Restaurante Can Pineda Can Pineda

Restaurante Can Pineda

10
Datos de Can Pineda
Precio Medio:
90 €
Valoración Media:
5.9 10
Servicio del vino:
5.6 10
Comida:
8.8 10
Entorno:
4.2 10
Calidad-precio:
4.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sant Martí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 75,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo y lunes

Teléfono

Can Pineda Can Pineda Can Pineda en Barcelona Can Pineda Restaurante en Barcelona Can Pineda

10 Opiniones de Can Pineda

Hace ya más de un par de años que no he estado en Can Pineda y por lo tanto no voy a aportar ninguna experiencia reciente y por este motivo, tampoco lo tengo publicado.

Sin embargo quisiera reflexionar sobre estos restaurantes, en que la comida es de gran calidad y el entorno (en su sentido más amplio) no acompaña.

En tiempos como en los actuales en que existen muy buenos cocineros, hay infinidad de sitios dónde se come bien. Y cada vez que voy a parar a un lugar de estos (Granja Elena, fue el último) acabo reflexionando "He comido bien, como en otros sitios con mejor entorno, con comodidad deficiente y pagando como si el entorno fuera impecable…”.

Entonces me pregunto “¿Que gracia tiene este lugar y otros por el estilo?”. Y siempre llegamos a la conclusión de que la gracia debe estar en el contraste . "Ohhhh … mira nada pijo y que bien se come…!!" o quizás por tratarse de lugares aptos para gente que se siente poco cómoda en sitios más refinados.

Pero es que acabas pagando lo mismo en estos lugares, que en otros de renombre y decoración “contemporánea”. Y leo "maravilloso rabo de buey"… Si… pero es que el rabo de buey, es un plato sin demasiados secretos con materia prima baratísima y quizás lo más costoso pueda ser el tiempo de cocción.

En fin… que quería reflexionar sobre este tema, no sin antes comentar que no vayáis a pensar que defiendo el lujo. Me gusta estos lugares, pero a su "precio justo y real". Y cuando quiero ir de "cena taberna" en Barcelona, tengo opciones como Can Josep o la Taberna Can Roca de Sant Andreu, donde puedo comer en este tipo de entorno, con gran calidad y sin que se resienta mi bolsillo.

Solo para teminar que el dia que fui a Can Pineda, la comida estaba perfecta y nada que objetar a a calidad. Solo que la RQP, no me cuadró. Y no se me ocurrió pedir copa.. :)).

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

La cena memorable. Buen producto y buena cocina, como siempre.
Al final de la cena se me ocurrió pedir una copa de whisky. Me trajeron el carrito con las botellas y escogí.El precio supuse que estaría en línea con otros restaurantes. No fue así. En la nota se reflejaron 40 euros por la copa de whisky, el precio de toda la botella. Al preguntar por el presunto error me indicaron que en la carta de whiskys aparecía el precio, pero la carta no me fue enseñada junto con las botellas y tampoco me hubiera esperado tal despropósito. En fin, que quizá habrá que preguntar por el precio de todo lo que pidamos, incluso del pan.

Recomiendo encarecidamente la espaldita de cordero. Les falta glamour, les faltan primeros para un picoteo en condiciones (aunque, qué buenos los caracoles y los rovellons), pero todo el producto que sirven es de primera y está bien cocinado.

Las camareras jóvenes, sencillas, pero amables, El encargado sencillo pero grosero.

Si uno quiere comer bien, y no le duelen prendas de irse hasta el Clot, éxito garantizado.

Estuve hara un par de años. fui por unos amigos y no defraudó. no me acuerdo muy bien lo que comimos. lo unico q recuerdo fue un huevo poche con foie y trufa blanca y un solomillo de bisonte.
el local deja mucho q desear. tipico restaurante de pueblo de catalunya. las copas no se si las habran cambiando pero eran muy malas. de vino bebimos un aalto. buenissimo.

Situado enntre los barrios de Poble Nou y el Clot está este restaurante cuya decoración es tipo bar-taberna, excepto cuando miras hacia la mesa donde todo es de calidad. Desde la vajilla hasta la mantelería y por supuesto la comida. La carta es corta pero tienen una apartado de sugerencias del día que la dobla. Buen rabo de toro (buey en este caso), y excelentes también el resto de platos que pedimos. La carta de vinos es amplia unas 120 referencias más otras tantas que no aparecen en carta pero que las tienen. Entre sus referencias puedes pedir Pesus, Pingus, Únicos o Ermitas sin problemas. Pedimos un Viña Sastre Pago de Santa Cruz 2003 a 55eur. excelente por cierto. A esta clientela no le importa pagar (a veces en exceso) porque sabe que tienen la materia exquisita y las cocciones en su punto. Malo el aparcamiento, ojo!

El local es bastante austero (casi parece un bar mas que un restaurante), y situado alejado del centro de la ciudad. (Así pues, este no es el local indicado si queremos impresionar a alguien con el diseño).
El servicio es bastante informal y en lo que se refiere al vino, la carta es corta pero con buenas referencias, y tanto las copas como la temperatura son adecuadas.
En cuanto a la comida, impresionante: Can Pineda ofrece una cocina de mercado basada en la materia prima y en la elaboración. En Can Pineda podemos probar los platos "tradicionales" en su mas alto grado de perfección: arroz con bogavante, pescado al horno (el pescado esta expuesto en la barra), rabo de buey, cordero al horno, etc. Aun no he probado un solo plato en Can Pineda, en el que al llevarme el primer trozo a la boca no quede impresionado. De postre, os recomiendo las bombas de chocolate.
Precio: Alrededor de 60€.

Todo exquisito, cocina de mercado al mejor nivel. Bodega corta pero bien escogida pero.... a alguien se le ocurrio pedir un plato del dia fuera de la carta: calamaritos a la plancha y 75€ por el plato. Ni pescandolos uno a uno con la boca salen a ese precio. Nos quejamos no haber sido avisados y la respuesta es que en el mercado ya cuestan a 200€ el kilo. Ya, vale... Pero no!

En resumen, recomiendo enecarecidamente el lugar y no me asusto por unos guisantes a 22€ sobretodo si el precio viene en la carta (hombre avisado mdio salvado)pero mucho ojo, repito mucho ojo, a los platos fuera de carts.

El propietario de este local debe estar haciéndose de oro, si si cocina de mercado pero a precios astronómicos, sirva como ejemplo unos guisantes de temporada estofados con butifarra negra y cansalada a 22€, madre de Dios que abuso.
Coincido en los comentarios anteriores en que la materia prima es de buena calidad pero la profesionalidad de la brigada en la sala deja mucho que desear.
Espera de diez minutos para presentar el menú, copas, vajilla y cubertería justilla, hay que animar a la camarera para que cambie ceniceros y el “Maite” canturrea mientras pasea por el comedor, vino con temperatura inadecuada (y eso que acaban de inaugurar una amplia bodega climatizada) y el servicio del mismo con derrame en la primera copa. Carta de vinos comercial pero bastante amplia, los blancos se quedan algo atrás y los precios se cargan por 1,5 como mínimo, además no indican añadas.
Menú: Gambas de Palmos a la plancha (maridadas con manzanilla La Guita), Guisantes de Llavaneras estofados, Arroz con Bogavante y Setas, Rabo de Buey con Cigalas, Steak Tartar servido tal cual (sin consultar el punto y demasiado “cocido”) de postre canutillos rellenos de turrón con chocolate blanco, cafés y Santa Rosa 2001 total 170€
Pagaría con gusto esa factura si el servicio y el entorno estuvieran en consonancia.
Bye bye Can Pineda, hasta nunca.
Permiten fumar

Básicamente coincido con el comentario anterior. La materia prima es excelente y la cocina muy acertada. El rabo de buey, sublime. No creo poder ponerle un solo pero en este aspecto.
Para mí fue en su día un descubrimiento. He repetido visitas. Vamos a lo que no me gusta.
Poco espacio, que en función de la mesa que te toque puede hacerte una velada pensada para disfrutar en incómoda. Es muy fácil que quedes en medio, al paso, o en la puerta.
En cuanto al precio, si consideramos el producto sin más no hay nada que objetar. Si me lo miro en conjunto entiendo que a mi criterio no me acabo de sentir a gusto por lo que he comentado anteriormente. Creo que críticas en esta línea podrían hacer ver a los responsables que hay que mejorar en algunos aspectos. Que a este precio, no solo es cocina.
Trato adecuado, y con todo, creo que merece la pena probar y juzgar por uno mismo.

Cocina de mercado con materia prima de primerísima calidad, elaboración sin sofistificaciones y en su punto (el propietario es el chef). El pan es mejorable.
El servicio es muy correcto y no agobia.
Respecto a la carta de vinos encontramos variedad de D.O. nacionales y una buena acertada selección foránea con especial mención a los franceses y en menor cantidad italianos, portugueses y algo del nuevo mundo. Las copas son correctas aunque mejorables con alguna genérica de Schott p.e.
El espacio entre mesas es pequeño pero ajustado a las dimensiones del local.
Tomamos para picar de primero: anchoas del Cantábrico calibre 0, jamón ibérico y un planto de canelones de setas deliciosos. De segundo: rabo de toro (magistral) y rodaballo del Cantábrico al horno (sin palabras), de postres unos canutillos de crema y turrón y un coulant de chocolate con helado de vainilla.
El vino fue un Emilio Moro Crianza 2003 por 25,00 eur.
Para finalizar: doble copa de Porto por comensal (Taylors LBV 1997 y Quinta do Infantado Vintage 2000). Acertada selección de Habanos.
Volveré seguro, nunca fallan! Precio: 75 eur por persona.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar