Cualquier comparación con un restaurante que yo conozca con dos soles de

Cualquier comparación con un restaurante que yo conozca con dos soles de la guía CAMPSA provoca por lo menos indignación.
Una mala experiencia en toda su amplia definición.
Para empezar mi pareja y yo tuvimos que dejar los cascos y las cazadoras en el suelo, nadie se ofreció a darnos un lugar mejor.
El local bastante regular y algo envejecido, con la puerta directamente a la calle desde el comedor.
Después de pedir la comida, la aventura de pedir un vino, hasta 4 veces tuve que pedir, de las referencias que había en la carta (más menos 40) solo les quedaban las que no estuvieran marcadas y de esas tampoco había lo que yo quería, un Jean Leon, un Imperial, un Mauro, y finalmente conseguí un Marques de Griñon. Eso si me ofrecían un tinto valbuena o flor de Pingus.
En la ensalada de queso de cabra, la sorpresa: HORMIGAS. El resto de la comida regular y servida como en una tasca, que es como tienen los baños, pequeños, mal adecuados y como de bar de gasolinera.
Al final después de todo esto 150 € y eso si nos invitaron al café por lo de la ensalada.
Además de no volver, os recomiendo que no vayáis, No se que pensarán restaurantes como el Chaflán o Zalacaín que tienen el mismo número de soles.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar