Se trata de una parcela con varios espacios dedicados a celebraciones de aforos diversos. Los jardines que los integran han sido diseñados con muy buen gusto, haciendo de este establecimiento un lugar idóneo para este tipo de eventos.
Fuimos un grupo de 30 a uno de estos espacios, unas típicas barracas valencianas decoradas con buen criterio.
Tras unos aperitivos abundantes (se agradece) y de buena calidad servidos en el exterior, el menú constaba de:
- Crêpe de pescado con chipirón y langostinos, correcto.
- Chupito cremoso de limón (para desengrasar -me tomé dos-).
- Tournedo de solomillo de ternera lechal, correcto también.
Buen postre (fresas con sorbete de mandarina y limón) y tarta pasable.
En cuanto al vino, un blanco (Sanz, de Rueda) y un tinto (Marqués de Cáceres crianza), servidos en copas de batalla a correcta temperatura. Y un cava, Brut Barroco de Freixenet.
En resumen, buena elección del establecimiento, que comparto (confieso que yo también me casé allí, hace ahora dos años) y servicio atento y muy profesional.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar