Restaurante Viridiana: Capricho razonable


Cena viernes - Junio 2016

Después de mucho tiempo deseando ir a VIRIDIANA, esta semana se alinearon los astros y por fin visitamos al maestro del sombrero. Situado en una zona inmejorable, a espaldas de los Jerónimos, se trata de un local distribuido en dos alturas, en la planta calle un comedor luminoso decorado en tonos blancos con unas diez mesas y otro un poco más grande en el sótano de ladrillo visto. Ambos pintorescos y acogedores, aunque me quedo con el de arriba, donde reservamos.

Abraham García lleva nada menos que cuarenta años dando de comer en esta casa, con los productos que compra diariamente en el mercado, y cocinando usando tanto técnicas e ingredientes nacionales, como de cocinas más exóticas, como la mexicana, en la que Abraham es un experto. La carta no es muy extensa, pero todos los platos suenan muy apetecibles, y conviene estar atento a la oferta fuera de carta.

Dos personas, tras una batería de aperitivos de la casa compuestos por un gazpacho de fresa, una rodaja de morcón, queso fresco, verduritas, etc., comimos:

Berenjena asada. Berenjena cortada al medio, con lascas de jamón ibérico, queso de Arzúa y salsa teriyaki. No estaba mal pero no nos dijo mucho.

Lentejas estofadas al curry. Uno de los clásicos de esta casa. Curry a la manera de Tailandia, espeso y picantito, acompañado de tiernas lentejas pardinas, langostino de Sanlúcar y okra. Pues la fama es merecida, un plato contundente pero muy rico.

Terminamos con un tiradito de salmón escocés, pez espada, atún y oreja de mar, aliñado con una excelente vinagreta y acompañado de calabaza asada, cebolla morada y aguacate. Extraordinario.

No pudimos con el postre pues, aunque compartimos los tres platos, las raciones son generosas y quedamos satisfechos. Terminamos con un café, acompañado de trufas de chocolate caseras y unos trocitos de piña infusionada en tequila de parte de la casa.

Servicio muy atento, y una vajilla preciosa. Abraham pasando por las mesas y pendiente de todo, aunque un poco ensimismado, y con pocas ganas de palique. Le preguntamos por el nuevo Luz de Luna que va a abrir en breve en Gral. Pardiñas y se limitó a decirnos que iba a ser “una cosa popular”.

Carta de vinos muy completa, aunque con precios muy subidos, nos decantamos por un Regajal crianza, que nos pareció buena opción, y acompañó muy bien la comanda. Pagamos 133 € por todo, no es un restaurante para ir todos los días, pero de vez en cuando te puedes dar el capricho.

  1. #1

    gavelar

    Soy yo poco de menú desgustación pero este lugar es un fijo para pedir el menú-degustación (y dejarte sorprender)con el maridaje de vinos, no es barato pero es mucho más barato que a la carta. gran noticia lo del nuevo local. saludos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar