Restaurante Casa Salvador: Desencanto.


Fui hace algunos años, en Primavera. La verdad es que entonces el entorno (comimos en la terraza) influyó de manera decisiva en mi valoración de aquel momento, y encontré el conjunto satisfactorio. Sin embargo, he vuelto a ir recientemente y me he llevado un gran chasco: sin un día fantástico en un entorno agradable, la cocina me pareció absolutamente anodina. No le vi la gracia por ningún sitio, para comer lo que ofrece no hace falta ir hasta allí.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar