Restaurante Ca l'Isidre: Una excelente cena


La ultima noche de nuestro pequeño periplo barcelonés se la habíamos reservado a Ca L'Isidre, un clásico de la cocina catalana, un grande entre los grandes de la ciudad condal .

Un poco mas de un año había transcurrido desde nuestra última visita en noviembre del 2018 y ha sido un verdadero placer visitarlo de nuevo. Si os interesa conocer la descripción y la historia del restaurante os recomiendo leer mi ultima crónica (https://www.verema.com/restaurantes/1566-ca-l-isidre-barcelona/valoraciones/1474006-gozada) pues no voy a hacerlo de nuevo en este comentario.

Nada o casi nada ha cambiado en el local. El restaurante en esta ocasión, tal vez por ser la víspera de la noche de fin de año, se llenó a menos de la mitad de su aforo. Nos situaron, en una mesa, desde la que divisábamos prácticamente toda la sala y un poco de la cocina, con un moderno perchero individual a mi derecha y un cuadro de Picasso a mi izquierda. Mesas muy bien vestidas, bien separadas las unas de las otras, con buenos manteles, buena vajilla y cubertería y copas Gabriel Glas. El servicio de sala, como la vez precedente, fue muy bueno, ante todo muy profesional, amable y simpático. El servicio del vino, llevado a cabo por el mismo camarero también fue muy bueno, información sobre el vino solicitado, descorche, primera cata y servicio impecable durante toda la cena (la botella nos la colocaron en una cubitera cerca de la mesa). Como ya precisé en mi visita precedente, tienen una carta de vinos con unas 200 referencias, clasificadas en vinos clásicos y artesanos, tanto españoles como extranjeros y unas 60 referencias de destilados.

Tras leer la carta, de la que yo hubiese escogido casi todo, optamos por cenar lo siguiente :

Como entrantes tomamos :

Gnochis a la crema de foie i tòfona de Terol. Gnochis a la crema de foie y trufa melanosporum de Teruel. Un verdadero placer. Buenismo, que sapidez.

Favetes saltejades, calamarcets de platja i alls tendres a la menta. Habitas salteadas, calamarcitos de playa y ajos tiernos a la menta. Placer de dioses. riquisimo.

y como platos principales :

Turbot estil Santurce amb patates de Primor. Rodaballo estilo Santurce con patatas de Primor. Fresquísimo, en su punto perfecto de cocción, muy gustoso, con unas excelentes patatas. De 10

Tripes de vedella Ca l'Isidre amb xoriço i cigrons. Callos de Ca L'Isidre con chorizo y garbanzos. Para mi ir a Ca L'Isidre y no degustar sus maravillosos callos, es como ir a Paris y no ver la Tour Eiffel . Que decir, ya lo dije todo en mi comentario precedente, una ma-ra-vi-lla. Un plato de cuchara de 10.

Los diferentes panes artesanales que acompañaron la cena fueron excelentes.

De postres tomamos :

Tarta tatin amb gelat de caramel. Tarta tatin con helado de caramelo. Riquisima

Ous amb fondant de xocolata. Huevos con fondant de chocolate. Lo que parecen huevos a la coque no es mas que un excelente trompe l'oeil que sirve de presentación al fondant. Muy bueno.

Para beber tomamos una botella de agua Font d'Or de 50 cl y una  botella de vino blanco Historic Terroir 2018 DOQ Priorat. Celler Terroir al Limit. Cepajes : 75% Garnatxa blanca, 25% Macabeu. La informacion citada a continuacion proviene de la DOQ Priorat  "Viticultura ecológica sostenible y produccion tradicional. Las parcelas, con viñas entre 35 y 50 años, están situadas entre 350 y 800 m sobre el nivel del mar (Bellmunt, Gratallops, El Lloar, Scala Dei, Poboleda, Porrera, Torroja, Vilella Alta, Vilella baixa). Vendimia manual. Las uvas se introducen, sin despalillar, en depósitos de cemento. Pisado ligero, se cierra y se espera a que ocurra la fermentación de forma espontánea. La vinificación se realiza al estilo de los antiguos brisat. El vino reposa seis meses en los depósitos de cemento. Embotellado en junio del 2019." . Un vino con fuerza, mineral, expresivo, amplio y fresco. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés y dos petits fours (magdalenas a la naranja)

La cuenta ascendió a 81,32 €/persona. Muy buena RCP. Repito lo que dije en mi precedente comentario, el precio puede parecer elevado y lo es, pero la RCP es muy buena. Buena cocina tradicional catalana puesta al día,  buen servicio  y buenos vinos en un ambiente sosegado y con encanto. Volveremos con placer cuando se presente la ocasión en una próxima visita a Barcelona. Muy recomendable para los amantes de la buena cocina tradicional.

  • Gnochis a la crema de foie y trufa melanosporum de Teruel

  • Habitas salteadas, calamarcitos de playa y ajos tiernos a la menta

  • Rodaballo estilo Santurce con patatas de Primor

  • Callos de Ca L'Isidre con chorizo y garbanzos.

  • Tarta tatin con helado de caramelo

  • Huevos con fondant de chocolate

  1. #1

    Joan Thomas

    Resto de fotos

    • Petits fours : Magdalenas a la naranja

    • Historic Terroir 2018 DOQ Priorat

  2. #2

    Socdesitges

    Este restaurante mucho más cerca del hotel, desde luego todos los platos deberian rozar la gloria, especialmente para ti los callos.
    Un excelente elección el vino de Terroir al Limit.
    Un abrazo

  3. #3

    Joan Thomas

    en respuesta a Socdesitges
    Ver mensaje de Socdesitges

    A este tendremos que ir un dia juntos. Todo estuvo a un nivel altisimo y los callos a tope. No conocía ese vino y me gustó mucho.
    Un abrazo

  4. #4

    Socdesitges

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Quedamos emplazados para una próxima "bajada" este a Conxita le encantará.
    Un abrazo

  5. #5

    Joan Thomas

    en respuesta a Socdesitges
    Ver mensaje de Socdesitges

    Eso está hecho, en cuanto podamos bajar de nuevo.
    Un abrazo

  6. #6

    Abreunvinito

    Muy buena pinta.
    Saludos

  7. #7

    Joan Thomas

    en respuesta a Abreunvinito
    Ver mensaje de Abreunvinito

    Muy bueno.
    Saludos

  8. #8

    Gastiola

    Me lo acabas de "complicar". Ahora ya tengo mis dudas de nuevo. Sobre todo por ese plato de callos que a estas horas me ha puesto los dientes más que largos. Menuda semanita que te has tirado, "bribón" jajaja. Voy al final

  9. #9

    Joan Thomas

    en respuesta a Gastiola
    Ver mensaje de Gastiola

    Este se ha convertido en uno de mis fijos en Barcelona. Se come de maravilla. Esos callos, deberían ser patrimonio de la humanidad, cuando los veo en la carta soy incapaz de pedir otro plato, jejeje. Fueron cinco días de buen comer y beber.
    Un fuerte abrazo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar