Restaurante pretendidamente moderno, con trato amable (si no se lleva la

Restaurante pretendidamente moderno, con trato amable (si no se lleva la contraria a los propietarios) y algunos buenos platos.
Buen servicio y una lástima que hayan vuelto a admitir a los fumadores.
Deberían haber aguantado un poco más, para mí, los locales libres de humo tienen un superior encanto.
Es necesario mejorar el conocimiento del vino por parte de los propietarios y porsupuesto las referencias que figuran en la carta, demasiados vinos trillados, y pocos vinos realmente de calidad.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar