Restaurante La Dama en Barcelona
  

Restaurante La Dama

7
Datos de La Dama
Precio Medio:
93 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
6.1 10
Entorno:
8.3 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Internacional
Vino por copas: No
Precio desde 66,56 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


7 Opiniones de La Dama

La entrada al edificio ya cautiva. Ubicado en el entresuelo de la Casa Sayrach, edificio de 1918 de estilo modernista tardío y, aunque firmado por Gabriel Borrell, concebido por Manuel Sayrach, hijo del promotor del proyecto.

Han mantenido buena parte de la decoración, añadiéndole toques actuales. Mesas de buen tamaño y con suficiente distancia entre ellas. Eché de menos los manteles. Servicio atento y profesional. Buen menaje. Carta con reminiscencias de las cocinas clásicas francesa e italiana. Carta de vinos amplia con precios por debajo de x2. Buenas copas. Servicio consistente en apertura, prueba, primer llenado y alguno que otro más si coincidía que el camarero pasaba por nuestra mesa.

Almuerzo familiar. Empezamos con unas aceitunas más bien simples, aunque buenas. Como entrantes:

- Saquitos crujientes de gamba y albahaca (8,-€) - Ligeros. Muy buenos. Ración algo escasa.
- Nuggets de pato y mayonesa de su jugo (8,-€) - Mucho mejores que los de pollo ;-P
- Lengua de ternera ¨bourguignonne¨ (12,-€) - Deliciosa. Se deshacía en la boca. Muy sabrosa. Acompañada de unos champiñones.
- Pulpo, berenjena ahumada y papada ibérica (15,-€) - Delicioso sabor ahumado de la berenjena. Excelente combinación.

Platos principales:

- Steak tartar clásico, patatas fritas y tostadas (21,-€) - Buena textura. Pocas tostadas. Patatas ramplonas.
- Solomillo, patatas fritas y su salsa (a elegir): bearnesa, chimichurri o mostaza (26,-€) - Otra vez las mismas tristes patatas fritas. Solomillo en su punto, muy tierno y sabroso. Nos encantó el chimichurri.
- Pechuga de pato mudo curada, su jugo y puré de boniato (24,-€) - Fantástica.
- Risotto ligero de setas de temporada (20,-€) - Me encantó, pero la ración era más bien la de un entrante.

De postre:

- Souflé de chocolate con helado de naranja sanguina (9,-€) - Delicioso.
- Tarta tatin (8,-€) - Muy buena.
- Fruta fresca (7,-€) - Cuidada presentación.
- Profiteroles con chocolate (8,-€) - Estupendos.

Presentaciones cuidadas, aunque algunas raciones nos parecieron más bien escasas.

Nos cobraron 2,-€ por persona en concepto de "Servicio Pan Cubierto". Nos ofrecieron 3 tipos de buen pan (rústico, blanco e integral) y varias reposiciones sin cargo adicional.

Para beber, 3 botellas de agua (2,75€/ud.), una botella de Pésico blanco 2014 (32,-€) con su cubitera, una copa de Caligo (6,50€) y un cortado (2,-€).

Disponen de una pequeña galería interior para fumar.

Algo caro, pero merece la pena sentarse de cara a la Diagonal y escuchar tan solo una suave música de fondo. Recomendable para ocasiones especiales y/o para darse algún capricho.

El precio corresponde a lo que tomé yo.

  • Risotto ligero de setas de temporada

  • Pechuga de pato mudo curada, su jugo y puré de boniato

  • Souflé de chocolate con helado de naranja sanguina

Acudí acompañado de mi mujer porque la ocasión requería un sitio con elegancia. No defraudó. En la entrada del piso modernista del ensanche barcelonés, te recibe el portero-aparcacoches que te acompaña hasta la puerta del restaurante. Una vez dentro empieza el trato amable, siempre con una atención y ritmo de servicio en su punto.
La carta de platos era sencilla y el 90% de los platos eran muy apetecibles. Especialidad en caza y setas. Los platos del día también están escritos a parte.
De comer pedimos unas múrgulas rellenas, una lubina y un steak-tartare que mereció nuestra felicitación.
Bebimos champagne Perrier jouet, una pena que en la carta de vinos los champagnes no tengan las añadas anotadas. El resto de la carta de vinos era suficientemente amplia y bien estructurada. El precio no fue económico, pero en un local de la solemnidad de ese edificio, no es para menos. En otros restaurantes de mucho nombre en paseo de gracia, pagas muchisimo mas y no comes una cocina tan elaborada.

Tenia ganas de ir a uno de los clasicos en barcelona, el entorno y la ubicación del sitio espectacular, un poco elevado de precio, pero cuando vas a este tipo de restaurantes ya se sabe. El servicio fue correcto y la comida estaba bien elaborada, quizá un fallo en los tiempos de plato a plato, pero en general era lo que esperaba, sobretodo en la calidad del pescado, excelente. Tardaré en volver debido a que hay muchos por probar.

Primera visita a este clásico de Barcelona... será la última. Local bien ubicado, de estética pseudo-modernista, aunque anticuado, mal organizado, pésima conservación de vinos (las botellas dispersas por cualquier lado). De primero unos raviolis que no sabían a nada y de segundo un chateubriand correcto. La carta de vino, a la antigua y con precios desorbitados dado el chaqué del restaurante. Lo único positivo, el servicio, excelente. Lo peor, los precios...180 euros, 2 personas, para comer normal, lo que puedes comer en cualquier otro restaurante por 50 euros, me parece pagar por esnobismo, pero, ni eso...

Un clásico de Barcelona, he estado en bastantes ocasiones y simpre me salido contento. El lugar es magnifico por su emplazamiento, el edificio es impresionante y el salón rezuma clasicismo. El servicio siempre me ha parecido correcto. La carta la cambian continuamente y unos platos están mas acertados que otros como en todos los sitios, pero su calidad y atractivo me parecen notables. La carta de vinos es de esas que para mi es demasiado ostentosa en cuánto a referencias, creo que te podrían dar igual servicio con menos vino, y la encuentro aún teniendo en cuenta el tipo de restaurante que excesivamente cara. A mediodia negocios por la noche se puede ir en otro plan, no es barato pero si vas ya sabes a lo que vas. ideal para sorprender a alguíén de fuera de Barcelona por su emplzamiento, yo si volveré.

No entiendo los comentarios anteriores. Fuimos el sábado con la familia a celebrar dos cumpleaños y salimos encantados de la vida.

1- Entorno: Una entrada modernista amplia y maravillosa. Sólo esa imagen ya vale
la visita.
2- Servicio atentísimo. Casi demasiado y todo. En todo momento atentos al mínimo
detalle. Nos cantaron la carta y nos dieron mil y una explicaciones sobre cada
plato cada vez que lo requeríamos.
3- Servicio vino: Tomamos un Viña Tondonia y un Champagne Pommery buenísimos.
Servidos en copas aceptables y a una temperatura correcta.
4- Comida excelente. De entrante nos sacaron un canelón de berenjena y cap i pota
buenísimo. Yo tomé la ensalada de bogavante y el hígado al a plancha con
manzana caramelizada e higos. De postre tomamos un pastel de aniversario
también muy bueno.
5- La cuenta: Es caro sí. € 700 / 6 personas. Menos mal que no pagué yo!!!!

Resumiendo: Volveremos (siempre que nos inviten.......... jejeje!)

De lo peor que he podido probar en cuanto a servicio, materia prima y precio final. fuimos 4 personas y salimos a 162 euros por persona. Rematadamente mal, la guia michelin deberia quitarle la estrellita.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar