Restaurante Brasserie Flo: Por el precio, la calidad de la presentación y la extensión de la carta de


Por el precio, la calidad de la presentación y la extensión de la carta de vinos, una mala opción. Por la atención y la decoración del local -añejo, pero con gracia-, una opción aceptable. Por la calidad de la cocina, muy correcto -sobretodo en el apartado de postres-. En conjunto, un restaurante prescindible en el que se nota la gloria de tiempos mejores en los que el público burgués que acudía a las noches del Palau se dejaba ver por este local de aires Art Nouveau, ornado con bustos que hacen referencia a las heroinas de las óperas italianas del XIX y carteles a lo Toulouse-Lautrec. Ahora, desgraciadamente, esto ya no es así y lo que hallamos en la brasserie Flo son familias de turistas de un cierto nivel y alguna que otra pareja local despistada que, como nosotros, viene a dejarse no menos de 40 € por cabeza en una cena que, en conjunto, no lo merece.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar