Buena cocina marroquí

Restaurante marroquí que ha conseguido, con el paso del tiempo, hacerse con una clientela más o menos fiel. De hecho conviene reservar con antelación si quieres conseguir mesa.
El local tiene su atractivo pero tiene el problema de que se recarga excesivamente de humo al cabo de poco tiempo.
Muy buenas la ensalada de pollo, las empanadillas de queso y el cordero al azafrán.
De postre pedimos un rollito relleno de frutos secos que estaba bastante quemado y muy caliente (aun tengo la llaga en la lengua) y que simplemente no deberían de haber sacado a la mesa.
La carta de vinos al igual que las copas, no están mal y los precios de los vinos son razonables. Servicio tipico de estos locales y que se limita a dejar la botella en la mesa.
Recomendable pedirse un té con unas pastas para finalizar
A mi modo de ver, la relacion calidad-precio no es buena. Teniendo en cuenta el coste de la materia prima, la elaboración, el entorno y el servicio, no me parece un restaurante barato. 3 entradas, un plato principal y un postre, todo para compartir, 50€. Bebidas a parte

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar