Restaurante El Trull

Datos de El Trull
Precio Medio:
57 €
Valoración Media:
6.1 10
Servicio del vino:
5.3 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
6.7 10
Calidad-precio:
5.9 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: LLoret del Mar
Dirección: Cala Canyelles s/n
Código postal: 17310
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 50,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: No

Teléfono


14 Opiniones de El Trull

Después de mucho tiempo (años) he vuelto al Trull. Sigue siendo el restaurante de siempre. Ofrece básicamente platos marineros, buen pescado fresco, marisco y arroces. Platos sin ningún riesgo, bien ejecutados y presentados. A destacar dentro de lo que pedimos el "llom de bacallà amb mousselina d’alls sobre fons de salsa biscaïna". El "Déntol amb parmentier tofonada de patata, carxofes confitades i oli de tòfona" correcto. De entrante hemos hecho unos chipirones a la romana muy buenos. El postre también correcto. Es un sitio en el que se come bien, precios tirando a altos, pero con RCP aceptable.

el arrozesta bien y en general todo lo demas. es un local muy grande donde hay bodas, etc y en general se come bien. El Bogavante plancha fantastico, y en general el marisco bien.
recomendable a pesar de que en alguna ocasion el camarero de turno no de la talla, pero ya se sabe que en los tiempos que corren no se pueden pedir milagros.recomendable

Cena 70 personas menu concertado 85 € clientes habituales con 30 años de antiguedad de esta fiesta una vez al año. como no me gusta criticar solo dire que el panecillo fue lo mejor.

Fuí a éste restaurante una noche del mes de Agosto que estaba de paso por la localidad. Me acordé de él ya que fuí con anterioridad y me gustó bastante aquella vez.
Para los que no hayan estado nunca, saber que no se encuentra en el centro de Lloret sino en una urbanicación pròxima, cogiendo la crta. de Lloret-Tossa, en Cala Canyellas.
Es un restaurante con mucha capacidad (varios comedores, hacen banquetes, bodas,...)y con mucha historia e reputación, 40 años de actividad.

Esa noche de agosto, en pleno corazón de verano, me lo esperaba a rebentar pero no fué asín; con bastantes mesas ocupadas pero no lleno; eso sí las mesas de la terraza todas llenas. Había musica en vivo (piano-playback) regular, pero bueno no está mal se agradece.
Si vais en verano, sobretodo en Agosto o días punteros es casi imprescindible llamar y reservar. Pedid mesa cerca del higuero que tienen; vale la pena.

Bueno al grano. Por lo que ví en la carta, en verano habren la cocina de mediodía hasta medianoche de forma continua.
De Primero: pedí unos calamares a la plancha rellenos con verduritas del tiempo. Excelentes. Calamares muy tiernos, buen sabor de las verduras, buena temperatura de la comida -o sea, caliente- (que parece algo obvio, pero que muchas veces no sucede), aceite con pimentón. Bien, disfruté.
De Segundo: Filete de de avestruz, muy bueno también, quizás un poco más echo de cómo yo lo pedí (al punto-poco), sobretodo el fondo de carne y salsa muy bien conseguido, sabroso sin ser salado demasiado (algo de lo que pecan en algunos sitios en ésto). La guarnción, un poco de verdura variada a al plancha, flojito porque no era echa al momento, debían tenerla previamente preparada y preparar y listo.
Postre: me decanté por un surtido de helados (supuestamente artesanos, que no) y normalito, helado pero no de la calidad que me esperaba según ví en la carta su nombre (y precio).
RelaciónCP: Notable. Buena.
El servicio es profesional y rapido, pero muy tirante, distante y con cierta arrogancia. Lo reflecté en la propina.
También pedí un poco de consejo y asesoramiento al pedir la comanda ya que estaba indeciso al tener una carta tan extensa de platos. Fué el mismo Pere Colomé, el dueño, quien se encarga de cojer la comanda, el que me ayudó, pero con poca habilidad, siento decirlo, ya que sólo se limitó a leerme los anunciados de los platos (¿?) no sé si por que no sabía que aconsejarme, por que se quiso cahondear de mi (que no creo, hombre), por su avanzada edad (es un hombre de cierta edad ya); el caso es que tube que espabilarme yo solito a discernir entre tanto plato y hacer las eleciciones para mi ágape. No pasa nada,... pero me hubiera gustado una ayudita.

Volveré en un futuro, ya que tienen una carta bastante extensa y con un tipo de cocina de mi agrado y bien ejecutada; sin sorpresas, ya digo.

Por el aniversario de mi madre fuimos a comer a este restaurante. Hacia unos años que no ibamos. Comimos en la terraza; para empezar nos partimos un pica-pica: chipirones fritos, mejillones al vapor y los erizos de mar trufados(tenia un grato recuerdo y realmente están muy buenos, pedimos 2 raciones). De segundos; nos ofrecieron diferentes pescados del vivero(he visto piscinas más pequeñas, jajaja) al final un gall de sant pere(gallo de san pedro), mi novia un arroz negro hecho con muy buen caldo de pescado (le preguntaron como lo preferia, seco,meloso). Yo personalmente me decante por un pescado de roca en gabardina de jabugo con verduritas. De postre un milhojas de crema y manzana con helado de vainilla.
Restaurante MUY grande con una cocina en cada planta(me parece que tiene tres). En verano y fines de semana hay gran afluencia de familias. Tienen una gran piscina donde los niños se divierten mientras los padres disfrutan de una buena comida. Si no tienes niños se puede hacer un poco agobiante. Buen servicio y gran profesionalidad. Puesto que fui invitado no se lo que costó.

Restaurante situado cerca de la cala Canyelles, con acceso algo peligroso (en cambio de rasante), y si te despistas, a la primera no lo encuentras. En un entorno bellisimo, está este restaurante con alojamiento, tiene varios salones para bodas y banquetes, y unos jardines preciosos. Es un restaurante de gran capacidad. Algunas salas son algo frias, es mejor, aunque moleste, cojer el salón de fumadores, ya que es mas cálido. El servicio estupendo y profesional, con copa de cava y unos cacahuetes con tueste casero de bienvenida. Carta bastante completa, tanto de comida (con muchos platos de carne y bastantes de pescado y marisco) como la de vinos (con mas de 50 referencias, la mayoria nacionales), yo probé la carne de avestruz que está riquisima, y unos raviolis de buey también riquisimos, el carpaccio de buey estaba algo seco. Para beber un Oliver Contí D.O. Empordá del 2003, bien servido en buenas copas, pero quizás me falto la sugerencia de un Sommelier, y quizás también un decantado. Los postres riquisimos y caseros. Buena comida a un precio discretamente justo, y un servicio algo mejorable.

Buen cambio, sin llegar al ohh¡ pero la atención servicial a la entrada guardarropía la copa de cava de bienvenida hacen que te relajes y vayas en pro de un buen apat, grupo de 8 pax, tomamos un poco de jamón (bellota) mientras se pide la comida.

Unos primeros para compartir a destacar los erizos de mar los bordan, unas murgulas(colmenillas)con langostinos, vieiras y chipironcitos
De plato principal una caldereta de llamantol (bogavante)en su punto sabrosa y marina

Para beber inicialmente un cava de cortesía Aria Brut Nature, y Gramona Tres Lustros a 25€ x botella un precio muy comedido, cafés y postres,

Quiero destacar el servicio con leves carencias pero atento y profesional

Ahora en verano a más de la sala comedor, han adaptado una terraza exterior, cerca de la piscina, muy agradable. Pero hay que huir en todas aquellas ocasiones en que programan “música en vivo”, por que ni es música ni es en vivo, un pinchadiscos que produce un “boum boum boum” obsesivo capaz de estropear cualquier comida. La comida sigue bien, gran surtido de mariscos y pescados, con calidad, excelente tratamiento de los foies y salsas dulces, cocina clásica, acompañamientos sin interés. Servicio correcto y apresurado o agobiado, al menos ahora en verano, en invierno van más tranquilos. La carta de vinos muy amplia, y está hecha con cariño y conocimiento tiene de casi todas las DO importantes españolas, con mucha incidencia en Riojas y Riberas, y alguno de los grandes, una representación simbólica de franceses e italianos, cambian la copa y decantan si se pide, desde luego hay elección y variedad. Estos días cumple 40 años de existencia lo que indica que se trata de un restaurante consolidado y de referencia en la zona.

Como rectificar es de sabios y a cada uno hay que darle lo que se merece, tengo que reconocer que en mi ultima visita hace un mes,parecia otro restaurante en lo que ha cocina se refiere. el trato de maitres y camarareros de mesa ha mejorado mucho al menos en intencion ganas y amabilidad, por lo tanto voy a subirles un pelin la puntuacion porque por esta vez se lo han merecido. con el vino aun cojean un poquito.

Restaurante poco serio con las reservas de las dos de la tarde no pudimos entrar hasta las tres y media era la tercera vez que acudíamos, por que la materia prima resulta buena y tienen platos muy ricos recuerdo los erizos rellenos de marisco, pero entre la tardanza entre plato y plato los niños corriendo por el comedor, y el lamentable servicio hacen que decidas no volver y es una pena ver que poco a poco se va perdiendo aquello que hace unos años era un referente en la zona

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar