Restaurante Lágrimas negras: Decepción


No me gusta hacer críticas negativas de un restaurante porque no soy quien, ni tengo la formación, para valorar negativamente el trabajo de especialistas y profesionales con muchos más conocimientos en la materia, pero sinceramente mi experiencia en LAGRIMAS NEGRAS no fue la esperada.

Tras realizar la reserva “on line” llamé por teléfono personalmente para confirmar que si por la hora (excesivamente tardía) podíamos acceder al menú degustación, la respuesta fue positiva. Cuando en el restaurante informamos de nuestra intención de conocer el menú degustación nos informan que por la hora no es posible. Les comento de la conversación telefónica, informándome para mi sorpresa que la persona que me atendió telefónicamente recordaba que le pregunte por un menú presentado en “tríptico” fuera de carta.

Mi principal cabreo no se debió al error en la información, que lo acepto, sino a la innecesaria y falsa respuesta. No pude preguntar por un “tríptico” que no sabía que existía, pregunte por el “menú degustación” que es el que se publicita en la Web. Era mentira que se me informará sobre la existencia de un menú degustación ¿alternativo? Tras la sorprendente e innecesaria respuesta me debí levantar e irme.

El menú del tríptico es el MENU MADRID ESQUISITO 2015, compuesto por:

3 entrantes (“salmón “kEIA” cortado a cuchillo con salsa reifort”, “2 croquetas caseras de jamón y bacalao” y “milhojas caramelizada de foie gras anguila ahumada y manzana”), sinceramente muy normalito todo, en donde solo llama la atención el salmón (muy buen producto).

El plato de pescado: “Cocochas frescas de bacalao con berberechos al txacoli”, ahora que miro las fotos el plato presentado fue “Merluza asada en la sartén, huevos rotos, espárragos y acederas”, propuesta perteneciente al deseado “menú degustación”. Presentación exquisita, los huevos rotos excelentes, muy superiores a la merluza, con una interesante crema de acederas.

El plato de carne: “Rabo cocinado a baja temperatura deshuesado y servido en un consomé, fresitas del bosque brotes y flores”. Interesante sin más, el consomé de ¿…? servido aparte, lo mejor. El deshuesado no estaba correcto, y el plato de Ana tenía un pelo. No dijimos nada, CRASO ERROR, si bien lo hicimos constar en la hoja de sugerencias que nos dieron al final.

El postre: “Sopas de pan caramelizado con helado”. Tal vez lo mejor, una torrija revisada realmente interesante, aunque por tamaño, algo excesivo.

El precio es de 24 €, con 1 € donado a ONG Mensajeros de la Paz.

Decoración moderna y correcta (muy al estilo de restaurante de hotel), percepción de que mucha clientela es originaria del hotel, servicio en general pésimo (lo siento), siendo el servicio de vino muy poco profesional, la cristalería de restaurante del montón.

Elegimos BERNAVELEDA - Arroyo del Tórtolas (2011), de San Martín de Valdeiglesias. Bueno, pero por precio esperaba más.

Sensación muy agridulce, que se incrementa teniendo en cuenta la identificación del nuevo proyecto de LAGRIMAS NEGRAS con el nombre de MARTIN BERASATEGUI. No puede ser que la primera aparición del genio de Lasarte en Madrid sea esta. Algo falla, o nos han engañado con la vinculación.

La propuesta gastronómica, independientemente del enfado inicial, no me parece nada del otro mundo, muy al estilo de las necesidades de un restaurante de hotel sin pretensiones.

Como detalle comentar que a mitad de comida, para que se me pasara el cabrero, llamé para cenar en un restaurante sin tantas pretensiones, que sinceramente por la educación y buen servicio ya le supera, en la oferta gastronómica también.

  1. #1

    oscar4435

    Los de Keia , son unos artistas , y berasategui , suele tener sus productos , mal va , si se lo montan así.

  2. #2

    JaviValencia

    Cuando ocurre algo así lo mejor es no entrar porque del cabreo que lllevas es muy dificil poder disfrutar de la comida ya que le ves pegas a todo. Yo estuve una vez y bien sin mas.

    Siento la mala experiencia :-(

  3. #3

    Cervino5

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Toda la razon. No se me fue el cabreo en un rato.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar