Fantastico tapeo.

Acudimos la troupe en masa el 12-12 a las 22:30 ocupando la barra. Sitio feo de cojones, poco acogedor, con 4 mesas y nada más. Empezamos a picar y estaba todo sensacional. Cañaillas enormes e intensas de sabor, rabo de toro y manitas de cerdo deshuesadas, pura grasa en vena, montaditos de lomo muy buenos y no recuerdo qué más. El dueño desagradable de la hostia, un cascarrabias, pero si llevas el puntito te deshuevas con él. Vinos justitos, y servicio solo correcto. A mi me parecio con encanto, de esos sitios que lo tienen o no. Ah! Y la materia prima irreprochable. Para picar, por ejemplo, mil veces mejor que Bodega Montaña segun mi entender. Caro, eso si.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar