Restaurante Lágrimas negras: Situado en el Hotel Puerta de América, de reciente apertura y obligada


Situado en el Hotel Puerta de América, de reciente apertura y obligada visita. Cada planta responde a un arquitecto o interiorista distinto (Foster, Mariscal, etc...) y visitar su terraza de suelo transparente, el hall o alguna de las plantas es de obligado cumplimiento y un motivo más de visita. Además de la carta, existen tres menús distintos, con cierto grado de flexibilidad (según nos comentaron existía la posibilidad dentro de un orden de cambiar algún plato). Nos decidimos por un menú degustación que nos gustó mucho, pero en mi opinión con algún plato más acertado que otro. Muy buena la ostra con emulsión de bloody mary y fresquísima la ensalada de alcachofas. Terminamos con colmenillas con huevo pochado los entrantes. El pescado (lubina) más acertado que la carne (cochinillo, un tanto insípido). Muy extensa carta de vinos, sin referencias todavía de la Comunidad Valenciana, que según nos comentó el sumiller se incorporaran pronto. Excelentes los postres y posibilidad de tomar el café en el "marmobar", coqueto bar situado al otro lado del hall. Buena atención al cliente e impecable vajilla, mantelería. La decoración del restaurante, a la altura del resto del hotel.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar