Restaurante L'olivé

Datos de L'olivé
Precio Medio:
50 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
5.3 10
Entorno:
5.3 10
Calidad-precio:
4.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Barcelona
Zona: Eixample
Dirección: Balmes, 47
Código postal: 08007
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche

Teléfono


6 Opiniones de L'olivé

Clásico restaurante que ha sabido esquivar la madera vieja, el cuero repujado… pero que bordea esa veteranía/clasicismo …
Local grande, con muchos camareros uniformados, con una propiedad (supongo que propiedad o casi por lo informalmente vestida que iba la señora), comedor espacioso, cocina veloz…
Cantidades algo justas y precios tensionados hacia arriba…con lo que el mix sale potente…
Pan con tomate a precio de oro…
Cubertería, loza y mantelería de buen perfil…copas riedel, pequeñas tipo cata-vinos de entrada, pero sujetas a cambio según vino…
El servicio es profesional, serio, correcto, cercano pero sin pasarse…
Rápido…
El tema vitivinícola es amplio, con la proporción habitual, aunque no extremadamente pasados de precio….
Lo sirven bien, sin excesivo interés, supongo que a mayor importe de la botella mayor interés…
En resumen, lugar correcto, clásico de la Barcelona del ensanche, que sigue llenando y funcionando, aunque era domingo y en domingo en Barcelona no quedan más que cruceristas y pocos locales….

En resumen, correcto y recomendable para domingos donde las opciones se minimizan…

Clasicismo sí, pero tb buen hacer, responsabilidad y profesionalidad. Como hemos señlalado en otras ocasiones , no es fácil hacer cocina tradicional de alto nivel, bien hecha y gustosa, como casera , pero fuera de casa. Pues bien , en este restaurante lo consiguen. El servicio es corecto, amable y atento, sin excesos. Excelentes verduras a la plancha , calcots rebozados riquísimos, arroces y rosellats en su punto, gustosos, para disfrutar sin complicaciones, pero si excesos , provocaciones o copias de lo que está de moda. Carta de vinos discreta, pero actualizada y suficiente

Otra vez de vuelta solo por probar el arroz con pelletas de bacalao igual que la vez anterior pero con las pieles blandas y no crujientes el sabor exquisito, de entrantes buñuelos y un plato de rovellons pequeños y frescos los primeros de la temporada bebida agua y una pequeña botella de muga en este tipo de formato era lo único que nos han ofrecido estaba perfecto y en su justa medida, sin postre, café y a correr, mucha gente de negocios el local bueno y el servicio correcto

El local es un clásico en Barcelona que ofrece una comida también de corte clásico y conservador. La carta es larga y amplia, con platos no muy habituales como riñones, sesos etc.. los entrantes correctos al igual que los segundo y los platos bien. la carta de vinos muy conservadora con pocas sorpresas.
se trata de un restaurante con una comida rica y cómodo de ir, con una carta muy fácil de entender, donde todo apetece y esta correctamente cocinado, no es un lugar para experimentar sensaciones gastronómicas especiales, pero que no engaña a sus clientes.

Yo era un asiduo del anterior olivé ( calle muntaner / corcega) y las tres veces que he ido al nuevo han sido tres decepciones , comida solo correcta a precios exagerados , el jamón de bellota es realmente bueno pero a partir de allí los platos van dejando de ser excepcionales para ser simplemente mediocres , pero mi gran decepción fueron unas espardeñas con garbanzos que realmente no tenían sabor a nada y las espardeñas son muy sabrosas, mi mujer un bacalao a la llauna bien , postre tiramisú bueno muy bueno . En cuanto a los vinos tienen un pequeño surtido al final de la carta de comida con referencias muy comerciales , y algunas a precios exagerados , si quieres la carta de vinos tienes que pedirla y los precios son muy elevados ( X3) . El local y el ambiente de ahora es muy frío y no se parece en nada al antiguo olivé

El restaurante l’Olivé es, desde mi punto de vista, uno de aquellos restaurantes que, gracias a tiempos pasados que fueron mejores, ocupa dentro del panorama gastronómico barcelonés una posición que no le corresponde y no merece. Me explico: el local, bien decorado y con un cierto buen gusto, se encuentra dentro de una línea que a día de hoy ya ha sido sobradamente igualada y superada por locales con muchas menos pretensiones; los platos, bien elaborados y con una buena materia prima, son absolutamente deficientes en la presentación; los postres, de precios que oscilan entre los 6 y los 10 €, son del todo mejorables -en presentación y elaboración-; la carta de vinos, correcta pero breve y trufada de tópicos y lugares comunes; los aperitivos, si bien son correctos, sorprenden en la cuenta final con un precio inmerecido; el servico, aunque atento, no es todo lo profesional que debería ser; la cubertería, cristalería, etc., funcional y para de contar..
En definitiva, l’Olivé sería un excelente restaurante si la cuenta final se redujera a la mitad de la que en realidad resulta -es decir, de 60 a 80 €. en lugar de 130 € por dos personas que he pagado-.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar