato principal: bacalao, creo que con salsa de coliflor y patata. Estaba tan salado que daba ganas de llamar al dueño y devolverlo a la cocina.
El vino: Las Alcaydias tinto (Novelda), interesante. Las copas muy malas, con el tallo muy corto y cristal de mala calidad.
Postre, helado de calabaza con arrop i tallaetes. Muy bueno
Cafés
Servicio: Muy apresurado! Me desesperan los locales lentos pero es que aquí tuve la sensación de que querían que nos fuesemos rápido. Algo incompresible para mí es que antes de traer el postre y los cafés retiren el vino y la copas.(???)
El local, muy bonito.
Precio: menú degustación, 28,00€. A parte, bebida y cafés + IVA. Total:80,00€. Excesivo para lo relatado.

Agradable y acogedor restaurante, decorado fusionando tradición valenciana -con su mosaico original, sus vigas de madera, sus paredes rasas- con algún golpe moderno, como el color.
Y lo mismo podríamos decir de la cocina, combinando materias y platos racialmente meditarráneos con expresiones imaginativas y vanguardistas.
Las bravas "introspectivas" excelentes, las calamares con romesco (¡que romesco!), los pescados de temporada tratados muy correctamente y los arroces variados, originales y conseguidos. La fideguá extraordinaria, con un toque fumet.
Carta de vinos no muy extensa pero con las referencias muy bien seleccionadas. Puedes encontrar caldos valencianos, aragoneses, baleares, catalanes, manchegos y todos ellos dicen algo.
Quique y Zunzunegui prestan un servicio cálido y profesional, haciendote sentir en tu casa.
Lo mejor de todo la RCP. Quedan pocos así.
P.D.: Cuando el tiempo lo permite (ni mucho calor ni mucho frío) puedes cenar en el patio valenciano maravillosamente.

(2)En los postres, tartas al whisky, de chocolate, helado de mascarpone con frutos rojos...todos con una concepción moderna y exquisitos. Como vinos: Megala y Ses Ferritges 05 de Miquel Oliver.Junto con agua, cervezas y cafés, no llegó a los 40 euros por persona. Felicidades a todo el equipo, por favor seguid así...locales como éste abren una esperanza a la gente que disfrutamos con la gastronomía y estamos algo cansados ya de las nuevas propuestas que surgen con mucha imagen y nada de fondo. Enhorabuena y muchísima suerte!!!!

(1) Bonito restaurante ubicado en los bajos de una antigua casa del pueblo. Disponen de un patio donde disfrutar de su cocina cuando el tiempo lo permite. Cocina mediterránea, recuperando recetas clásicas y con un ligero toque de modernidad. Excelente materia prima y muy bien trabajada. La carta de vinos no muy extensa, pero muy acertada, compensada y a precios razonables, con una bonita presentación. Copas correctas, mesas espaciosas y bien distribuídas. Servicio profesional que te hace sentir como en casa. Tienen diversos menús y también arroces variados. Por la noche disponen de un menú degustación muy apropiado:por 25 euros eliges 4 entrantes de la carta, una carne o pescado y un postre. Tomamos para 4:Caracoles, langostinos rebozados con salsa de queso, coca de cebolla, calamares y unas patatas bravas (similares al concepto de Sergi Arola).Todo estupendo. Como platos principales probamos la paletilla de cordero lechal,en su punto y con un sabor fenomenal.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar