Restaurante La Salita: Cum laude


Reunión del grupo de catas Valencia en La Salita, comía por primera vez en su reservado, que resultó un escenario perfecto para los catorce comensales y bebensales allí reunidos, esta noche en torno a vinos biodinámicos.
Perfecta ejecución de todos los platos, con una escenificación cada vez más esmerada. De inicio café y pastas: bandeja de 6 mini pastas saladas con un capuccino de setas y topinambur. A continuación un original y sabroso tenderete de pescados azules con gazpacho burbuja. Mención aparte para este nuevo clásico de la casa, espero que algún día lo embotellen. Seguimos con un aroz ahumado de bonito y benishoga, plato "viviente" que acaparó buen número de flashes.
Otro clásico, el gintonic granizado, ideal para limpiar papilas gustativas y seguir con el festín. Turno para el steak tartare con crema de cebollitas holandesas, muy sabroso y de excelente textura.
Una olla valenciana flotante y el cochinillo confitado con su jugo, frutas, raices y tubérculos enocntraron su colofón en la versión dulce del café y pastas: seis minidelicias dulces y taza de couland con espuma de crema inglesa.
Entre los vinos destacar la singularidad de la mayoría de ellos, disfruté especialmente un Loira de la variedad romorantin y un macon cruzille blanco de Julien Guillot, también grata sorpresa con el Xarab garnacha, un dulce de Barranco Oscuro de muy limitada producción.
En resumen, muy agradable velada en buena compañía, una cocina que no para de crecer y crecer, creatividad con alma, y el servicio al nivel habitual, atento sin empalagar e interpretando a la perfección los tiempos.
Chapeau!
Precio sin vino.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar