Restaurante Nardi: Muy recomendable


Almuerzo para cuatro comensales en este céntrico local de Hervás, junto a su preciosa judería. La barra de la entrada da paso a un salón alargado con decoración moderna y mesas bien vestidas.
 
Como aperitivo cortesía de la casa, paté de morcilla de calabaza con compota de manzana. Muy rico.
 
Aparte de la carta ofrecen un menú degustación pero optamos por la primera. Solo tres comensales tomaron entrante: boletus con huevo a baja temperatura y caviar de trufa (el mío, estupendo), ensalada de canónigos con foie y vinagreta de avellanas y ensalada de fresas con sardina ahumada e hinojo.
 
Como platos principales, dos elegimos lomo de bacalao confitado con chipirón, crema de potaje y tallarines de calabacín y los otros dos, pluma ibérica. Ambos platos excelentes.
 
De postre, torrija de pan brioche caramelizada sobre cremoso de toffe y helado de leche merengada, tarta de chocolate negro (Guanaja 70%) y surtidos de quesos extremeños y confituras caseras. Muy buenos. Café y té rooibos para terminar.
 
Carta de vinos extensa de la que elegimos Rita 2017 (21 €), rosado a base de syrah y garnacha que Bodegas Habla elabora en la francesa A.O.P. Côtes de Provence. Nariz exuberante y boca fresca y sabrosa. Muy rico. Copas Schott.
 
Tres tipos de pan con reposición frecuente: de maíz y semillas, de pasas y nueces y gallego.
 
Buen servicio.
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar