Restaurante Le Petit Jardin en Montpellier

Restaurante Le Petit Jardin

1
Datos de Le Petit Jardin
Precio Medio:
78 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
Francia

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Francesa, Mediterránea
Vino por copas:
Precio desde 78,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo, Lunes

Teléfono


1 Opiniones de Le Petit Jardin

El sábado 07 de marzo, tras haber reservado con antelación, fuimos  a cenar a un restaurante que ya conocíamos, pero que hacia muchos años que no habíamos visitado y del que guardábamos un buen recuerdo.

Le Petit Jardin, está situado en el "écusson" (Centro histórico) de Montpellier y en uno de los barrios medievales que mas me gustan, en una casona de piedra,  junto a la plaza de la Canourgue y la Catedral Saint-Pierre (XIV-XIX), cuyos campanarios se divisan desde el jardín interior del restaurante.

Existe desde hace 50 años, y fue renovado en el 2009. Se divide en dos espacios, bien diferenciados, el restaurante gastronómico y el bistrot. Este ultimo no lo visité por lo que no puedo describirlo. Al restaurante se entra pasando por delante de la recepción y de la cocina a la vista y desde allí a la gran sala del restaurante a cuya derecha se encuentra la entrada del bistrot y al fondo una gran cristalera, que da acceso a un bonito jardín bien arborado donde debe ser muy agradable comer con la llegada del buen tiempo.

Nos situaron en una mesa para dos personas,  junto a la pared, en el que uno de los asientos era un gran banco que iba desde la derecha de la entrada del restaurante hasta un mueble de servicio. Las mesas están bien vestidas, con manteles, buenos cubiertos y vajilla Villeroy &Boch. Tanto el banco como la silla situada enfrente eran cómodos. Las copas, correctas sin mas, merecerían un cambio,. Las mesas para dos personas son muy pequeñas y están, como en una mayoría de restaurantes de mi país, pegadas las unas a las otras lo que no permite mucha intimidad. Las mesas mayores, para cuatro personas y mas, por su situación me parece que no presentan el mismo problema, por lo que aconsejo que si un día vais, en invierno, a visitarlo ir al menos a cuatro y pedir que os sitúen en una mesa junto a la cristalera que da al jardín.

El servicio de sala, fue muy bueno y agradable, con un servicio sin tiempos muertos... hasta la hora del postre, en el que la cosa se complicó un poco, ya que tanto el restaurante como el bistrot, estaban llenos hasta los topes. El  servicio del vino fue muy bueno, disponen de un sumiller, que nos aconsejo bien y que me encontró un vino a nuestro gusto en el abanico de precios que le indiqué. Consistió en explicación de la bodega y del vino, primera cata y seguimiento y servicio durante toda la cena. La carta de vinos es bastante amplia y bien dotada de vinos de la región. Los precios son bastante elevados, como en general en toda la restauración en Francia.

La cocina, es mediterránea, del Languedoc, de producto y de mercado con un toque de audacia y de creatividad. El Chef, que si no me equivoco es Fabrice Amar, con una gran experiencia y dominio de las técnicas culinarias, prepara una cocina muy interesante. Tiene un plato Michelin y esta recomendado por la guía Gault&Millau

Proponen la carta y dos menús degustación, uno de temporada a 41 € y el menú Petit Jardin a 57 €.

Optamos por este ultimo, que estaba compuesto por tres entrantes,  tres platos principales y la carta de quesos y postres con 7 opciones, a escoger un plato de cada una de las proposiciones.

Como aperitivo, obsequio de la casa, nos ofrecieron unos mini croissants feuilletés au fromage et une crème d'artichauts , mini croissants hojaldrados de queso y una crema de alcachofas. Un muy buen aperitivo, que nos indicó que seguramente ibamos a cenar bien.

Tomamos lo siguiente :

Entrantes :

Ambos elegimos el mismo plato, Ravioles de Langoustines et son consomé, Tombée d'épinards et glace de bisque. Ravioles de cigalas y su consomé, espinacas frescas y helado de bisque. El consomé se sirve una vez presentado el plato. Muy completo y muy bien cocinado. Nos gustó mucho a ambos.

Principales :

Filet de rouget rôti sur peau, émulsion de poissons de roches, Gnocchis au butternut et tombée de jeunes pousses d'épinards. Filete de salmonetes asados con su piel, emulsión  de pescados de roca, gnocchis de calabaza butternut y brotes frescos de espinacas. Los salmonetes asados en su punto perfecto de cocción. Muy buena preparación culinaria.

Filet de sole "pèche petit bateau" en ballotine, jus de coques au Noilly Prat, navets confits et pommes de terre en purée. Filete de lenguado "pèche petit bateau" en ballotine (como empaquetado) , salsa de berberechos al Noilly Prat, nabos confitados y puré de patatas. Parece ser que es uno de los clásicos del restaurante. Un plato muy bueno, disfruté, el único pero, si puede haber uno, es que los berberechos que acompañaban su salsa eran algo pequeños y algunos tenían muy pequeños restos de arena.

El pan que acompañó la parte salada, buenísimo.

Como he explicado antes en el momento de servir los postres, debido al pico de clientes, hubo un pequeño retraso y para hacerse perdonar nos trajeron un pre-postre para compartir :

"Pomponettes" au muscat, déclinaison d' agrumes, sorbet banane passion. "Pomponette" al moscatel, declinación de cítricos, sorbete plátano-fruto de la pasión. Muy bueno.

Postres :

Le Soufflé chaud au Grand Marnier, confit d'orange chaud, glace de chocolat. Suflé caliente al Grand Marnier, naranja confitada caliente y helado de chocolate. Un postre clásico del restaurante, que debe pedirse en el momento de escoger el menú, ya que necesita media hora de preparación. Muy copioso y muy bueno. MC lo encontró exquisito.

(Las fotos de los siguientes platos por imperativos técnicos de Verema, apareceran en el primer comentario)

Royal au chocolat, glace café chocolat. Royal de chocolate, helado de café y chocolate. Un inmersión de chocolate. Copioso y Riquísimo.

Ambos postres fueron excelentes.

Para beber tomamos, una botella grande de agua mineral Evian y una botella de vino blanco R Les Roques Roussanne  2017 Vin de Pays d'Oc. Domaine J.M. Boillot. Un burguiñon instalado en Languedoc. Cepage 100% Roussanne. Crianza de 6 meses en barricas de roble francés. Vino amarillo pálido, seco, mineral, algo afrutado y agradable en boca. Era el vino mas barato que vi en la carta 31 €. Acompañó bien la cena.

Finalizamos con 2 buenos cafés y unos petit fours (financieros, bocados rellenos de alcohol)

La cuenta ascendió a 78 €/persona. Buena RCP. Buena cocina de temporada y de producto en un marco muy agradable y desenfadado y al mismo tiempo chic. El único pero, como ya expliqué anteriormente es la pequeñez de  las mesas para dos personas y el hacinamiento entre ellas. Volveremos para profundizar mas en su cocina y tal vez también al Bistrot, para probar sus tapas y platos de fusión en cuanto se nos presente nuevamente la ocasión. Recomendable.

  • Aperitivos : mini croissants hojaldrados de queso y una crema de alcachofas

  • Ravioles de cigalas y su consomé, espinacas frescas y helado de bisque.

  • Filete de salmonetes asados con su piel, emulsión de pescados de roca, gnocchis de calabaza butternut y brotes frescos de espinacas

  • Filete de lenguado "pèche petit bateau" en ballotine , salsa de berberechos al Noilly Prat, nabos confitados y puré de patatas.

  • "Pomponettes" al moscatel, declinación de cítricos, sorbete plátano-fruto de la pasión

  • Suflé caliente al Grand Marnier, naranja confitada caliente y helado de chocolate

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar