Segundas partes...

Es la segunda vez que voy a Samsha, me parece que la primera vez no comenté mi experiencia.

En mi primera visita, hace unos meses, salí encantado con la RCP, pues hay pocos sitios en Valencia donde se conjugue una creatividad tan alta a un precio tan contenido. En aquella ocasión le hubiera puesto un 8.

Hace poco volví y me decepcionó un poco, tal vez lo había idealizado.

Para empezar sirvieron unos aperitivos (helado de setas, lingote de parmesano y queso, y sorbete de martini y olivas) que no nos gustaron nada. Si bien el sorbete era aceptable, los otros dos los tomamos por respeto al cocinero, pero ni siquiera estaban buenos: su combinación de texturas y sabores no casaban.

Como entrantes pedimos un puerro relleno de setas con huevo a baja temperatura (normal) y una especie de espuma crujiente de aceitunas negras con helado de dátil y caviar de tomate que no acabó de gustarme. Demasiado sabor a humo, tal vez.

Los segundos estaban ricos: cochinillo con cítricos y solomillo de ternera con caviar de shitake, foie y algas de frambuesa. Mejor el cochinillo que el solomillo.

De postre no recuerdo qué pedimos, pero sí puedo decir que fue lo que más nos gustó.

A los cafés nos sacaron unos bocados que visualmente eran idénticos a los aperitivos salados, pero esta vez eran dulces: helado de whisky, lingote de chocolate y frambuesa y sorbete de mojito, creo recordar. Mucho mejor que los salados.

El servicio del vino es correcto. La carta es un tanto desigual pudiendo encontrar referencias interesantes junto a cosas absurdas como un crianza de Ramón Bilbao. Creo que un restaurante que se precie no debería tener en carta un vino de supermercado. Algo que deben mejorar, en mi opinión.

En esta ocasión, las dos personas que comimos llegamos a la misma conclusión: se pasan de creativos en detrimento del resultado final. Es decir: crean platos muy vistosos, con nombres muy sonoros pero que a la postre acaban decepcionando. Creo que quieren epatar con sus creaciones y se les olvida el primer mandamiento de cualquier restaurante: lo que comes debe estar rico.

Me parece que con elaboraciones más sencillas tendrían más éxito, y sobre todo cuidando que la mezcla de sabores y texturas tenga sentido, porque a veces da la sensación de que añaden colores, ingredientes, formas... para que el plato sea vistoso, pero no logran elaboraciones redondas. Algo de lo que digas: dios, qué bueno está esto.

Me sigue gustando eso de que a cada plato lo acompañe un pan diferente.

El servicio es bueno, agradable y amable, y me parece que la RCP sigue siendo superior a la media en Valencia, pero les pediría que cuidaran más sus excesos, que no se les vaya la cabeza a la hora de mezclar, porque muchas veces meten la pata. No vale sólo con ser original.

Una cosa que no tiene nada que ver con su cocina: no entiendo como un restaurante de estas caracteristicas no tiene una web en condiciones, con información de su carta, fotos de sus platos... me parece increíble que en pleno 2011 un negocio no cuide estas cosas. Ellos verán.

En esta ocasión valoraría a Samsha con un 6,5.

Como dicen otros foreros, es un local al que acudir dos o tres veces al año, y siempre que cambien la carta, si no puede llegar a cansar.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar