Restaurante Viridiana: Producto, cocina y sala.


Entrar en Viridiana es entrar en otro mundo, es dejarte envolver en una atmósfera diferente, muy alejada de esos aires de modernidad que tanto imperan, es entrar en un mundo de sensaciones, es dejar que tus sentidos disfruten, y no solo gastronómicamente, es permitir que tu vista contemple una decoración, recargada, plagada de recuerdos que giran en torno al séptimo arte.

Pero es también, dejarte llevar por uno de los grandes cocineros que nos quedan en este país, un maestro de maestros, que con total sencillez te explica los platos que tiene fuera de carta, que se acerca a tu mesa y te cuenta como ha elaborado el plato, que trata de amenizar tu estancia en su casa, desde la cercanía, muy lejos de esos otros chefs que, o bien, no salen a la sala o si lo hacen, solo se acercan a los conocidos.

Mucho tiempo desde la ultima visita, demasiado tiempo diría yo, porque aquí disfruto y mucho. Es verdad que su cocina no es nada barata, es verdad que los precios de sus vinos no son nada baratos, pero también es verdad que la calidad de su cocina esta muy por encima de la de otros chefs que constantemente pelean por conseguir "medallas". Aquí, ya están de vuelta de esas luchas, y eso se nota en el ambiente, la calidad tanto de la cocina como de la sala, se ofrecen porque tiene que ser así, porque el cliente lo merece, no porque se busque el premio.

Cuando Abraham aparece en la sala y empieza a contarte su oferta del día, y el porqué de cada plato, te invade una sensación de estar en manos de alguien que conoce perfectamente su oficio y lo transmite con sencillez y cercanía.

Comienza el espectáculo con dos aperitivos, una tibia y reconfortante crema de batata con pulpo aderezados con un pimentón picante, que pide transformar ese aperitivo en un plato mas grande, y una muy suave brandada de bacalao.

Seguimos, compartiendo, un plato fuera de carta, una refrescante ensalada de naranja, mandarina, aceitunas de Camporeal, lascas de lubina y un generoso chorro de AOVE. Muy muy rica, ademas se acompaña de un chupito de vodka, que no resta sabor al plato, al contrario, le aporta un contraste de sabor mas que agradable.

- Merluza del norte sobre una salsa de tomate de árbol y mejillones. Platazo, por la calidad y tamaño de la merluza, por el rotundo sabor de la salsa de tomate y por la calidad del mejillón. Plato para repetir y repetir.

- Pez espada con tirabeques, pimientos del piquillo y patata asada. Plato fuera de carta, aparentemente sencillo, pero ahí radica su bondad, sabores que reconoces, que no están enmascarados, que te hacen recordar a esos sabores que tenias casi olvidados en tu archivo de sabores. Un pez espada super jugoso, nada que ver con la sequedad tan característica de este pez, claro la explicación es simple, ofrece un pescado fresco que por suerte, ha podido encontrar. Se nota, y mucho, en el sabor.

Terminamos con su afamado helado de Roscón de Reyes al Pedro Ximenez, delicioso, es tener en boca el sabor característico del Roscón, con su fruta escarchada como acompañamiento, con su fondo de PX.

Cafés con hielo, petit fours (galletas de coco y trufas de chocolate), un Lusco como bebida, y terminamos esa visita. Como dije al comienzo, habrá que acortar el tiempo entre visita y visita, máxime si tenemos en cuenta que la factura subió hasta los 145€, que si la comparo con una factura reciente en un estrellado, - de cuyo nombre no quiero ni acordarme-, ademas de ser inferior en precio, tiene una calidad de cocina, a la que el "estrellado" no llegara ni aunque lo intente.

  • Helado de roscon de reyes al Pedro Ximenez

  • Pez espada, tirabeques, pimientos del piquillo y patata asada

  • Merluza, salsa de tomate de arbol y mejillones

  • Ensalada de naranja, mandarina, aceitunas y lubina

  1. #1

    gavelar

    Nunca he entendido la ausencia de estrella para este sitio...realmente se la merece mucho más que otros.Saludos

  2. #2

    Isaac Agüero

    Un sitio que me queda por visitar

  3. #3

    Jose Luis Gracia

    en respuesta a gavelar
    Ver mensaje de gavelar

    Gavelar.

    Segun mis datos, Viridiana tuvo en si momento, el reconocimiento de la estrella, pero Abraham renunció, te transcribo la respuesta a una pregunta en ese sentido, ya sabes: " Genio y figura, hasta la sepultura".

    "Tu restaurante, Viridiana, perdió las estrellas Michelin a pesar de estar considerado como uno de los mejores del mundo en importantes guías gastronómicas. ¿Qué pasó con los franceses?
    ¡Me lo gané a pulso, amigo!. No contento con no devolverles sus romos formularios, a las guías siempre las puse a parir. Y con sobradas razones. He padecido más de un restaurante estrellado que era idóneo para practicar huelgas de hambre: encorsetados, fatuos, pretenciosos... Aun a sabiendas de que, de no ser por la estrella, al portal de Belén no habrían ido los Reyes, no tengo el más puto interés en pertenecer al estrellado club." .

    Un saludo.

  4. #4

    Jose Luis Gracia

    en respuesta a Isaac Agüero
    Ver mensaje de Isaac Agüero

    Isaac.

    No puede ser, que un crack como tú, no conozca Viridiana, hay que buscarle solucion....

    Un saludo.

  5. #5

    EuSaenz

    Fíjate que en lo de producto y cocina estoy de acuerdo pero en lo de sala ya no tanto, ahí creo que son un poco irregulares, además los vinos cada vez los tiene más caros. En cualquier caso, visita siempre recomendable.

    Saludos,
    Eugenio.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar