Por fin..

He vuelto a este estupendo restaurante marroquí que ya había visitado hace algún tiempo y me ha resultado todo tan agradable como recordaba. Tomamos bastela de pollo, cuscus de verduras y tajine de ternera. Mientras esperábamos los platos que pedimos, nos ofrecieron por cortesía de la casa hummus de garbanzos con pan tostado. Todos los platos nos parecieron riquísimos, en especial la bastela de pollo. De postre probamos el flan de queso de cabra y todo esto lo regamos con un vino blanco de Somontano de uva Gewurztraminer "Pirineos" que nos gustó bastante . También tomamos infusiones. La verdad es que el servicio fue estupendo y el restaurante estaba lleno como siempre. Es un lugar muy recomendable.. Volveré pronto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar