Excelente cocina

Fue mi primera visita después del concurso de la tele. Antes había estado en tres ocasiones. Siempre me pareció muy meritorio sacar adelante una propuesta tan gastronómica en una ubicación que luce menos que las calles del centro, el que viene aquí, tiene que venir aposta. Y desde luego, merecía la pena, y sigue mereciendo la pena.

La cocina es realmente buena. Variedad en el menú, original presentación de los platos y una ejecución de mucho nivel. El servicio es correcto y amable, quizás algo apresurado, que hace algo más difícil de lo que debería, transmitir una atmosfera de tranquilidad y relajación. La acústica tampoco ayuda a ello, aunque obviamente estamos en Valencia y no en Oslo. Casi me atrevería a decir que me gustaba más el local como estaba antes.

De todos modos aquí se viene a disfrutar de la comida. Hay un menú corto a 45 € y otro largo a 64 €. Lo suyo en estos sitios es ir siempre a por el largo. Las cantidades están muy bien ajustadas, no se queda justo, ni se te hace pesado y excesivo. Fueron 3 horas de disfrute gastronómico y el menú consto para cada comensal de:

-4 aperitivos, que sirven a una vez, para comer con las manos de un bocado.
-9 platos
-2 postres.

Para ir entrando en faena, pedimos de aperitivo el cava de la casa (a 3,95 € cada copa), que es uno que no conocía: N1. Estaba bueno, fresco y elegante. Después llegaron los aperitivos:

*Carabinero, Tamarindo y Agridulces. Buena calidad del producto y contraste de sabores intersante
*Cabeza del carabinero rellena
*Quiche Lorraine, mousse de huevas de trucha
*Berlina de huevo frito y anguila humada

A continuación comenzó el menú propiamente dicho:

*Sardinas ahumadas con berenjenas a la brasa y sardajo

*Alcachofas con crema de hervido y capellans

*Raviolis de Erizo, placton y jugo de berberechos

Hasta aquí maridamos (muy bien) con una copa de blanco “Cullerot” de Celler del Roure (a 3,95 € la copa). Para las alcachofas, por cortesía e la casa, disfrutamos un fino en rama de Montilla, que dio la talla con las muy tiernas alcachofas que nos sirvieron.

*All i Pebre con bacalao y guisantes (el mejor plato de la noche), el contraste entre un buen bacalao, un all i oli sentidito y los suaves guisantes, estaba de 10.

*Ensalada templada de lentejas con foie y Conejo de monte (en una especie de canutillo relleno) con su bechamel y mostaza verde, que nos lo sirvieron en el mismo pase, no sé si fue despiste o realmente es así.

*Olla serrana en croqueta (pura potencia de sabor) y su consomé
*Guiso vegetal con calçots, queso ahumado, colmenillas y fondo de setas amontillado (imposible aunque quisieras que esté plato esté malo)

*Vaca vieja en dos maduraciones (un barquillo relleno de tartar y piezas de lomo ligeramente pasado) con puré trufado

Lo acompañamos con un Borgoña tinto, que fue fantástico, de menos a más. Un Marsannay “En Larrey” de la bodega Henri Richard del 2013 (49,50 €). No lo conocía y estuvo francamente rico.

A las bebidas le meten ciertamente bastante margen, pero entiendo que forma parte de su estrategia comercial para poder ofrecer los menús a un precio más ajustado. Este mismo menú en Madrid saldría a 80 € por lo menos y si ya estuviese en una zona pija, con clientela aún más pija, se iría a 90-100 €, y se vendería.

Para los postres, nos pedimos una tabla de quesos (que lleva un suplemento de 4 €), absolutamente bien seleccionada. Son de una parada del Mercado central que no tenía controlada, hasta ahora. Yo me di el capricho de tomarme los quesos con un palo cortado de Juan Piñero (4,75 €). No hace falta decir cómo lo disfrute.

Como colofón, nos pedimos los 2 postres del menú (uno para cada uno) para poder probar ambos: “Zanahoria, Apio, Eneldo con sopa de chocolate blanco y yogur” y “Fresas, remolacha, frutos rojos y toffee de ecualipto”. Muy frescos. A la altura de los platos salados.

Con los cafés, te sirve los petit fours, que viene colgados muy originalmente de una especie de árbol con ramas y hojas en una maceta. Muy buena puesta en escena.

En resumen, una cena muy disfrutada, que no es barata (algo más de 100 € por persona con todo lo bebido), pero que merece la pena.

  1. #1

    JaviValencia

    Y tanto que merece la pena. Nosotros disfrutamos como enanos cada vez que lo visitamos.

    Felicidades por la crónica y el disfrute!!!

  2. #2

    JavierG

    Solo comentarte que los quesos nos son del mercado central sino del mercado de Ruzafa (Solo queso).

    Al menos de allí eran el otro día cuando fui yo.

    Para que no te vuelvas loco buscándolo en el Mercado Central.

    Un saludo,

    Javier

  3. #3

    Gediagal

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Sí que merece la pena. La cocina es de las mejores de Valencia.
    Las veces que hemos estado también hemos sido muy enanos.
    Saludos

  4. #4

    Gediagal

    en respuesta a JavierG
    Ver mensaje de JavierG

    He rescatado la foto que le hice a la tabla, que también sacaba la lista de quesos, y tienes toda la razón, son de un puesto en el Mercado de Ruzafa.
    Esto explica porque no lo tenía en el radar... Ruzafa me queda más a desmano, pero estos quesos son un muy buen motvo para acercarse.
    Un saludo y gracias por la matización

  5. #5

    Abreunvinito

    Buen disfrute y buena cronica.
    Un apunte más en los quesos: la parada es d eun francés que vende quesos de leche fesca españoles. Más raro imposible, pero es un crack que sirven las tablas de Entrevins, Vinícolas y alguno más.
    Saludos

Premios Verema

  • premio_verema
    Nominado a mejor Mejor tratamiento del vino
    2016

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar