Grato reencuentro

Grato reencuentro con este restaurante que hacía años que no visitaba.
El local tiene una decoración más de tasca o bar que de restaurante, pero la distribución de las mesas y el mobiliario son buenos, lo que permite un disfrute del espacio y el momento.
Carta sencilla con platos a muy buen precio y de bien elaborados. Presentaciones sencillas pero correctas, con abundancia en las raciones y un servicio atento y esmerado. A destacar el lacón que estaba en su punto perfecto.
La carta de vinos es sencillita, las copas muy mejorables pero tampoco entorpecen al vino. Precios algo elevados pero con alguna referencia interesante que se escapa del conjunto y tiene buena relación calidad precio.

Un lugar para disfrutar con amigos a un precio comedido donde la calidad del producto es más que correcta y los precios ajustados.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar