Restaurante Baby Beef Rubaiyat

11
Datos de Baby Beef Rubaiyat
Precio Medio:
80 €
Valoración Media:
5.8 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
6.5 10
Entorno:
6.6 10
Calidad-precio:
3.7 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamartín
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 65,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


11 Opiniones de Baby Beef Rubaiyat

El local siempre está lleno, en verano la terraza es muy agradable.
La carne es buena, buenos cortes y buena elaboración.
Variedad de panes, todos excelentes, adestacar el pan de queso.
Buena idea entrar con una caipirinha o una caipiroska, aunque yo la pido con menos azúcar porque tal y como la suelen preparar, me resulta un poco dulce.
Amplia carta de vinos, caros.
Servicio correcto.
Es una buena opción para carnívoros, aunque no tiene precios muy ajustados.

Para celebrar la buena noticia de un amigo hemos cenado en el restaurante Rubaiyat de Madrid. No conocia el restaurante asi que antes he leido los comentarios de los amigos foreros en Verema para saber a que atenerme. Mi conclusion final es que me ha gustado mas de lo que me esperaba por los comentarios leidos. Destacar sobretodo el servicio que me ha parecido muy bueno, muy amable y muy atento a todas nuestras peticiones.

De inicio comentar que tiene servicio de aparcacoches. No suelo hacer uso de este servicio pero iba justo de tiempo y en esa zona de cuzo/alberto alcocer a veces es imposible aparcar.

Mientras esperabamos a los tardones, hemos tomado una cerveza en la barra (la cual es enana y no hecha para que mucha gente tome la misma iniciativa que nosotros). Nos han puesto frutos secos (habria preferido aceitunas, como el forero Diegodueñas comenta abajo pero bien).

Cuando ya estabamos todos nos hemos sentado a nuestra mesa en la terraza, una de las mejores terrazas de restaurante que yo conozco en Madrid, en mi opinion. Antes de pedir, te sirven una bandejita con trozos de tomate, berenjena, panecitos y unas olivitas (aqui parece que han escuchado la peticion del amigo forero Diegodueñas) y un gazpachito. Buen detalle.

Antes de comenzar con la comida, el vino. Carta extensa de vinos de toda nuestra tierra pero algo pasado de precio. No conozco todos los vinos que hay en las cartas pero si tengo bastantes referencias como para intentar elegir la mejor opcion en calidad precio. Un Pago de Carraovejas 2010 a 43e me parece excesivo, al igual que un Emilio Moro 2009 a 36e. Finalmente hemos optado por un priorat Embruix 2009 a 21, un vino que en tiendas suele estar en los alrededores de 16/17e. Nos han presentado el corcho y dado a probar el vino y posteriormente, decantado. Los camareros no rellenan las copas.

Entrantes: Provoleta (bien aunque es dificil que sorprenda/decepcione) y ensalada de guacamole con langostinos (yo no lo pedi, era algo asi, no me destaco mucho y no me acuerdo bien)

Principales: Chuleton (creo que en la carta se llama MamaBeef o algo parecido) para cuatro. La carne estaba muy buena, muy suave de sabor y de muy buena calidad. Lo malo, el punto, nos lo han traido muy poco hecho, casi frio. A nuestra peticion, han traido una bandeja con ascuas y se ha podido calentar y hacer un poco mas la carne. Al final, satisfechos. Con respecto a las patatas suffle, que en comentarios abajo causan algo de controversia, mi opinion es que unas simples patatas fritas habrian estado mejor, pero no estan para nada mal.

Postres: Piña natural con ralladura de lima. Me ha gustado lo de la lima.

Bueno pues, me parece un sitio muy bien ambientado, el servicio es bueno y la comida esta bien/normalita (basandome en la carne). Si el objetivo es simplemente comer carne, hay otras opciones mejores, pero en general creo que no os defraudaria.

--
Perdon por la falta de acentos, estoy en un teclado ingles y no se pornerlas.

Comida para dos personas. Llegué yo primero y me acompañaron a la mesa. Pedi una cerveza que podria haber sido acompañada por unas aceitunillas, que no alimentan pero entretienen, pero no hubo suerte.
Antes de la comanda, nos trajeron un plato redondo al centro que contenía cosas como tacos de queso, pimientos rojos, ensaladilla rusa, trozos de calabacin... Es decir, lo mismo que todos podemos preparar en casa de aperitivo. Ademas, un vasito con crema de verduras. Creo que era crema de verduras porque tampoco nos informaron del contenido. La forma de consumir esta crema era bebiendosela, ya que no habia ninguna cuchara encima de la mesa. Por el espesor de la crema, era bastante complicada su degustacion.
Para compartir: Provolone y jamon. No puedo decir que estuviera malo, pero ni mucho menos contar maravillas. Un provolone y un jamon corrientes corrientes.
Para cada comensal: baby beef con patatas. La carne bien, pero nada mas, y las patatas son muy graciosas porque estan rellenas de aire. Es decir, mas que patatas son fundas de aire de patata.
Para beber: mediabotella de matarromera. Y despues de la comida una botella de un vino dulce llamado putonios (o algo asi).
Cafes y dulces
Precio (y aqui esta el lio): 189 euros, es decir, 95 euros por persona. Creo que en Madrid existen un buen puñado de restaurantes donde se come mucho mejor por mucho menos.

La zona de Cuzco en Madrid lleva años siendo un auténtico referente gastronómico. En una de sus calles, Juan Ramón Jiménez, en el lugar donde funcionaba el ya desaparecido "El Balneario", se emplaza este restaurante. El esquinazo que ocupa el local es gigantesco; desde fuera, a través de sus enormes ventanales, podemos observar el gran aforo y los diferentes espacios que ocupa el negocio.
Con mesas amplias de robustísima madera y una decoración moderna y diáfana, aquí la estrella indiscutible es la carne, proveniente de diferentes latitudes, cortes y especies animales.
Para empezar, unos entrantes que sirven directamente y que consisten en una degustación de una crema fría o caliente, dependiendo de la estación, y de un plato con pequeñas raciones de albóndigas, ensaladilla rusa, queso en aceite, calabacín...
Después, una buena opción es compartir una ensalada, un plato de jamón o cecina o una empanada.
Como plato fuerte, recomiendo la carne en cualquiera de sus variantes; si se acude con un buen presupuesto y uno está dispuesto a probar sabores exóticos, el Tropical Kobe no decepcionará y nos encontraremos con una textura melosa y un sabor suave. Si lo que se prefiere es no pagar tanto, el chuletón de vaca vieja es de excelente calidad y satisface plenamente. En cualquier caso, los puntos de cocción elegidos por el comensal son respetados en cocina, y además al servir los platos nos incluyen mini parrilas que ayudarán a dar calor a cada tajada. Como guarnición, patatas soufflé acompañadas de un algo soso surtido de verduras hervidas.
Los postres son buenos sin más: flanes, mousses de frutas o alguna tarta de chocolate son los más reseñables.
Mención especial merecen dos apartados, el pan y la selección de vino:
El primero se basa en una excelente preparación, variedad y materia prima. Yo no soy muy aficionado a este producto, no por su sabor, sino por aquello de los kilos. Sin embargo en este restaurante es difícil abstenerse y no caer en la tentación.
El segundo apartado que menciono es el de la enorme y completa variedad de grandes vinos del mundo. Sin embargo creo que hay algún aspecto mejorable, ya que la calidad de las copas no va acorde con tan enorme lista y creo que no disponen de sumiller (o por lo menos nunca lo he visto). Hace algún tiempo que no actualizan añadas de ciertas referencias, sobre todo de las más caras, circunstancia que no me parece criticable, debido a la actual situación económica.
Servicio amable y servicial compuesto casi en su totalidad por un equipo brasileño.
En definitiva, una buena opción para esos días en que te sientes más carnívoro. Eso sí, recuerda llevar la cartera llena.

Agradable terraza en verano, entrantes correctos, alguno un pelin escaso. Al preguntar qué carne nos recomendarían (las tienen de sudamerica) todos las comensales decidimos pedir la que nos recomendaron, no recuerdo el nombre. Seca y falta de sabor, y la pedi al punto mas bien poco hecha. El peor detalle fue cuando nos pusieron una botella de protos crianza (supongo que el vino de la casa?) sin haberla pedido, nos la tomamos por una confusion en la mesa (yo pense que mi amigo la habia pedido). Postres super-caros (No se si 9 euros por un smoothie de mango insipido). Segunda vez que he ido y no volveré. Salimos a unos 90 euros por barba, 4 personas con 2 botellas de protos.

Almuerzo para grupo de unas 20 personas con menú cerrado, cierre de la sesión de jurados de los premios Vino y Mujer, por cierto brillantemente organizada la jornada con ilustres asistentes y un ambiente increiblemente distentido y agradable a la vez que profesional. La comida esaba "patrocinada" por Freixenet y el menu elaborado para el maridaje con los 3 vinos propuestos por la bodega: El cava Gran REserva, el blanco de Tierra de Castilla de uva Airen y el Morlanda de Priorato. El lugar es agaradable, en mi opinion demasiado amplio pero si se va a mesa de 2 o 4 se agradece la amplitud. El servicio correctisimo y diligente tanto en el servicio del vino como en la comida.
Entrates de pan de queso calientes y muy buenos
Los platos:
- Tartar de atun con ensalada de algas. Fabuloso atun. A mi las algas no me entusiasmaron
- Merluza al pil pil: excelente producto con una lograda salsa pil pil muy suave
- Entrecot corte argentino con patatas souffle. Hacia tiempo ( desde El Capricho de Jimenez) que no probaba una carne tan buena. La pedí mas bien cruda pero insistí en que viniera caliente por fuera. Pues bien: lo clavaron.

Postre : tarta de chocolate con helado de frambuesa. Buenisimo el chocolate pero no lo pude acabar.
-cafes al gusto..

En resumen: muy muy bien. No sé lo que costó.

La verdad es que no me voy a extender con la descripcion de este restaurante. Solo decir que dos personas tomamos 3 cañas Mahou, 1 provoleta, 1 Queen Beef (la racion era para dos, aunque no nos lo pareció), 2 cafes y un botella de Dido (16€) y que nos cobraron 162,85 euros. Un rejón en todo lo alto....en estos tiempos que corren!

La verdad que no me entusiasmó demasido, lo único destacable la carne, pero creo que hay mejores opciones en Madrid.
El servicio de vino correcto.
Precio excesivo para lo que ofrecen.
Dudo que vuelva otra vez.

No se como definir a este restaurante, es grande pero no hay amplitud en la colocación de las mesas, muchos globitos flotando advertian de la presencia de niños corriendo entre los pasillos y los que no, llorando como posesos.Efectivamente, no es cecina, no se si en Brasil al roast beef se le llama asi, incomible por la cantidad de mostaza. El carpaccio de setas correcto, el chorizo (4.-€) y las mollejas de corazon escasisimos (12.-€), sin embargo el Baby Beef estaba bueno y una ración importante (26.-€ ud)lastima que la sal que ponen en la mesa no sea una maldon en condiciones. Una amplisima carta de vinos nacionales e internacionales hacen llevadero el alboroto de los posesos.Lo mejor, la caipirinha del final (6,5.-€). El agua de 1/2 a 2.-€ ya esta bien. 4 pax 220.-€ con Finca Antigua Merlot (15.-€)

Esperaba algo más,los snacks eran obviables,albondiguillas medio frias una tortilla de patata dura y roastbeef (que el jefe de sala presento como cecina),ordene una copa de vino y tuve que pedir que me retiraran el vino de la casa servido (ni me habían consultado que quería dentro de los que abren para copas),lo mejor es la carne pedi "baby beef" muy buen corte y relativo sabor,el helado de vainilla se jaztan de elaborarlo ellos y es de "polvos",sería mejor que lo pidieran a Haagen Dazs. El servicio de sala es un poco caotico aunque el entorno agradable. Si cuidaran más los detalles, ganarían mucho.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar